País

Radiografía a la tenencia legal de armas en Chile

De acuerdo con Asociación de Armerías de Chile, menos del 30% de las inscritas terminan en las manos de delincuentes.

Radiografía a la tenencia legal de armas en Chile

En las afueras de una armería ubicada en la calle Zenteno, un productor agrícola de Melipilla espera su turno para ser atendido, mientras una pareja elige un arma deportiva para comprar. El cliente, que prefiere no ser identificado, viajó a Santiago en busca de municiones calibre 12 para las escopetas que suele utilizar en la protección de sus equipos contra los robos. “Estoy preocupado. La mayoría de la seguridad pública está en la capital. En el campo se roba de todo. Qué haremos en caso de que nos quiten las armas”. El hombre se refirió al proyecto anunciado por el presidente Gabriel Boric que prohíbe la total tenencia de armas en Chile.

Durante la Cuenta Pública realizada el 1 de junio, el mandatario sorprendió a mucha gente. “La violencia armada no será tolerada en nuestro país. Y por eso nuestro Programa Menos Armas, Más Seguridad propone la limitación radical de su acceso legal”, declaró el presidente. 

Boric también solicitó al Congreso todo el apoyo para que la ley fuera aprobada. “De igual forma, y en conjunto con las instituciones policiales, vamos a incrementar las fiscalizaciones para desbaratar a las organizaciones dedicadas al tráfico ilegal de armas. Un Chile sin armas es un Chile más seguro”, advirtió el mandatario ante el Congreso pleno en Valparaíso.

En caso de que el proyecto sea aprobado, uno de los sectores afectados será el de los comerciantes de armas. 

Crítico a la propuesta de Boric, el dueño de las tiendas Armarket, Óscar Gatica, calcula que su perjuicio puede ser de 50% a 60% en las ventas. “Estamos totalmente de acuerdo que se coloquen más restricciones para que se pueda comprar un arma. Por ejemplo, que el comprador haga un curso de tiro a parte de todos los trámites que hay que hacer, que la persona que quiere adquirir un arma tenga una liquidación de sueldo. Eso es para que se tenga un control mayor de la gente buena. Los delincuentes no vienen a las armerías comprar armas”, afirma Gatica a EL DÍNAMO.

 Óscar Gatica, dueño de la armería Armarket, en el centro de Santiago. 

Los delincuentes no vienen a las armerías a comprar armas"

Óscar Gatica, dueño de Armarket

A pocos metros de Armarket está la Armería Mangiola, una de las más conocidas del sector que reúne varias tiendas de este tipo.

Su dueño, Ennio Mangiola, es presidente de la Asociación de Armerías de Chile y cree que el proyecto anunciado por el Gobierno es un error porque no está atacando el problema de fondo que, según él, son las armas en manos de los delincuentes. “Se está perdiendo el foco, porque se quiere culpar de todo el problema a los civiles, siendo que ellos no son el problema”, explica Mangiola, quien asegura que falta una clara visión del Gobierno para querer afrontar y resolver el problema.

Esta semana, la ministra del Interior, Izkia Siches, afirmó que, aunque haya armas de fuego compradas con fines de seguridad, algunas “terminan en las manos de los delincuentes”. Según cifras entregadas por el Gobierno, en “muchas de las incautaciones”, el 80% corresponde a armamentos de ese tipo y por eso la prohibición de las armas inscritas también es necesario.

Mangiola desmiente estos datos. “Se quiere justificar algo con cifras falsas. De acuerdo con las estadísticas que hemos recaudado nosotros como gremio, no sería más de 30%. Y dentro de este porcentaje está incluida las armas que son entregadas en forma voluntaria por la campaña que tienen los Carabineros”. 

Mientras tanto, cerca del 70% que queda está compuesto por armas hechizas, armas de fogueo modificadas, según el empresario, que tomó como base los datos publicados en el sitio de la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN).

Además de una mayor rigurosidad en las aduanas del país, Mangiola también cree que es importante mejorar las capacidades que tienen hoy en día los Carabineros, que son las autoridades encargadas de las fiscalizaciones. Eso incluye dotar de mayor cantidad de personal destinado para el control de armas. “Tenemos mucho trabajo que hacer antes de atacar el tema de la prohibición a los civiles”, defiende.

 Ennio Mangiola, presidente de la Asociación de Armerías de Chile.

Cómo se puede comprar un arma en Chile  

Según cifras de la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), que es responsable de vigilar y coordinar el control de armas y explosivos, en los cuatro primeros meses de 2022 ha aumentado mensualmente el número de armas inscritas. En enero se inscribieron 532; en febrero, 503; en marzo, 811; y en abril, 920 armas. Son 2.766 nuevos tenedores de armas y eso corresponde a 34% del total de inscritos en 2021.

Hasta abril, se registraban 765.817 armas inscritas activas y las escopetas son las más compradas, representando el 35% del total. ¿Pero, qué requisitos son necesarios para adquirir un arma en Chile?

Primero, quien esté interesado necesita tener la documentación necesaria para realizar la compra. Esa documentación es obtenida después de un largo proceso que incluye una acreditación en Carabineros, que incluye la presentación de un certificado psiquiátrico y otro de antecedentes criminales intachables, tanto del usuario como de los familiares, y una verificación del domicilio por parte de Carabineros que cumpla con los requisitos.

De acuerdo con Óscar Gatica, para hacer la compra es necesario que el cliente vaya a la armería y pague el arma. Luego, se le entrega un certificado otorgado por el Instituto de Investigaciones y Control del Ejército (IDIC) con el número de serie del arma. Con ese certificado más el orden de compra de la armería, el cliente debe dirigirse a la autoridad fiscalizadora para inscribir el arma. Terminado ese proceso, Carabineros entregan una autorización y así la compra podrá ser retirada.

Más Noticias

Más Noticias