Política

El flanco que se abrió en La Moneda tras el terremoto político que generó la directora Nivia Palma en TVN

Las réplicas en el canal público están lejos de detenerse. En las últimas horas representantes del directorio, del informativo y de los tres sindicatos contaron a EL DINAMO las tensiones que se viven tras los cuestionamientos por Twitter de una directora a la imparcialidad del equipo de prensa y que ocurrieron días antes de que Matías del Río fuera Apartado de Estado Nacional.

El periodista Matías del Río, ha preferido no referirse a la polémica con el directorio, y ha recibido muestras de solidaridad de colegas.
El periodista Matías del Río, ha preferido no referirse a la polémica con el directorio, y ha recibido muestras de solidaridad de colegas.

“La continuidad de Nivia Palma en el directorio se hace insostenible. Le hace un daño a la credibilidad de TVN y al trabajo informativo de prensa”. Así lo expresan dos miembros del directorio del canal público en medio de las réplicas del terremoto que afecta a la estación.

La debacle comenzó el domingo 25, cuando a las 12.30, la directora Nivia Palma, y ex jefa de campaña presidencial de Paula Narváez (PS), desde su cuenta de Twitter criticó el trabajo periodístico de la emisora. 

Esa mañana, la ex líder de la Izquierda Ciudadana señaló: “No comprendo y no comparto la decisión de Estado Nacional TVN de tener 4 representantes Rechazo y 2 del Apruebo en su panel. Pido públicas disculpas a Democracia Cristiana por faltarles el respeto al invitar a diputada que perdió votación democrática de Junta Nacional DC".

Sus palabras no solo generaron indignación en el equipo del Departamento de Prensa del canal y al interior del mismo directorio de TVN, sino que también abrieron un nuevo flanco de cuestionamientos al Gobierno desde los partidos oficialistas —y también de los opositores— por lo que consideran intromisión en la libertad de prensa.

“El Gobierno no respeta la autonomía de la TV pública” 

“Desnaturalizar el directorio es la consecuencia de no respetar la autonomía de la TV pública y la libertad de expresión”, señaló a EL DÍNAMO la ex integrante del directorio de TVN, entre 2012 y 2016, Pilar Molina.

La periodista y ex ejecutiva del canal comenta que siempre ha habido presiones del gobierno sobre la emisora, pero que el rol del directorio es aguantarlas y recordar que están llamando a un medio con autonomía del Ejecutivo.

Molina tiene una reflexión crítica del episodio. “El gobierno una vez más se salta los límites no respetando la libertad de prensa. Este es un episodio triste para la televisión, para la autonomía del canal estatal público, para la libertad de prensa y un trato inmerecido con un periodista. Se expone a los periodistas a trabajar con miedo a lo que diga un director”.

El ex presidente del directorio entre 2006 y 2008, Francisco Vidal (PPD), comparte una visión crítica.

 “Esto ha sido una comedia de equivocaciones donde las cosas se hacen mal. Los directorios siempre han acordado no hacer público lo que se trata sobre el canal y si alguien está urgido pide una sesión extraordinaria” señaló a EL DÍNAMO.

Y repara: “Lo objetivo es que a Matías lo habían trasladado hace 3 semanas, se juntó con el tema del panel del domingo 25, el reclamo público de Nivia Palma, pero la guinda de la torta es decir que lo sacan del programa para cuidarlo. Se hace mal”.
 

Vallejo elude pregunta clave: ¿El gobierno puede garantizar que no hay ninguna intervención en la salida de Del Río?

“Nivia Palma abrió un problema innecesario”, reconocen en el Gobierno del presidente Gabriel Boric. Y enfatizan que la situación complica una serie de medidas a favor de los trabajadores del medio y que estaba trabajando la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo con los sindicatos del canal desde enero. Entre estas, un proyecto de ley para que el representante de los trabajadores del canal en el directorio tenga derecho a voz y voto.

La intromisión de Nivia Palma fue abordada en el Comité Político ampliado. Los partidos oficialistas manifestaron su divergencia con la forma en que se estaba abordando el “confuso incidente”.

Según explican, en el sector, el hecho no solo generaría cuestionamientos de la prensa con La Moneda, sino que a juicio de las colectividades, germina mala publicidad para la opción Apruebo, que es el motivo de fondo de la presión  de la directora a un periodista de la televisora, y justo en la semana en que Apruebo parecía estar remontando ante a la alternativa Rechazo en las encuestas.

En la tarde de ayer lunes la ministra Vallejo tuvo que abordar, visiblemente incómoda, el asunto. La vocera de gobierno afirmó, además, que "TVN es un organismo autónomo y que toma sus propias decisiones y que por lo tanto, no podemos referirnos al respecto, porque tiene total y plena autonomía para tomar decisiones de programación, conductores, etc ".

Pero eludió la pregunta de fondo : ¿el gobierno puede garantizar que no hay ninguna intervención en la salida de Matías Del Río?

Su vocería no fue bien evaluada en la Secom ni en el Segundo Piso de La Moneda, donde incluso en el equipo de Lucía Dammert el asunto también ha sido muy comentado.

De hecho, el temor del Segundo Piso era un cisma en el directorio que salpicara a La Moneda. 

Ese  presagio vino solo un rato más tarde, cuando los tres directores de TVN, del ala opositora, expresaron en un comunicado su desacuerdo con la marginación del periodista, asegurando que la decisión estuvo "motivada por razones políticas”. 

Emergen alusiones a una renuncia

No obstante, a los representantes oficialistas tampoco les agradó la actitud de Nivia Palma, aunque advirtieron que lo abordaran internamente. Para ninguno era legítimo que la ex jefa de campaña de Narváez cuestionara a un periodista y rostro del canal, lo hiciera por Twitter, pusiera en tela de juicio la imparcialidad de TVN, la autonomía de la empresa y que además eso pudiera traducirse en pérdida de audiencias.

Los miembros de la instancia, en privado, recordaron el polémico episodio de Palma, insistiendo en la obra “Prat” en 2002, que lo caracterizaba como homosexual y cobarde, luego de que desde La Moneda se le dijera que no tomara partido, razón por la cual renunció. 

También aluden a cuando en 2004 Ricardo Lagos pidió la renuncia a más de la mitad del directorio por debatir temas del canal de forma pública. 
 

La polémica se toma el sindicato, el equipo de prensa y el directorio de TVN

El pasado jueves 28, en la reunión del directorio de TVN, efectuada de forma presencial, el comentario en la red social de Nivia Palma se tomó la mayoría de la tabla.

Según explican en el directorio, si no hay una sesión extraordinaria esta semana, el jueves 11 de agosto volverá a abordarse. “Si es que no hay una renuncia antes”, señala un influyente funcionario de TVN.

El tema Palma también fue analizado por la directiva del sindicato de periodistas y profesionales de la prensa. Al cierre de esta edición, se evaluaba cómo expresaron su disconformidad por el mensaje de Nivia Palma.

“La decisión de reasignar a Matías se había tomado antes de las declaraciones de Palma, y ahora la declaración de una parte del directorio que quiere quedar bien con su sector lo único que hacen es dañar a Matías y al equipo de prensa”, señala un miembro del sindicato.

Otro también desliza la posibilidad de renuncias. “La decisión de sacar a Matías del Río fue planteada semanas atrás por el bullyng que se le hacía por redes sociales. Pero eso debió hacerse en otro momento.

Las sospechas de intervención política no se disipan 

En el canal señalan que los ruidos en materias periodísticas los tiene que resolver el director de prensa y no el directorio del TVN.

Explican, que la decisión de sacar a Del Río, no pasó por el director de prensa, Pablo Badilla. De hecho, este asumió hace menos de dos semanas y, comentan, su liderazgo es visto a prueba. 

Interpretan que la reacción de Constanza Santa María en la edición del programa el pasado domingo fue una presión en ese sentido. “O defiende la decisión o defiende a Matías, pero hasta ahora no se ha pronunciado” señalan profesionales de la emisora. 

El cambio de Del Río tampoco pasó por las manos de Christian Weinborn, el editor de programas políticos como Estado Nacional. Y agregan que el foco de atención apunta al director ejecutivo del canal, Alfredo Ramírez, ya que él habría sido el que definió el cambio.

Ramírez, fue designado por el directorio en febrero pasado, de forma interina, tras la renuncia de Francisco Gijón. Según comentan “optó por partir luego de la victoria del Frente Amplio y tras dejar utilidades por 5.000 millones de pesos en TVN”.

Para el sindicato, pese a creer la versión oficial, advirtió que si se demuestra que hubo presiones políticas sería algo impresentable, “peor que cuando la Segegob, en agosto de 1993, exigió a Informe Especial retrasar 15 días la entrevista de Michel Townley”.

Más Noticias

Más Noticias