Política

La explicación de Karina Oliva a los millonarios pagos a su comando en campaña a gobernadora

Oliva descartó un pago abultado de remuneraciones en su comando, indicando que el periodo de funcionamiento fue por seis meses y por un monto no superior a $2,5 millones.

Oliva recalcó que "nuestra campaña jamás ha sido financiada por los empresarios de la pesca, ni de la industria minera, ni por las inmobiliarias, ni por el retail, ni por ningún empresario". AGENCIA UNO/ARCHIVO
Oliva recalcó que "nuestra campaña jamás ha sido financiada por los empresarios de la pesca, ni de la industria minera, ni por las inmobiliarias, ni por el retail, ni por ningún empresario". AGENCIA UNO/ARCHIVO

Karina Oliva se refirió a los millonarios pagos a su comando, integrado por militantes de Comunes, durante su campaña a gobernadora metropolitana, donde se consignaron boletas por $137 millones.

Según un reportaje de Ciper, entre las remuneraciones destacan los casi 8 millones de pesos de su jefe de campaña, Martín Miranda Sepúlveda, rindiendo como gastos de campaña en la primera vuelta $590 millones.

Frente a esto, la ahora candidata al Senado precisó en un comunicado que estos gastos fueron aprobados por el Servicio Electoral, junto con plantear recibió un crédito de $125 millones por parte de BancoEstado, lejos de los $715 millones recibidos por Claudio Orrego y los $350 millones de Catalina Parot.

Respecto a la presencia exclusiva de militantes de Comunes, su partido político, en su comando, Karina Oliva precisó que “se nos obligó a recurrir a compañeros y compañeras que estuvieran disponible a esperar por el pago de los distintos servicios cerca de 8 meses, pues salvo una agencia comunicacional nadie más estuvo disponible a esperar este tiempo en recibir los pagos de servicios por los distintos trabajos que se prestaron en la campaña”.

>

En cuanto a las abultadas remuneraciones denunciadas por el medio, lo descartó de manera tajante, asegurando que su comando inició su labor tras imponerse en la primaria del Frente Amplio, por lo que el periodo de funcionamiento fue por seis meses y por un monto no superior a $2,5 millones.

Junto con ello, Oliva recalcó que “nuestra campaña jamás ha sido financiada por los empresarios de la pesca, ni de la industria minera, ni por las inmobiliarias, ni por el retail, ni por ningún empresario. Nuestra campaña ha sido financiada con endeudamiento personal, sin tener patrimonio, ni propiedades, ni ahorros en paraísos fiscales. Ni he tenido sueldos millonarios”.

“Lamento mucho la confusión que se ha generado, también que se pretenda desinformar a la ciudadanía con prácticas tan mezquinas, y espero que ésta declaración sirva para terminar con el aprovechamiento político de algunos hacia mi persona y hacia compañeros y compañeras que se pusieron a disposición de este proyecto, que por cierto, no se detendrá”, detalló.

La candidata al Senado cerró dejando en claro que “hemos manifestado nuestra disponibilidad para seguir transparentando todo lo que sea necesario, como siempre lo hemos hecho, pues nos parece fundamental que se haga una buena política y se deje de lado cualquier aprovechamiento”.

Más Noticias

Más Noticias