Política

Diputado Schilling (PS): falta de conducción de la directiva del PS facilita que dirigentes busquen liderazgo en la otra parte opositora

El vicepresidente del PS, Marcelo Schilling, critica la conducción de Álvaro Elizalde y lo responsabiliza de la fuga de militantes al comando de Gabriel Boric. Afirma que la lista parlamentaria socialista respondió a equilibrios de poder interno y no veló por el interés general del partido.

El diputado y vicepresidente del PS Marcelo Schilling
El diputado y vicepresidente del PS Marcelo Schilling

El vicepresidente del Partido Socialista, diputado Marcelo Schilling, se alejó de la directiva de la colectividad hace meses. Explica que el motivo son diferencias con la conducción del presidente Álvaro Elizalde. Aunque sigue en la mesa, la última vez que participó fue cuando el PS nombró al elenco de candidatos al Congreso. El diputado entregó su realista mirada a EL DÍNAMO y comentó  sus diferencias con el senador y líder del PS, Álvaro Elizalde.

—¿Por qué dejó de asistir a la directiva del PS?
— Porque tengo objeciones a la conducción de la directiva en el partido. Acepté participar en la mesa para actuar con unidad frente a la situación tan complicada que enfrenta el país. Mi contribución fue ayudar a buscar a los candidatos a la Convención Constituyente. Definir una línea política en torno al socialismo democrático con el PPD, PR, el PL y constituir ese espacio. Ese acuerdo se adoptó, pero la directiva del PS está muy preocupada de cosas pragmáticas y poco preocupada del proyecto y el alma socialista. Eso me llevó a alejarme sin ruido, tampoco quiero perjudicar el resultado del partido en las elecciones parlamentarias. Si le va mal al PS, no será porque yo me dedique a hacer críticas. La conducción de la directiva ha tenido carencia de visión estratégica, de fijar una línea política con sello y ajustada a las necesidades del país, sino que sólo promueve las cuestiones del poder puro. No es mi estilo.

—¿En qué se nota el interés por el poder puro de la directiva?
— En el modo en que se configuró la lista parlamentaria, que respondió a los equilibrios de poder interno, y no vela por el interés general. Lo pongo con un ejemplo. Manuel Monsalve, es lejos considerado el mejor diputado del grupo socialista. Él no puede postular a la reelección como diputado porque cumplió sus tres períodos. Sin embargo, es un cuadro que prestigia y ayuda al PS. Y no se le llevó de candidato a senador, privilegiando a un compañero socialista, que es respetado, que fue alcalde de Talcahuano, Gastón Saavedra, pero que lleva su primer periodo como diputado, y podría haber re postulado y salir elegido y además sumar a otro diputado por arrastre. Ahí te das cuenta de que el interés general no predomina sobre el interés de los grupos de poder interno.

— ¿Ese estilo contribuyó a qué dirigentes se inclinaran por apoyar a Boric en el PS?
— El desperfilamiento del PS y la falta de conducción estratégica de la directiva facilitan  que dirigentes busquen liderazgo en otra parte de la oposición.

—¿Qué le parece la llegada del ex subsecretario de Defensa de Bachelet al comando de Boric?
— Marcos Robledo también tenía una opinión crítica a la conducción del partido desde hace rato. No es sorprendente. Es una persona muy reflexiva, seria, no toma decisiones a tontas y a locas. El PS es un partido de las libertades, por algo nunca adherimos a la dictadura del proletariado y siempre propusimos una república democrática de trabajadores. En esa inspiración libertaria se pueden refugiar personas como Marcos, Maya Fernández. El día en que el PS atente contra la libertad de sus miembros, ahí sí que se acabó para siempre.

— ¿En las elecciones del PS de marzo debe haber competencia o acuerdo?
— Hay una crítica importante a la manera en que (Elizalde) se ha conducido el partido. Creo que eso va a llevar a una competencia, posiblemente se va a construir una lista que mezcle a dirigentes macerados y gente joven, que den nuevas energías. Va a depender también del resultado de las elecciones presidenciales y parlamentarias.

—¿Cuál sería un buen resultado en la Cámara para los candidatos?

— En la anterior elección tuvimos 19 diputados. Con la renuncia de Marcelo Díaz y de Patricio Rosas al PS, nos quedamos con 17. Un buen resultado es a lo menos mantener lo que se tiene.

—¿ Y es posible mantener lo que se tiene?
— Es complejo aventurar una respuesta. No sabría decir cómo nos va a ir en general. En el Senado hay expectativas más auspiciosas. Con buenos resultados para Biobío, Los Ríos, Los Lagos y O’Higgins. Esas son las candidaturas más auspiciosas.

— En Puerto Montt postulan dos candidatos fuertes, Rabindranath Quinteros y Fidel Espinoza. ¿Es posible que salgan los dos?
— Va a depender de cuánto se ha fortalecido el FA y el PC en la zona. La marca del FA se ha ido expandiendo, es cosa de mirar las últimas elecciones, es un proceso que no se ha agotado y continúa. Hoy el FA tiene un solo senador y el PC ninguno, ahora creo que el PC va a tener un senador y el FA varios. Si ese pacto se va a imponer en Puerto Montt, no lo sabría decir, pero es probable.

“Yasna es una excelente candidata, pero no sé si todas sus virtudes van a compensar lo que como colectivo somos en el imaginario popular”

— ¿Cuál es su reflexión sobre la campaña presidencial?
—Las campañas están afectadas por la situación sanitaria en que estamos y eso dificulta hacer apreciaciones. También la situación social hace que mucha gente trate de responder demandas, incluso con medidas demagógicas y un poco oportunistas.

— ¿Cómo ve las opciones de Provoste?
— Ella está afectada por los mismos problemas. Yasna Provoste representa la alternativa que yo apoyo, la de cambios profundos pero con responsabilidad y paz social. Ahora bien, los que apoyamos a Yasna tenemos una crítica de la sociedad hacia nuestra gestión en los gobiernos de la Concertación y de la Nueva Mayoría que no se puede escabullir y que va a estar presente en el resultado. Eso no es culpa de Yasna. Ella  es una excelente candidata. Pero no sé si todas sus virtudes van a compensar lo que como colectivo somos en el imaginario popular.

—¿Cuál es la crítica del imaginario al colectivo?
— Que a pesar de haber estado en el gobierno 24 años no se hicieron los cambios que a juicio de la gente eran necesarios. En medio de la agitación social la gente tiende a irse a los extremos.

— ¿Ud ve a Provoste en segunda vuelta o no?
—Si se alinean los astros, claro. Porque Kast ha subido a costa de Sichel. Sichel ha bajado respecto de su ingreso a la cancha después de la primaria, y si la oposición, cada uno con su candidato, somos capaces de llegar al 80% que apoyó el apruebo, no hay ninguna razón para que no seamos las dos fuerzas en segunda vuelta. Está por verse.

Más Noticias

Más Noticias