Política

"Fue hace rato": la molestia de Kena Lorenzini tras ser encarada por renuncia de funcionaria acosada

La concejala de Ñuñoa además dejó en claro que no acosó a su ex asesora y que las acusaciones en su contra fueron mentiras de la prensa.

La militante de RD precisó que ya se disculpó por tratar de "esclava blanca" a su ex asesora.La militante de RD precisó que ya se disculpó por tratar de "esclava blanca" a su ex asesora.
La militante de RD precisó que ya se disculpó por tratar de "esclava blanca" a su ex asesora.

La concejala Kena Lorenzini (RD) sacó la voz para referirse a la renuncia de la funcionaria municipal de Ñuñoa, en contra de quien cometió situaciones de maltrato y acoso.

Y es que este viernes se conoció que C.E., de 28 años, presentó su renuncia a la alcaldesa Emilia Ríos (RD), luego que el sumario realizado por la Fiscalía Municipal confirmara el maltrato sufrido a manos de la edil, pero determinara no concretar sanciones en su contra.

Según indicara la afectada a La Segunda, la renuncia responde a "diferencias valóricas irreconciliables frente al caso de acoso laboral denunciado durante 2021, y (debido) a resolución recientemente comunicada".

"Tras el sumario no hubo ninguna sanción. Me sentí pasada a llevar. Al final yo me tuve que ir y ella sigue en su cargo. Yo denuncié a su compañera de partido (de la alcaldesa). Me mandaron a capacitación. Todo fue para la foto", cuestionó la víctima.

Tras esta situación, Kena Lorenzini fue cuestionada en redes sociales, pero respondió a sus interpeladores acusando a la prensa de haber mentido en su caso y dejando en claro que no hubo acoso contra la renunciada trabajadora.

“Esto fue hace rato. Buscan likes a través de mentiras que yo no puedo desmentir, ahora de repente todos le creen a la prensa del duopolio, ojalá leyeran lo que ya dije. Me equivoqué, cometí maltrato con lo de esclava blanca, pedí disculpas privadas y públicas. Nunca acoso”, puntualizó.

La acusación realizada por C.E. en octubre del año pasado relata una serie de episodios de maltrato y acoso por parte de la militante, indicando que la trataba de “esclava blanca”, tenía jornadas laborales de 12 horas y que fue criticada por Lorenzini por hacer uso de días administrativos para asistir al funeral de un familiar.

A esto se suman comentarios de índole sexual: “Ella hacía comentarios de que era buena en la cama y que las chicas más jóvenes con quienes había salido le halagaban sus cualidades sexuales… Solo atiné a decirle que los comentarios estaban fuera de lugar y del contexto laboral, y que mi mamá tenía su misma edad”.

Más Noticias

Más Noticias