Política

El salto de Nicolás Grau: de los 120 millones perdidos en la fiesta de la Fech a ministro de Economía de Boric

El ingeniero comercial de la Universidad de Chile es uno de los cerebros detrás del programa económico de Apruebo Dignidad.

Nicolás Grau, el ex dirigente de la Fech que asumirá como ministro de Economía de Gabriel Boric. AGENCIA UNONicolás Grau, el ex dirigente de la Fech que asumirá como ministro de Economía de Gabriel Boric. AGENCIA UNO
Nicolás Grau, el ex dirigente de la Fech que asumirá como ministro de Economía de Gabriel Boric. AGENCIA UNO

Nicolás Grau era de las cartas para ocupar un puesto importante en el primer gabinete de Gabriel Boric. Incluso, algunos aventuraban a Hacienda como su destino. 

Sin embargo, su nombre generaba mucho disenso en el mercado, en especial con lo declarado durante la campaña. 

Finalmente, aterrizará en el Ministerio de Economía, un puesto de menor relevancia en un país donde los inversionistas centran su atención en por quién lleva las cuentas fiscales.

Grau -ingeniero comercial, magister en economía y doctor en la misma materia de la Universidad de Pensilvania- tiene 38 años y es hijo de las socialista Paulina Veloso, ex ministra secretaria general de la Presidencia de Michelle Bachelet.

El flamante ministro de Economía deberá asumir el 11 de marzo. Llega a la cartera precedido de una carrera política que inició como presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile bajo el alero del movimiento Nueva Izquierda Universitaria (NIU) en 2005.

Nicolás Grau representaba a un grupo de dirigentes que buscaban la renovación de la izquierda con la consigna de acabar con el neoliberalismo.

Grau fue el organizador de la fiesta para celebrar el centenario de la Fech en 2006. El Estadio Nacional iba a recibir a 40 mil personas, que pagarían su entrada para ver a Charly García, Vicentico, Los Tres y la banda cubana de salsa Los Van Van. La cartelera prometía, pero sólo llegaron 15 mil personas.

La baja asistencia le costó 120 millones de pesos a la federación de estudiantes.

La derecha más conservadora, liderada por José Antonio Kast, le recordaba constantemente a Grau su fracaso y las millonarias pérdidas, que hoy, calculadas con inflación, serían 205 millones.

En 2019, durante una entrevista con Radio Cooperativa, reconoció el error en la gestión.

“Tenían que llegar cuarenta mil personas para que esta cosa funcionara y llegaron quince mil. Y producto de eso, y de una serie de errores que cometimos, en particular yo porque era el presidente de la Federación, se perdió mucha plata y eso significó que la universidad tuviera que cubrir eso porque era un acuerdo”, explicó.

El ex dirigente fue enfático en aclarar que no hubo malversación de fondos tal como denunció José Antonio Kast, sino que fue un problema de gestión. “Tendríamos que haber externalizado esto y que lo realizara una productora y que ellos corrieran los riesgos”, reconoció.

Su paso por el comando y el silencio tras las críticas

En la campaña de la primera vuelta, Grau adquirió relevancia como vocero del candidato del Frente Amplio y el Partido Comunista. Sin embargo, sus intervenciones estuvieron repletas de polémicas.

En octubre de 2021, afirmó que el programa de Gabriel Boric no era pro crecimiento, que Chile volvería al fracasado sistema de reparto en las pensiones y que no descartaba un manotazo a los fondos previsionales de los chilenos.

Ese mismo, Grau afirmó en una entrevista en el Diario Financiero que el programa económico coincidía en un 90% con el del ex candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue.

“Cuando tomas el programa de Narváez, de Gabriel y Jadue se parecen mucho, en el tema económico yo diría que son 90% iguales”, dijo el economista, quien reconoció que tiene “muy buena impresión del PC y de su historia y que en el trabajo de contenido tienen mucha afinidad y “una mirada donde no hay grandes diferencias”.

Tras sus intervenciones, Grau guardó silencio hasta después de la segunda vuelta, cuando le restó importancia al nombramiento del ministro de Hacienda por sobre el resto del gabinete.

“No hay ninguna razón para apurar esta decisión, ni darle una importancia al ministerio de Hacienda por todos los otros ministerios, como si fuera el único tema relevante”, afirmó en una entrevista a Radio Universo.

Más Noticias

Más Noticias