Política

Jorge Abbott deja Fiscalía Nacional: “No hay gobierno con el que no hayamos tenido alguna tensión importante”

En una extensa entrevista, Jorge Abbott abordó las críticas a su gestión y las polémicas sentencias en casos como Penta.

Jorge Abbott fue obligado a retirarse por cumplir la edad máxima con la que puede ejercer el cargo, por lo que no pudo cumplir su periodo de ocho años. AGENCIA UNO/ARCHIVO.
Jorge Abbott fue obligado a retirarse por cumplir la edad máxima con la que puede ejercer el cargo, por lo que no pudo cumplir su periodo de ocho años. AGENCIA UNO/ARCHIVO.

Ayer, 1 de octubre, fue el último día de Jorge Abbott como fiscal nacional. Esto luego de que cumpliera 75 años, la edad máxima que se permite para ejercer el cargo, lo que no le permitió terminar su periodo de ocho años. 

En una entrevista con La Tercera, Abbot analizó el periodo en que le tocó dirigir el Ministerio Público y los grandes casos que lo marcaron. 

Habiendo pasado por los segundos gobiernos de Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, y por parte del gobierno del presidente Gabriel Boric, su gestión estuvo marcada por casos de relevancia nacional. 

Sobre su último periodo, el ex fiscal nacional aseguró que fue un periodo marcado por casos de alta complejidad, pero que tuvo que lidiar con choques con todos los presidentes por los cuales pasó su mandato. 

“Este fue un periodo extraordinariamente complejo. Tuvimos el estallido social, casos emblemáticos que nos enfrentaron con las más altas autoridades de la República, no hay ningún gobierno con el cual al final del día no hayamos tenido alguna tensión importante”. 

Acusaciones de corrupción y causas contra los derechos humanos, como los casos Huracán y Catrillanca o el propio estallido social, que lo tuvo en el ojo de la tormenta y le valió diversos cuestionamientos e incluso demandas civiles y penales.

Jorge Abbott hizo frente a varios de sus casos más bullados, como las acusaciones de haber pactado la reducción de las penas en casos de financiamiento ilegal de la política, como en el caso SQM. Sobre los delitos económicos, Abbott dijo que “si no pudimos avanzar más fue por la falta de acción del Servicio de Impuestos Internos de la que reclamamos en forma permanente, llegando incluso al Tribunal Constitucional. Esa es la verdad”.

También habló sobre uno de los fallos más polémicos, las clases de ética para Délano y Lavín. "Respecto de las clases de ética para los imputados Délano y Lavín, jamás fueron una petición del Ministerio Público, sino una condición impuesta unilateralmente por el juez de garantía para acceder al beneficio de la pena sustitutiva a la que accedieron ambos imputados”, afirmó. 

Además, el ex fiscal nacional defendió la independencia de los fiscales y aseguró que nunca intervino en ese tipo de decisiones, respetando el principio de que los persecutores pueden perseguir sin interferencia los delitos que le son asignados. 

“Lo que tengo claro es que no existe ningún fiscal que pueda aseverar que yo intenté intervenir en alguna decisión procesal que ellos deben tomar con total objetividad y autonomía”, aseguró.

Mala imagen

Uno de los puntos que tocó el fiscal es la mala percepción pública que tuvo su imagen, algo que dijo que lamentaba “no haber podido revertir la construcción de una infundada mala imagen de mi persona“.

También rechazó los ataques en su contra, sobre todo cuando cuestionaban su actuar probo. “Hay quienes fueron premiados y aplaudidos, apuntándome sin ninguna prueba. Sólo elucubraciones. Eso no puede seguir ocurriendo”, dijo. 

Cuando me atacan en esa área, la probidad, a mí me afecta en lo personal, porque es el único valor que a mí me importa”, cerró.

Más Noticias

Más Noticias