Política

La hora más oscura de Yarza: duras críticas en el comité político y voces del oficialismo piden su salida del Minsal

En la reunión del lunes en La Moneda el Partido Radical, CS y el PC cuestionaron en duros términos su gestión. Las ministras Izkia Siches y Orellana le quitaron el piso político y algunos de los presentes entendieron que es el inicio de su remoción desde el gabinete.

La ministra de Salud, Begoña Yarza, comenzó a ser cuestionada por sus pares en el gabinete y por los partidos oficialistas por lo que consideran mal manejo político y problemas de gestión
La ministra de Salud, Begoña Yarza, comenzó a ser cuestionada por sus pares en el gabinete y por los partidos oficialistas por lo que consideran mal manejo político y problemas de gestión

“Estamos conscientes de los problemas que hay en el Ministerio de Salud… y vamos a tomar medidas pronto”. Esa fue la sentencia con la que la ministra del Interior, Izkia Siches, cerró el crítico análisis a la gestión a su par de Salud, María Begoña Yarza, que incluía una lista larga de reparos de los presidentes de partido en el tenso comité político del lunes 20 de junio en La Moneda.

Aunque no estaba entre los presentes, la titular del Minsal ocupó 20 minutos de protagonismo en la cita del comité político ampliado.

La frase que pronunció Siches impactó a varios de los asistentes. Según explican testigos del hecho, tras la afirmación hubo silencio. Algunos presidentes de partidos lo interpretaron como el inicio de la caída de Yarza del gabinete. Otros, que iba a ser, a lo menos, intervenida.

Molestia de los partidos oficialistas con Yarza

Tras terminar la evaluación de la crisis por el cierre de la fundición Ventanas de Codelco, “hubo una crítica muy dura contra la ministra de Salud desde los partidos por sus problemas de gestión. Se habló sobre ella por más de 20 minutos”.

Testigos de la cita relataron a EL DÍNAMO que la primera en alzar la voz fue la presidenta de Convergencia Social (CS), la diputada Gael Yeomans. La legisladora, explican, se dirigió molesta a la ministra del Interior, Izkia Siches.

Relatan que expuso que era impresentable que, el 14 de junio, 24 horas antes del anuncio oficial, Yarza, en una entrevista, diera a conocer el adelanto de las vacaciones de invierno, sin que estuviera informado el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, ni hubiera coordinación con la cartera de la Mujer, que encabeza Antonia Orellana, también de Convergencia Social.

La diputada Yeomans, autora del proyecto del post natal de emergencia durante la pandemia en 2020, se maneja bien en los temas de Salud.  Sus asesores confirman que abordó la situación de Yarza, porque a su juicio la ministra estaba descoordinada del resto del gabinete y su manejo era desafortunado.

PC y PR cuestionan gestión y manejo político del Minsal

Antes de que Siches respondiera, tomó la palabra, también disconforme, el presidente del Partido Radical, el diputado Alberto Robles. El médico dijo que ese no era el único problema, sino que la gestión de Yarza demostraba permanentemente lentitud y descoordinación.

Presentes en la reunión en La Moneda afirman que manifestó que también le preocupaba la administración de Yarza, principalmente en atención primaria, el manejo hospitalario y el aumento de las listas de espera porque no se han trabajado en forma adecuada.

“El manejo en Salud es deficiente, hay que gestionarlo de mejor forma. Me parece impresentable lo que ocurrió con los médicos del Hospital Psiquiátrico de Valparaíso, donde Yarza decide llevar a la justicia una acusación de tortura, no se haga cargo y haga desfilar colegas por tribunales”, habría dicho el radical.

Guillermo Teillier (PC) también intervino. “Fue escueto, Salud es importante para el PC, pero estuvo muy lejos de respaldar la gestión de Yarza”, señala un testigo.

Consultado el diputado Robles por EL DÍNAMO por sus dichos en La Moneda señaló: “Yo no voy a comentar lo qué pasó en el comité político”.

Aunque agregó: “Lo que sí puedo decir es que la ministra Yarza hizo algo gravísimo. No puede pensar que está en la oposición y hacer esa denuncia de tortura. Si hubiera algo fuera de las normas es porque el jefe del servicio autorizó hacerlo. Es decir, el subsecretario de Redes Asistenciales o Yarza tienen responsabilidad técnica y política. Es una acusación grave y el Gobierno no le ha dado la connotación que tiene acusar a un médico de tortura”.

Otro elemento que tensiona su gestión y desgasta al Ejecutivo, relatan en el Gobierno, es que un sector del Colegio Médico, indignado por las acusaciones de tortura, estaban decidido a sancionarla con la expulsión, “porque el daño era irreparable y hay una investigación judicial en curso”.

Para evitar que se llegara a la máxima sanción se comenzó a gestar una operación con médicos socialistas y del Gobierno para interceder ante el Colegio Médico.

Siches y Orellana le quitan el piso a Yarza en La Moneda

Cuando los presentes esperaban una defensa cerrada de Begoña Yarza, la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, reveló que el Gobierno compartía las críticas al Minsal.

“La descoordinación de Yarza es un problema”, expresó. Y transparentó a los jefes de partido que la situación de las “vacaciones o receso” de invierno había sido “un anuncio de Yarza inconsulto a la jefa de gabinete” y que se había “omitido la perspectiva de género y la coordinación con otros ministerios”.

Orellana, visiblemente enojada y con duros términos, señaló —mirando a los presidentes de partido— que “estas situaciones no pueden volver a ocurrir nunca más, porque muestran a un Gobierno desordenado e improvisando”.

Luego de la ministra Orellana, Izkia Siches, tomó la palabra. Tras una breve exposición, pronunció la frase que impactó a varios de los presentes. “Estamos conscientes de los problemas que hay en el Ministerio de Salud… y vamos a tomar medidas pronto… y vamos a tomar medidas pronto”.

Tras el dictamen de Siches no hubo preguntas, pero sí diversas interpretaciones sobre “la continuidad de Yarza en su cargo antes de septiembre”.

No obstante, en el oficialismo afirman que “quedó totalmente claro que en el comité político no están conformes con el desempeño ni el manejo político” de Begoña Yarza y que es una de las candidatas del gabinete a ser reemplazada en un próximo ajuste ministerial. 

“Con un asesor que niega el Holocausto, es un problema para el Presidente… no llegará a septiembre”

En la ex Concertación y en un sector del Frente Amplio evalúan que la denuncia de médicos por torturas, el traspié por el criticado anuncio de vacaciones o “receso” de invierno, el aumento de listas de espera, el manejo del COVID-19, el debate por la palabra “mapadre” para englobar a madres y padres son solamente algunos episodios mal evaluados por La Moneda y Presidencia.

Relatan que a estos se suman una próxima interpelación en la Cámara de Diputados y un incómodo oficio de la Comisión de Salud del Senado, para que la ministra concurra a explicar por qué contrató como asesor, por 4.3 millones de pesos, a Pablo Jofré Leal, defensor de la dictadura de Nicolás Maduro y de la política exterior de Irán en torno a la eliminación de Israel.

 

De hecho, tras el oficio, que envió el Senado, la semana pasada, a proposición de Felipe Kast, el asesor Pablo Jofré Leal borró ocho tuits con contenido racista y donde llamaba a los opositores a Maduro como “escuálidos”, un término que usa la policía política venezolana.

 

Por la contratación, en la bancada del PPD, la diputada y ex ministra de Salud, Helia Molina Milman, llamó personalmente a Yarza para reclamarle por “tener contratado a un negacionista del Holocausto y defensor de Maduro y de Rusia”, cuando contradecía la política exterior del presidente Boric. 

Asimismo, la comunidad judía residente alista un reclamo a la ministra del Interior por la contratación.

Por lo mismo, Felipe Kast citó la semana pasada a la ministra Yarza a la Comisión de Salud del Senado, pero ésta aún no envía ninguna respuesta.

“Con un asesor que niega el Holocausto, es un problema para el presidente… no llegará a septiembre”, agrega un legislador.

Más Noticias

Más Noticias