Política

Camilo Cayuqueo: "La izquierda se ha adueñado de la causa indígena"

Fue rostro de la campaña del Rechazo, recibió amenazas por redes sociales y lo acusaron de ser un “mapuche facho”. Sin embargo, Camilo Cayuqueo cree que se puede conseguir una mejor Constitución, siempre que no se cometan las mismas faltas que en el primer proceso. 

A pesar de haber recibido hasta amenazas por redes sociales, el ex rostro del Rechazo dice que espera se baje el nivel de agresividad en el debate político.
A pesar de haber recibido hasta amenazas por redes sociales, el ex rostro del Rechazo dice que espera se baje el nivel de agresividad en el debate político.

Camilo Cayuqueo fue uno de los rostros de la campaña del Rechazo, donde salió en la franja erróneamente indicado como abogado, cuando en realidad es publicista e ingeniero comercial. Se declara abiertamente de centro derecha y milita en Evópoli. Tras la victoria del Rechazo, cree que uno de los principales culpables de la derrota del Apruebo fue su superioridad moral y arrogancia.

Para él, los problemas comenzaron en la forma en que llegaron los representantes de los pueblos originarios a la Convención. Dice que lo hicieron con un ánimo rabioso y revanchista. “Se vendieron como independientes para la ciudadanía pero tenían una tendencia claramente marcada”, afirma, y cree que ese fue el primer paso en falso.

“Ellos estaban con sus tendencias bien marcadas y eso lamentablemente también hizo que todo lo que sea relacionado a la convención en temas de escaños reservados la ciudadanía lo haya mirado con mucho desprecio, porque también igual iban con una rabia. No me acuerdo quién fue, creo que la convencional Loncón, que dijo "ahora van a sentir lo que nosotros hemos sentido". Entonces iban con una predisposición bastante grotesca en el sentido de que iban a velar por sus intereses, más que los intereses de todos los pueblos originarios”, agrega.

Cayuqueo afirma que los convencionales de escaños reservados actuaron de forma ideológica, lo que no dio espacio para el diálogo con otras líneas de pensamiento dentro de las mismas etnias. Desde la fundación Rakizuam, un think tank indígena al que él pertenece, dice que trataron de advertir que, si bien las ideas eran buenas, habían serios problemas de implementación a considerar.

“El tema es que la Convención, si bien pusieron ideas que son bastante buenas, también otras que son bastante malas. Sí hubo derechos que se quisieron rescatar y nosotros como personas de pueblos originarios jamás vamos a renunciar a ellos, pero esos derechos no pueden estar por sobre los de las personas no indígenas, porque eso finalmente nos lleva a confrontarnos. Nos divide como pasó con la propuesta de nueva constitución. Y sobre representación, no hubo. Lo que sí es que hubo una mala utilización por parte de las personas que fueron elegidos por escaños reservados quienes no supieron aprovechar esa oportunidad”, dice.

Sí hubo derechos que se quisieron rescatar y nosotros como personas de pueblos originarios jamás vamos a renunciar a ellos, pero esos derechos no pueden estar por sobre los de las personas no indígenas, porque eso finalmente nos lleva a confrontarnos

Por lo mismo, Cayuqueo cree que ciertos sectores de la izquierda se han abrogado causas y no dan espacio para la disidencia, que se ha instalado un discurso muy polarizado y que pone cualquier opinión contraria como la de un enemigo. “No sé si existe una ideología mapuche, pero en los últimos años la izquierda se ha adueñado de la causa indígena, como muchas otras causas, como la LGBT, el medio ambiente, el feminismo y un largo etc. Y lamentablemente la derecha los ha dejado de lado”, afirma.

Plurinacionalidad

Uno de los temas más discutidos fue la plurinacionalidad, que estaba en el centro de la propuesta constitucional. Para Cayuqueo este no era un tema negativo, pero advierte que la forma en la que estaba planteada presentaba problemas. “La plurinacionalidad no busca dividir al país, sino todo lo contrario. Pero el cómo se implementa juega un papel fundamental en una propuesta de nueva constitución y eso fue lo que advertimos desde la fundación Rakizuam, levantamos las alertas tanto a los convencionales indígenas como los que no de que deberían quedar los límites claros y acogerse a los tratados donde Chile está suscrito en materia indígena y no fuimos escuchados. Entonces claramente si después hubo una campaña en contra de la plurinacionalidad es porque se advirtieron esas posibles fallas y no se corrigieron en el texto final”.

Por lo mismo, el ex rostro del Rechazo considera que se perdió una oportunidad muy valiosa de dejar bien puesto a figuras del mundo indígena, porque la imagen que quedó de la convención fue negativa. De igual forma, cree que el que puntos importantes como la Justicia Indígena quedara implementado de forma vaga y en manos del legislador fue un error que la ciudadanía no perdonó.

“No hubo claridad. Y eso fue lo que dijimos, que era la constitución más larga del mundo. Qué costaba poner ciertos puntos y aclarar ciertos temas que obviamente la ciudadanía quedó disconforme. Qué va a pasar con los escaños reservados, o con la justicia indígena que fue un tema para toda la ciudadanía porque no quedaba claro. Y muchas de esas materias pasaban al legislador, y ahí podrían haber hecho lo que quisieran, porque es un tema ideológico”.

Amenazas en redes sociales

Luego de aparecer en la campaña del Rechazo, Camilo dice que empezó a recibir una serie de mensajes de amenaza por redes sociales, principalmente Twitter, que incluso llegaron hasta su mamá. Lo acusaban de vendido, de mentiroso, de traicionero y “mapuche facho”.

“Fue un proceso duro de cierta manera, porque por parte de la producción cometieron un error en el que decía que yo era abogado, y entiendo que entre tanto video se pueda pasar, y mucha gente por redes sociales manifestaron que estaba mintiendo. Y mucha gente que conozco, ex compañeros de universidad, de trabajo que se fueron en mi contra conociendo lo que soy. Muchos de ellos han visto mi crecimiento profesional. No tengo por qué inventar una carrera que no tengo porque tengo dos carreras, un magister, dos diplomados, entonces no tengo la necesidad de inventar que soy abogado. Y lamentablemente hubieron muchos insultos, amenazas de todo tipo, de muchas personas que lamentablemente me conocen, y digo lamentablemente porque son personas que les tengo afecto por el trabajo que compartimos, porque eran compañeros de universidad, y caen en esta ideologización o radicalización que divide a la sociedad y eso no nos lleva a nada”.

Si bien dice que los mensajes fueron molestos, es algo que con el tiempo ha aprendido a ignorarlos, porque hay cosas más peligrosas. “Lo de mapuche facho es algo que no me va ni me viene. Yo nunca he escondido mi militancia. Me considero una persona de centro derecha y desde ahí trato de aportar lo que creo correcto. Nunca me he vendido como independiente porque creo que son muy peligrosos, porque van donde calienta el sol. Y después queda el resultado que vimos en la convención, que eran todos independientes incluido Stingo”, dice ironizando. 

Por ahora, dice que seguirá trabajando relacionado a la política, aunque está evaluando sus opciones para estudiar fuera, aunque siempre con pretenciones de volver. Asegura que sabe que el debate se ha vuelto violento, pero que seguirá en él, sin ocultarse, porque espera vuelva a ser uno de ideas y no agresiones. 


 

Más Noticias

Más Noticias