Política

Las dudas de María Rivera para aprobar la nueva Constitución

La convencional ex Lista del Pueblo dejó en claro que el borrador de la nueva Constitución no la representa, ya que no cambia “este país de raíz”.

Junto con ello, cuestionó que la Convención no considerara en su labor su declaración de principios, donde se pedía la libertad de los llamados “presos políticos” del estallido social. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Junto con ello, cuestionó que la Convención no considerara en su labor su declaración de principios, donde se pedía la libertad de los llamados “presos políticos” del estallido social. AGENCIA UNO/ARCHIVO

La convencional María Rivera (ex Lista del Pueblo) expresó sus dudas sobre si entregar su voto a favor de la nueva Constitución, asegurando que el borrador surgido de la Convención no resuelve “los problemas más sensibles”.

En entrevista con La Tercera, Rivera planteó que sus propuestas en la instancia, donde destacó el disolver los tres poderes del Estado para crear una Asamblea Plurinacional -que tuvo cero votos en el pleno- buscan cambiar “de fondo el sistema”.

Sin embargo, a pesar de ser tildada como “ultrona” en la Convención, la abogada ha votado varias veces alineada con la derecha, aunque sostuvo que “el que coincida el voto no significa que tengamos la misma razón. Como no existen más expresiones del voto, coincidimos”.

En tanto, se mostró dubitativa de votar por el Apruebo el próximo 4 de septiembre, ya que la nueva Constitución “no va a solucionar los problemas” y de paso dejó en claro que “no son mis normas”.

Por su parte, expresó que es más efectivo "volver a organizarnos en los territorios, recuperar los sindicatos para la clase trabajadora obrera, generar la unidad entre los distintos sectores para recuperar todo lo que nos han saqueado y cambiar este país de raíz”.

Respecto a sus críticas al borrador, María Rivera explicó que se debe a que “no se toca en definitiva al obstáculo más grande que hay: el sector privado. Entonces, va a ser imposible garantizar todos esos derechos, imposible”, por lo que se debe echar mano a la riqueza que administra el mundo privado.

Junto con ello, cuestionó que la Convención no considerara en su labor su declaración de principios, firmada por otros 34 convencionales, donde se pedía la libertad de los llamados “presos políticos” del estallido social.

“A poco andar, esa condición se difuminó en la Convención y quedé solo yo defendiendo esa libertad de los presos políticos. La convención se olvidó de ese tema”, puntualizó.

Más Noticias

Más Noticias