Política

“Defensora de dictadores”: la dura editorial del Wall Street Journal contra Michelle Bachelet

La expresidenta chilena fue duramente criticada por su opinión ante regímenes autoritarios, como el de Cuba y China.

En mayo, Michelle Bachelet estuvo en China y fue bastante criticada. Pocos comprendieron el objetivo de su viaje.
En mayo, Michelle Bachelet estuvo en China y fue bastante criticada. Pocos comprendieron el objetivo de su viaje.

Una editorial publicada el domingo 12 de junio en The Wall Street Journal, uno de los principales diarios del mundo, criticó duramente a la expresidenta de Chile y actual alta comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet. Escrita por Mary Anastasia O’Grady, uno de los principales puntos abordados fue los raros posicionamientos de la chilena. "Los derechos humanos no son lo suyo", afirma la editorialista.

"En casi cuatro años en el puesto más alto de derechos humanos en la ONU, sus raras protestas contra el régimen cubano han sido, en el mejor de los casos, poco entusiastas. Tomemos su declaración emitida después del levantamiento del 11 y 12 de julio de 2021 contra el estado policial. Internet estaba lleno de videos de teléfonos celulares de civiles desarmados golpeados y disparados en ciudades y pueblos de toda la isla por parte de la seguridad estatal y paramilitares. Sin embargo, la Sra. Bachelet calificó las acciones de la dictadura como un presunto uso de fuerza excesiva. Miles fueron llevados a la cárcel mientras amigos y familiares los buscaban frenéticamente. Bachelet dijo que algunos detenidos estaban supuestamente recluidos en régimen de incomunicación. Sugirió diálogo entre la dictadura y la población sin poder", dice el texto.

Además, en la época Bachelet también culpó a las sanciones de Estados Unidos por las penurias de la isla. Pero, en ningún momento llegó a mencionar el bloqueo interno que Cuba impone a su pueblo, lo que genera una pobreza extrema.

Mary Anastasia también recordó otro punto importante de la relación de Bachelet con Cuba. Ella era admiradora del el ex dictador Fidel Castro. "En 2009 peregrinó a Cuba para sentarse a los pies del tirano envejecido. En 2016, cuando murió, tuiteó que había sido un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina”.

En mayo pasado, Michelle Bachelet realizó un viaje a China, hecho que también fue blanco de muchas críticas, sobre todo de grupos de derechos humanos y de uygures en el extranjero. Pocos comprendieron el objetivo de la gira por el país asiático.

El director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, restó importancia al argumento de Bachelet de que su visita fue valiosa porque pudo hablar con franqueza a los funcionarios chinos. “Ese tipo de conversaciones tras bambalinas es justo lo que el gobierno chino quiere, sin informes públicos, sin presión para poner fin a su intensa represión contra los uygures y otros”, escribió en una publicación en Twitter.

UN Secretary-General @AntonioGuterres lauds UN rights chief Michelle Bachelet's "strong voice" just after that voice was utterly absent on her disastrous visit to China where she offered no condemnation commensurate with Beijing's persecution in Xinjiang. https://t.co/k49VPENVtV pic.twitter.com/rtDJCKwwyN— Kenneth Roth (@KenRoth) June 14, 2022 

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, afirmó que “la visita de la Alta Comisionada se caracterizó por tomarse fotos con funcionarios del gobierno y por la manipulación de sus  declaraciones en los medios estatales chinos, dando la impresión de que ella participó directamente en un ejercicio de propaganda del gobierno chino altamente predecible".

“China aprovechó las palabras de la Sra. Bachelet para su propio beneficio, y el cónsul general en Kolkata tuiteó que Beijing “no solo estaba reivindicada, sino justificada” después de la visita de la ONU”, escribió Mary Anastasia.

Bachelet, por su parte, se defendió y reiteró que no logró conversar con ningún uygur detenido actualmente ni con sus familiares. “Me encontré con antiguos detenidos que están fuera del país y familias que han perdido contacto con sus seres queridos en esa región”, explicó. “Además hubo limitaciones, especialmente en relación con las restricciones por el Covid-19”. 

La ex presidenta también dijo que estuvo acompañada por funcionarios del gobierno chino durante su visita a Xinjiang porque las visitas de alto nivel no son, por definición, misiones de investigación. Ella también agregó que el viaje le permitió exponer temas importantes y de mucha preocupación para los líderes y políticos chinos.

"Es difícil evitar la conclusión de que las simpatías del alto comisionado están con los opresores, ya sea en Cuba o en China. Si la ONU busca credibilidad, Michelle Bachelet debe irse", finaliza la editorial de The Wall Street Journal.

Bachelet vuelve a Chile

La expresidenta de Chile Michelle Bachellet, anunció esta semana que no postulará a un segundo mandato para seguir dirigiendo la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Ginebra, puesto que ocupa desde septiembre de 2018. 

Por medio de un comunicado, Bachelet utilizó como argumento “razones personales” y así terminará sus funciones el 31 de agosto, pocos días antes del plebiscito que definirá si Chile tendrá o no una nueva Constitución. El presidente, Gabriel Boric, publicó en su cuenta de Twitter el mensaje: “Bienvenida de vuelta”.

 

Más Noticias

Más Noticias