Política

Diputada Paulina Núñez (RN): “La derecha debe reconocer que las demandas sociales no vienen impuestas por Cuba o Venezuela”

La senadora electa figuró esta semana entre las cartas mencionadas para encabezar el Senado, aunque ella prefiere ser jefa de campaña de una de sus pares. La diputada, además, conversó con EL DÍNAMO respecto a cómo será la nueva oposición y la relación con el Partido Republicano.

La senadora electa Paulina Núñez señaló que "en Chile Vamos debemos colocar nuestros votos a disposición del nuevo Gobierno". AGENCIA UNO/ARCHIVO
La senadora electa Paulina Núñez señaló que "en Chile Vamos debemos colocar nuestros votos a disposición del nuevo Gobierno". AGENCIA UNO/ARCHIVO

La diputada y senadora electa Paulina Núñez (RN) ha recibido varios elogios de su sector. En el oficialismo destacan que la abogada y ex vicepresidenta de RN, es la segunda mujer en llegar al Senado por la región de Antofagasta, primero lo hizo Carmen Frei (DC), una región considerada de “hombres” y, además, será la primera en lograr el cupo con 38 años.

Esta semana la parlamentaria figuró entre las cartas mencionadas para encabezar la presidencia de la Cámara Alta, aunque ella prefiere ser “jefa de campaña” de una de sus pares.

La diputada Paulina Núñez entregó a EL DÍNAMO su visión de cómo será volver a la oposición en su sector, la relación con el Partido Republicano, el nuevo Gobierno y su postura ante las demandas sociales.

— ¿Cómo prevé el rol de la oposición en el Congreso el 2022?

—El rol va a ser clave, no es una ONG y la oposición tendrá que articularse desde el Congreso, desde ahí vamos a tener que ejercer nuestro rol con una forma y un fondo. Hubo un cambio de paradigma que nos obliga a conversar cómo lograr acuerdos, y que también con nuestras decisiones le entreguemos tranquilidad y certeza a nuestro electorado, el que votó por José Antonio Kast o el que votó por cualquiera de nosotros en la primaria.

—¿Qué leyó de ese electorado?

—Es un electorado que cree que no somos capaces de tener políticas públicas más de centro. Pero para lograr acuerdos se necesitan dos. Hemos visto, en la cadena de errores de candidatos presidenciales que tuvimos, hubo interesantes victorias parlamentarias y sorpresivas. Creo que hay generaciones que ya cumplieron un rol y como oposición ahora tenemos que recuperar la confianza y evidentemente estar disponible a los cambios. Nosotros tenemos que recuperar espacios en la calle reconstruyendo el sector y mostrándonos disponibles. Creo que nosotros tenemos que reestructurarnos generacionalmente, pero entendiendo que el país cambió después del estallido social y de la pandemia. Hoy hay un cambio de paradigma.

—¿Cuál es  el paradigma que cae y el que surge?

—Hay un paradigma que nos pide lograr grandes acuerdos. En el caso de nuestro sector, tenemos que separarnos totalmente del poder económico. Creo que la derecha ha avanzado de la mano del poder económico o del empresariado y eso le hace muy mal a la política. El sector debe reconocer que estamos en un nuevo país, la derecha debe reconocer que hay demandas sociales históricas, que son reales, que no vienen impuestas por Cuba ni Venezuela y que tiene que dar respuesta a las demandas que la sociedad tiene. Si no somos capaces de dar respuesta a las demandas sociales y adaptarnos, no vamos a ser capaces de recuperar la confianza y con ello volver a gobernar. Eso no lo pueden hacer los mismos de siempre. Hay caras conocidas de la ex Concertación que serán parte del Gobierno de Gabriel Boric, pero dentro de un rol distinto que les corresponde esta vez.

“Un pacto programático de ideas y principios yo lo veo más alejado con Republicanos”

Además del nuevo escenario que debe enfrentar Chile Vamos en el nuevo Gobierno, la diputada Paulina Núñez se refirió a la relación que debe mantener su sector con el Partido Republicano de José Antonio Kast, sobre todo por el resultado que alcanzó en las últimas elecciones y el nuevo rol que tienen en la política chilena.

—¿Cómo debiera ser el mecanismo para un entendimiento con el Partido Republicano?

—Hay distintas formas de avanzar desde la oposición. Es importante construir grandes acuerdos y que los proyectos no se aprueben simplemente con uno o dos votos de oposición, sino que tenemos que estar disponibles para grandes acuerdos, para evitar que las grandes reformas se aprueben con un voto más de la oposición. Tenemos que ir avanzando en conversar con Republicanos para ver dónde se requiere avanzar con mayor prudencia en el Congreso o con una mirada que nos represente un poco más en las reformas que va a presentar el Ejecutivo. Pero una cosa es conversar con Republicanos para tener los votos necesarios y una cuestión distinta es que formemos una coalición de fondo de ideas de principios.

—¿Por qué marca esa diferencia?

—Cuando se formó Chile Vamos teníamos mínimos comunes. Se hizo una especie de declaración de principios propios, eso fue lo que nos permitió ordenarnos con cuatro partidos y dejar de ser los dos tradicionales que existen en nuestro sector. Nuestra relación con Republicanos es distinta. Nosotros vamos a tener que ser capaces de  colocar nuestros votos a disposición del nuevo Gobierno para lograr grandes acuerdos. Quizás enfrentaremos en tres años más un pacto electoral, aunque aún tiene que pasar mucha agua bajo el puente, muchos creen que era necesario. Pero un pacto programático de ideas y principios yo lo veo más alejado con Republicanos. Cuando hablamos de construir una relación con ellos, debemos definir el objetivo, ya sea para enfrentar una reforma, para mínimos comunes programáticos o enfrentar las próximas elecciones. Creo que José Antonio Kast no va a ser el líder de la oposición.

—¿Por qué no?

Van a haber varios liderazgos con distintos roles. Por ejemplo, puede que emerjan de las presidencias de la Cámara y del Senado figuras que van a tener un liderazgo. También de los partidos, ojalá también de centros de estudio más convocantes y con más calle proponiendo cosas y no haciendo minutas para el Congreso. Tenemos que entender que el cambio generacional llegó para quedarse y que no solo son números en el carnet, porque no somos viejos chicos, y donde las mujeres ya nos ganamos un espacio. Y también porque en Chile Vamos tenemos más disposición para lograr grandes acuerdos. 

—El diputado Frank Sauerbaum propuso su nombre para presidir el Senado, ¿qué le parece?

—Hoy día se están discutiendo las presidencias de la Cámara y del Senado entre puros hombres, eso es algo de locos, es no entender nada. La convención constitucional va a acordar que el próximo Congreso sea totalmente paritario no tengo dudas que eso va a ser así. En la misma Convención también tenemos paridad. Hoy cuando una mujer ejerce un liderazgo es visto como ambición, cuando lo hace un hombre es su pega.

—¿Por lo tanto?

—Yo no soy la única, somos cuatro mujeres senadoras en Chile Vamos. Yo espero que el acuerdo sea paritario. Lo primero que hay que definir es qué es paritario y yo voy a ser la jefa de campaña de la senadora a la que le corresponda presidir. El concepto de paridad que me representa es que haya una presidenta del Senado, y luego un presidente. No imagino a las senadoras de la actual oposición firmando un acuerdo donde haya solo hombres. Tampoco que la paridad sea por vicepresidencias. Sin paridad no habrá acuerdo para presidir el senado.

Más Noticias

Más Noticias