Política

Figuras de la ex Concertación se unen para rechazar "Plan B" y defienden borrador de nueva Constitución

“El plan B no es una opción real. La ciudadanía quiere pronunciarse sobre alternativas claras y concretas y no sobre acuerdos cupulares respecto a una constitución que ya está muerta”, indicaro.

En el documento cuenta con la firma de personalidades como la senadora DC Yasna Provoste y los ex ministros Francisco Vidal, Nicolás Eyzaguirre, Clarisa Hardy y Alejandra Krauss. AGENCIA UNO/ARCHIVO
En el documento cuenta con la firma de personalidades como la senadora DC Yasna Provoste y los ex ministros Francisco Vidal, Nicolás Eyzaguirre, Clarisa Hardy y Alejandra Krauss. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Un grupo de 24 figuras de la ex Concertación dieron a conocer su rechazo a un Plan B en caso de que el próximo 4 de septiembre se imponga el Rechazo al borrador de la nueva Constitución, surgida de la Convención.

En el documento, que cuenta con la firma de personalidades como la senadora DC Yasna Provoste y los ex ministros Francisco Vidal, Nicolás Eyzaguirre, Clarisa Hardy y Alejandra Krauss, entre otros, destacan que el borrador "es fruto de un proceso democrático y participativo único en nuestra historia".

En esta línea, dejaron en claro que "nunca antes una Constitución política ha tenido un origen tan democrático como la nueva constitución que votaremos el 4 de septiembre próximo", agregando que de cara al plebiscito de salida "solo existen dos alternativas disponibles en virtud del Acuerdo Constitucional del 15 de noviembre del 2019: Apruebo o Rechazo".

"No hay una tercera alternativa porque no fue planteada en la reforma constitucional que posibilitó el plebiscito de salida. En consecuencia, el plan B es un espejismo y no tiene ningún sustento jurídico ni político", puntualizaron los firmantes.

Junto con ello, argumentaron que "el llamado plan B pretende confundir a la ciudadanía al no separar el proceso de la Convención, que tuvo fallas y desaciertos, respecto al texto constitucional que se va a plebiscitar. Naturalmente siempre es posible mejorar determinados aspectos del texto constitucional, pero esto debe hacerse de cara al país y una vez que la soberanía se haya pronunciado aprobando dicho texto".

"El plan B no es una opción real. La ciudadanía quiere pronunciarse sobre alternativas claras y concretas y no sobre acuerdos cupulares respecto a una constitución que ya está muerta y cuyo texto no pudo ser modificado de manera sustancial durante 30 años", reiteraron.

Además, cuestionaron la intención de los senadores DC Ximena Rincón y Matías Walker de reducir a 4/7 el quórum para modificar la actual Constitución, calificándola de "una una ficción extemporánea de la derecha que ya acordó votar por el Rechazo al nuevo texto constitucional, y que confunde al país, le permite recuperar su poder de veto, y mostrarse proclive a los cambios, pero siempre que se mantengan los elementos centrales de la Constitución del ‘80, y específicamente el modelo económico que fue el causante de los abusos y desigualdades que gatillaron el estallido social".

Más Noticias

Más Noticias