Política

Las cercanías y distancias entre Boric y Pablo Iglesias, el fundador de Podemos

El Frente Amplio se ha nutrido de las propuestas e ideas Podemos, incluso cuando eran el movimiento de Los Indignados del 15-M. El presidente Boric mantiene vínculos con los fundadores Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, pero la relación no ha estado exenta de sinuosidades.

La cercanía con Pablo Iglesias data desde que el movimiento estudiantil chileno coincidió con Los Indigados del 15-M.
La cercanía con Pablo Iglesias data desde que el movimiento estudiantil chileno coincidió con Los Indigados del 15-M.

En 2011, Gabriel Boric, cuando era dirigente estudiantil, comenzó a establecer lazos con varios rostros del movimiento de Los Indignados del 15-M, génesis de lo que en 2014 se transformaría en Podemos. Algunos señalan que el Frente Amplio se inspiró en ellos para su articulación y rescató múltiples de sus miradas. Sin embargo, desde el oficialismo observan que lo que en sus inicios era una sintonía fina con los europeos, ha sostenido cambios importantes en los últimos años.

Podemos, fundado en 2014 por los académicos universitarios Pablo Iglesias Turrión, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, entre otros docentes con un paso por movimientos sociales de izquierda. En su origen, declaraban promover “la defensa de la igualdad de oportunidades, de género y el reparto de la riqueza frente a las  desigualdades sociales del sistema neoliberal”. También tenían una fuerte presencia en sindicatos, principalmente en los de profesores.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, de 34 años, y esposa de Pablo Iglesias, ya cultivaba relación directa con el magallánico desde antes de la fundación de Podemos. Montero vivió en Chile en 2010, mientras estudiaba la carrera de Psicología y llegó a participar en marchas estudiantiles.  Ella, pareja de Iglesias, fue quien vino como invitada al cambio de mando en marzo pasado.  Montero, actualmente ministra de Igualdad, está en el centro de la polémica en España al afirmar que los niños “tienen derechos sexuales”, declaraciones que repercutieron incluso en Chile.

Desde Comunes y RD, destacan que su característica principal de los españoles, y que se mantiene, es la crítica a la derecha y todavía un radical antagonismo al socialismo (español) y a la social democracia. Pese a ello eso no les impidió que finalmente formaran parte del Gobierno del socialista Pedro Sánchez (PSOE). Iglesias llegó a ser segundo vicepresidente en este acuerdo para gobernar juntos. Las críticas al socialismo siguieron y en 2021 se retiró del pacto tras la derrota de las elecciones de la Comunidad de Madrid. 

Desde el oficialismo chileno comentan que Boric dejó de compartir esa crítica al socialismo, al menos públicamente, con la incorporación del PR, PS y PPD al Gobierno. Incluso, dirigentes frenteamplistas coinciden en que la admiración a Podemos que mantenía el mandatario en 2014 ya no es la misma.

La cercanía y alejamiento político Boric-Iglesias

Según explican en el oficialismo, Podemos y el Frente Amplio tienen orígenes, retórica y motivaciones comunes. Y eso facilitó el entendimiento. Identifican como similitud el liderazgo en movimientos estudiantiles con el origen académico de los fundadores del partido español y la visión crítica de lo que llaman establishment político.

Fue en 2014, como legislador por Magallanes, cuando Boric desarrolló los mayores nexos con Iglesias y tomó varias de sus ideas en consideración: el cuestionamiento a sus antecesores de Concertación, la necesidad de reformas al modelo económico y el rechazo a la desigualdad.

Asimismo, Boric participó de podcast de Iglesias, seguía los programas de La Tuerka y Fort Apache, conducidos por el español, y para las elecciones de 2015 en España de diciembre grabó un vídeo de apoyo junto a Giorgio Jackson, donde comentaron "estar mirando su experiencia".

Ese mismo año, Boric señaló al diario El País de España tener importantes lazos con Iglesias y ver muchas semejanzas entre el proceso chileno y español: “Bipartidismo, neoliberalismo, escaso recambio generacional, desmovilización de la sociedad, progresiva privatización de servicios básicos y derechos sociales”, sostuvo.

El mandatario seguía de cerca sus discusiones teóricas de Iglesias, leía sus documentos y libros, e intercambiaban visitas o encuentros políticos.

Sin embargo, cuentan en el oficialismo, que con los años la mirada del mandatario se acercó más a la de Errejón, otro de os fundadores, con quien Iglesias mantiene irreconciliables divergencias, al punto de que el primero renunció al Podemos en 2019 y formó Más País.

Según analistas españoles, con el tiempo Errejón fue considerado un dirigente más realista, que buscaba construir acuerdos con la social democracia y el PSOE, lo que en principio era resistido entre el grupo español. “Iñigo tiene un trato más afable en las formas, mientras que Iglesias es más duro y agresivo contra los rivales políticos. Como realista buscaba también cálculos electorales”, comentan en Apruebo Dignidad.

En el PPD, quienes lo han conocido, comentan que el académico no se identifica nítidamente con la izquierda, que ha sido la principal apuesta de Iglesias. “Algunos dicen que es más populista Errejón, pero era el que pone cálculos económicos a las propuestas que ha hecho ese partido, los demás no”, señala un senador del PS.

Errejón defiende ideas del filósofo, politólogo y académico argentino de la Universidad de Essex Ernesto Laclau, autor de varios trabajos sobre postmarxismo, una teoría que revisa la doctrina marxista de modo realista, rechaza la lucha de clases y el materialismo histórico. Su principal libro es Hegemonía y estrategia socialista. Mientras que Iglesias es adherente de Gramsci, el teórico marxista defensor de la hegemonía cultural y miembro fundador del Partido Comunista de Italia.

 Afinidad con aspectos de la visión Iñigo Errejón

 Desde su llegada a La Moneda, a lo menos, Boric ha mostrado políticamente una mayor afinidad con algunos aspectos de la visión Iñigo Errejón, quizás por sobre la de Iglesias”, sostiene un dirigente de Comunes.

La relación entre Boric y Errejón se estrechó en 2018, a partir de la participación de éste en el cierre del Congreso A toda marcha de Revolución Democrática.

En enero pasado, por redes sociales, el mandatario publicó que había leído Construir pueblo, de Íñigo Errejón, y puso en Twitter párrafos destacados del libro. “Los revolucionarios se prueban cuando son capaces de generar orden. Un orden nuevo, pero orden, que dé certezas y que incluya también a la mayor parte de quienes estaban en contra de él”, fue una de las frases subrayadas. Lo que es interpretado como la línea de campaña de segunda vuelta del magallánico.

En una reciente entrevista, Errejón valoró de Boric su “comprensión de la relación con el pasado”, que considera que el cambio “nunca es hacer tabula rasa” con lo que había antes. “Ganar es siempre incorporar una parte del adversario, y por lo tanto, Boric no ha ganado solo con los votos de la izquierda (…). Ha sido el candidato de la unidad de una mayoría muy amplia de los chilenos que incluye la izquierda, pero que va más allá”, afirmó a El País, tras el triunfo de Boric, el ex Podemos.

“Sacar la peor cuña posible”: la frase preferida de Boric contra la prensa

Iglesias, de paso por Chile, también conoce bastante a Boric. Se han juntado en Madrid, han recorrido “tabernas de tapas”, intercambiado visiones, las lecturas de Gramsci y las críticas a los medios de comunicación. Una versión de Comunes plantea  que en los últimos meses Podemos es el que mira a Boric y que Iglesias en la actualidad necesita “más de lo que ya tiene, por lo que acercarse a Boric le suma en España”.

Por ejemplo, sostienen en el oficialismo que la frase de Boric “sacar la peor cuña posible”, cuando cuestiona a la prensa, es casi idéntica a la retórica de Iglesias. Es una frase que en las últimas semanas se le ha escuchado a los menos seis veces al reprochar preguntas de periodistas en puntos de prensa o entrevistas de televisión

No obstante, desde el Gobierno explican que el presidente no pasa por alto las disputas internas y personalismos de Podemos. Esas divisiones son las que Boric busca evitar ocurran en su coalición.

También en Comunes plantean una diferencia relevante con Podemos: “En el Frente Amplio nunca hubo interés por llegar a los sindicatos y no hay proletariado en sus militantes. Hay solo ex dirigentes estudiantiles en sus líderes. Podemos también apunta al sindicalismo”.

Más Noticias

Más Noticias