País

Tres personas fueron detenidas tras allanamiento en Quilicura

Se encontró marihuana, pasta base de cocaína, armamento y 2,5 millones de pesos en los departamentos.

El sector de Quilicura está lleno de “soldados vigilantes” que trabajan para los narcos.
El sector de Quilicura está lleno de “soldados vigilantes” que trabajan para los narcos.

Después de una larga investigación, el Departamento O.S.9. (Investigación de Organizaciones Criminales) realizó un allanamiento a cuatro departamentos ubicados en la población Valle de la Luna, en Quilicura, Región Metropolitana, en un sector que denominado el “block narco”. 

Luego por la mañana, los recintos fueron invadidos y se encontró marihuana, pasta base de cocaína y armamento. Tres personas fueron detenidas, dos de ellas por tráfico y la tercera por órdenes de detención por el delito de homicidio. Correspondía al líder, quien tenía el apodo de “Macumba”.

Además, se encontraron 2,5 millones de pesos en billetes de a mil y monedas de 500 pesos. “Algo muy típico del microtráfico”, afirmó Claudia España, fiscal de la Fiscalía Centro Norte de Análisis Criminal y Foco Investigativo en entrevista para Meganoticias.

Parte de los integrantes de esta banda había protagonizado un polémico video que se volvió viral en las redes sociales. En el registro, ellos se enfrentaban con una banda rival en una balacera a pocos metros de un jardín infantil.

Vigilantes

De acuerdo con la teniente Javiera García del OS9 de Carabineros, este sector de Quilicura está lleno de “soldados vigilantes” que trabajan para los narcos. La fiscal Claudia España añadió que esto lo hacen porque “es la herramienta para instalar el miedo”.  

Las denuncias anónimas se han abundado y, según la fiscal, los mismos locatarios “ya no podían vivir en paz”, lo que derivó la detención de los líderes de esta banda.

El poder que los narcos tenían era tanto que en uno de los blocks de la villa instalaron una plancha de metal en una de las entradas, dejando solo una liberada. Esta era controlada por “un soldado” y una cámara de vigilancia que grababa ese lugar y todo el espacio comunitario.

“El soldado no dejaba entrar a nadie sin que el visitante no se identificara, incluyendo a los vecinos que han vivido ahí desde siempre”, relató la teniente Javiera.
 

Más Noticias

Más Noticias