Política

Diputado electo Jouannet: "Con Piñera 21 personas fueron asesinadas en La Araucanía, hubo negligencia"

En entrevista con EL DINAMO, el ex intendente observa indolencia política. Dice que la violencia subió 400%, apareció armamento bélico y el doble de grupos radicales. Espera que el gobierno de Boric detenga esto, o dice que se lo hará presente.

El diputado electo (IND-PR), Andrés Jouannet, por la Araucanía, hizo un crítico balance sobre la violencia en La Araucanía. AGENCIA UNOEl diputado electo (IND-PR), Andrés Jouannet, por la Araucanía, hizo un crítico balance sobre la violencia en La Araucanía. AGENCIA UNO
El diputado electo (IND-PR), Andrés Jouannet, por la Araucanía, hizo un crítico balance sobre la violencia en La Araucanía. AGENCIA UNO

El ex intendente y diputado electo Andrés Jouannet (IND-Partido Radical) por la Araucanía afirma estar indignado. Y se le nota. Señala que durante los últimos cuatro años el gobierno del Presidente Sebastián Piñera “no dio ni un avance” con relación al conflicto con la Araucanía, sino que más bien retrocesos y promesas que el gobierno hizo a los comuneros y víctimas, pero que no cumplió.

El legislador —ex secretario del Presidente Patricio Aylwin, y que renunció a la DC por diferencias con el partido hace tres años— espera que el gobierno del mandatario electo Gabriel Boric empiece a detener la violencia , y manifiesta que si no, él será el primero en hacerlo presente. “Boric no puede actuar con una mano livianita”, advierte Andrés Jouannet.
 

—¿Cuál es su diagnóstico de la violencia en la Araucanía? 

—Primero, que el gobierno del presidente Piñera ha sido por lejos el peor gobierno para La Araucanía, principalmente en materia de seguridad y de desarrollo de la región. Cuando yo era intendente se me insistía diariamente en que había que restaurar el Estado de Derecho. Nosotros bajamos en un 85% la quema de camiones, también de bosques. También se dejó de quemar iglesias y logramos que la gente se tranquilizara. Se hizo la pega. Hoy hay miles de hectáreas de bosques quemados, la gente vive con miedo y hay 120 terrenos en toma. En los cuatro años del presidente Piñera hay 21 personas asesinadas por violencia en la Araucanía, hay negligencia del Gobierno. 

—¿Por qué?
— La multigremial, agricultor y los sectores forestales han señalado que en comparación con el gobierno anterior la violencia subió en un 400%. Pero además el armamento que ocuparon en estos grupos es de un alto poder de fuego, con fusiles. Nosotros utilizamos dos grupos radicales, la CAM y Weichan Aukamapu. Ahora hay cuatro, aparecieron la Resistencia Mapuche Lafkenche y la Resistencia Mapuche Malleco que están al lado de Temuco y que actúan contra cualquiera, contra gente humilde. El gobierno actuó con ignorancia en el tema y negligencia.
 

—¿Ve un retroceso?
—Retrocedimos en lo logrado y el Gobierno nos dio puro humo, con el llamado Comando Jungla, que eran carabineros qué se iban a capacitar a otros países… pero eso siempre lo han hecho. Los vehículos blindados que el presidente presentó pintados de verde eran los que la Armada había dado de baja en Haití y los presentó como que con esto se iba a resolver el tema, eso es demagogia.

El ministro Alfredo Moreno usó una serie de proyectos en La Araucanía como plataforma presidencial cuando se le quería levantar de candidato. Sebastián Sichel tampoco hizo nada. El ministro Rodrigo Delgado, entendía poco y nada del tema, incluso fue meterse a un funeral y fue sacado con violencia. Fue a puro perder el tiempo. El gobierno no da la cara por las 21 personas muertas. Hoy hay sectores donde no se puede transitar, porque estos grupos armados, que a la derecha les encanta decirles terroristas, mantienen un controlefectivo del territorio, donde no se logra colocar el Estado de Derecho.
 

—¿Usted ve que hay terrorismo, guerrilla, sabotaje, crimen organizado, u otro tipo de violencia?
—En algunos casos hay terrorismo, que es cuando una agrupación antisistema se organiza ideológicamente para desestabilizar al Estado con una serie de hechos que atentan contra la vida, como la FARC o la ETA, y pero para enfrentar el Estado. Así lo ha hecho la CAM. Pero muy distinto de lo que pasó en Collipulli, donde varios miembros de la familia en Ancalaf finalmente se entregaron por sus delitos de secuestro y tortura, porque los terroristas no se entregan a la Justicia.


—¿Ud comparte la visión europea del terrorismo que apunta a ataques contra civiles o a la estadounidense qué apunta a civiles, militares e infraestructura?
—El terrorismo actúa contra todo. Pero también está tan mezclado, porque no todo es terrorismo, hay crimen organizado. El narcotráfico está instalado con hectáreas de plantaciones de marihuana y donde el Estado no entra. Lo mismo ocurre con el robo de madera que es una institución en la macrozona sur. Hay una situación extremadamente grave que no ha sido reconocida ni se le ha dado la importancia que tiene. Tenemos grupos paramilitares que actúan, cuyo armamento entra por alguna parte. Nos transformamos en una sociedad criminógena.

—¿Criminógena?
— Si. En La Araucanía nos hemos transformado en una sociedad criminógena que se acostumbró a vivir con esto, a vivir con miedo. Es como en México donde el año pasado murieron 35.000 personas y parece que nadie le importa. En Araucanía murieron 21 personas asesinadas y a nadie en la élite política le llama la atención esa cantidad de homicidios  Todo indica que esto se va a extender, incluso ya ha comenzado la quema de micros.  Luego de cuatro años del presidente Piñera queda el peor saldo de violencia en la Araucanía y el gobierno no se hace cargo. Espero que el gobierno de Boric haga cosas para detener esto, o si no voy a hacer el primero en hacerlo presente.
 

—¿Qué debería hacer Boric para mejorar la situación?
—Primero, conversar con las comunidades. Entender la multiculturalidad, generar espacios de diálogo con todos los sectores, generar propuestas, poner el acento en el orden público. Y, lograr que la fiscalía consiga resultados, que son muy deficientes. Boric debe actuar con fuerza desde el primer momento, porque si los grupos radicales le van a sentir una mano livianita, esto va a seguir avanzando, conversar con los otros poderes del Estado para que hagan su trabajo y mejorar la dotación policial por cada 100.000 habitantes.
 

Más Noticias

Más Noticias