País

Seis recomendaciones científicas para mitigar los efectos de las alergias

El 90% del polen que circula en el aire se debe a los diversos tipos de árboles presentes en las zonas urbanas.  

Con el inevitable aumento de las temperaturas, el incremento del polen en el ambiente es insostenible. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Con el inevitable aumento de las temperaturas, el incremento del polen en el ambiente es insostenible. AGENCIA UNO/ARCHIVO

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se prevé que cuatro billones de personas padecerán algún tipo de alergia para 2050. Esto se debe al incremento de las temperaturas y la contaminación atmosférica que ha conllevado el cambio climático.

Esta semana, la primavera llegó a nuestro país, una época donde este molesto fenómeno tiende a dispararse. Frente a este panorama, investigadores y científicos de la Universidad de Chile entregaron sus recomendaciones para combatir los efectos de esta realidad desde la medicina y el medio ambiente.

¿Qué son las alergias? 

Las alergias se definen como respuestas exageradas del sistema inmune y de componente genético. Estas son provocadas por el contacto con determinadas sustancias del ambiente, denominadas alérgenos.

Dependiendo del agente causal, se producen distintos síntomas, entre los que predominan aquellos respiratorios y oculares. Uno de los más comunes es la rinitis alérgica, la cual produce picazón de nariz, estornudos, rinorrea (secreción de moco) y congestión nasal, lo que puede presentarse también junto a cuadros asmáticos.

Según la jefa del Servicio de Inmunología, Alergias y VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y académica de la Facultad de Medicina, María Antonieta Guzmán, la congestión nasal es “el síntoma que más afecta la calidad de vida de los pacientes, sobre todo porque no duermen bien. Al tener la nariz tapada, no respiran bien y no consiguen un sueño reparador”.

Polen de plátano oriental se ha triplicado

Entre los efectos del cambio climático sobre el aumento de las alergias, se encuentra principalmente el alza de las temperaturas, lo que adelanta las temporadas de floración, incrementando la explosión de pólenes. En esta misma línea, la disminución de las lluvias no permiten una limpieza de los agentes nocivos que se encuentran en el aire. Así, la concentración de pólenes de diversas plantas y árboles es cada vez más alta.

Richard Toro, químico ambiental y académico del Departamento de Química de la U. de Chile, en conjunto a otros investigadores e investigadoras, analizaron las tendencias y superaciones de umbrales de las concentraciones de polen en el aire en la ciudad de Santiago

Dicho estudio estableció que el nivel de estos alérgenos en el aire se ha triplicado, pasando de una “concentración de 11.000 granos de polen por metro cúbico, a más de 30.000 granos de polen de plátano oriental”, explicó el experto.

¿Cómo enfrentar las alergias en primavera?

Con el inevitable aumento de las temperaturas, el incremento del polen en el ambiente es insostenible. Poder mitigar y disminuir los efectos podría ser un gran alivio para la población que tiene que lidiar con los síntomas de las alergias.

“Yo creo que deberíamos tender a utilizar especies endémicas en el arbolado urbano, sobre todo nativas chilenas. Y no solo una, tenemos que tratar de diversificarlas, esto va a asegurar que la población va a estar mucho más adaptada para convivir con ese tipo de árboles y al polen de estos”, argumentó Toro.

Por otro lado, la jefa del Servicio de Inmunología, Alergias y VIH entregó cuatro consejos para atenuar las molestias provocadas en los pacientes polínicos:

A estos cuatro puntos, el especialista entrega dos más para tener en cuenta: el tratamiento médico sigue siendo primordial para el manejo de las alergias. “Los pilares básicos del tratamiento son los medicamentos que uno utiliza para tratar los síntomas, que son básicamente antihistamínicos y corticoides inhalados, tanto nasales como bronquiales, y en segundo lugar la inmunoterapia”, señaló Guzmán.

Esta última corresponde a un tratamiento que dura entre tres a cinco años y desensibiliza a los pacientes alérgicos al polen, ácaros, hongos, entre otros agentes.

Más Noticias

Más Noticias