País

Samuel Israel se defiende por fiestas clandestinas en Cachagua: “Eran juntas de amigos”

El piloto aseguró que los videos que se viralizaron en redes sociales no corresponden a los dos eventos en los que participó. Aún así, hizo su mea culpa de lo ocurrido en enero.

El piloto actualmente enfrenta una querella por parte de la Intendencia de Valparaíso. (Agencia Uno/Archivo).
El piloto actualmente enfrenta una querella por parte de la Intendencia de Valparaíso. (Agencia Uno/Archivo).

A más de un mes de que se filtraran videos y audios respecto a una serie de fiestas clandestinas en Cachagua, el piloto Samuel Israel, quien fue el organizador de una de ellas, salió a defenderse de las críticas que surgieron en su contra.

El deportista enfrenta actualmente una querella por parte de la Intendencia de Valparaíso por la realización de dos eventos.

En conversación con Revista El Sábado de El Mercurio, el piloto aseguró que el primer evento, realizado en Año Nuevo, “no era una fiesta, era una junta de amigos. O sea, nunca se vendieron entradas, nunca se publicó nada, nunca se vendió alcohol, respetamos todas las normas sanitarias, respetamos también el toque de queda. Fue una junta con mi gente conocida”.

Según Israel, en esa oportunidad no habían más de 30 personas en el lugar, misma situación con la fiesta que se desarrolló el sábado 2 de enero, la que a su juicio “se cataloga como fiesta. Volvimos a hacer lo mismo, respetando absolutamente las normas”.

“Había una persona de la casa que estaba de cumpleaños y quisimos disfrutar el cumpleaños con él. Nuevamente se ve que hay mucho movimiento en el condominio. Ese día llega Carabineros, pero nosotros no nos percatamos, lamentablemente”, afirmó.

Samuel Israel aseguró que en estas dos fiestas, nadie se contagió y que los videos viralizados no corresponden a estos eventos.

“Todos se hicieron el examen PCR y nadie salió positivo. Puedes analizar los videos de la gente de esa fiesta y eran puros niños de 20, 21 años. Nosotros todos tenemos de 30 hacia arriba. La casa a la que fuimos tampoco tiene ninguna similitud con lo que muestra el video. Ni siquiera se podía ver el mar. Tampoco conozco a las personas que se nombra en los audios. No tengo relación con ellos”, aseguró.

A pesar de todo, el piloto realizó su propio mea culpa. “Obviamente uno comete errores y esta fue una lección que aprendí. Me encantaría hacer un llamado a la gente para que piense más de una vez, aunque sea para armar una mini junta, y que respeten las normas sanitarias. Hay que cuidarse, porque esto obviamente puede ser fatal y nos debemos cuidar entre todos”, indicó.

Más Noticias

Más Noticias