Política

Marcos Robledo (PS), ex asesor de Bachelet, se defiende de acusación de Artés: “Estoy sorprendido”

En entrevista con EL DÍNAMO, el socialista Marcos Robledo, ex asesor de Bachelet, cuenta los motivos que lo llevaron a incorporarse al comando de Gabriel Boric.

El ex subsecretario de Defensa, Marcos Robledo (PS), fue llamado por el comando de Gabriel Boric
El ex subsecretario de Defensa, Marcos Robledo (PS), fue llamado por el comando de Gabriel Boric

El ex subsecretario de Defensa, Marco Robledo, militante del Partido Socialista, comenzó “a colaborar, no trabajar” con el comando de Gabriel Boric hace menos de un mes. Ingresó al equipo de contenidos que trabaja propuestas en Defensa y Fuerzas Armadas.  Trabajó más de una década con Michelle Bachelet en estos temas y defiende el Gobierno de la Nueva Mayoría

Dice que las acusaciones del candidato de Unión Patriótica, Eduardo Artés, acerca de entrenar cubanos anticastristas en Miami lo dejaron “muy sorprendido”. Afirma que el líder del PS, Álvaro Elizalde, no le ha manifestado oficialmente su disconformidad por no apoyar a la candidata de Apruebo Dignidad, Yasna Provoste.

Marcos Robledo comparte la visión de Maya Fernández acerca que Boric es quien mejor representa los valores del allendismo y también adhiere a las críticas que el vicepresidente del PS, Marcelo Schilling, realizó en EL DÍNAMO contra el senador Elizalde sobre falta de conducción en la tienda de París 873.  Dice que espera que el domingo gane Gabriel Boric (…) “pero no me atrevo a hacer un pronóstico de quien lo acompañará. En todo caso, siento un gran respeto por (las opciones de) Yasna Provoste”, asegura Robledo.

—¿ A qué se dedicó una vez terminado el Gobierno de Bachelet?
—Bueno, soy profesor de la Universidad de Chile, sigo dedicado a los temas de mi especialidad que son política exterior y relaciones cívico militares. Yo tengo una trayectoria conocida por todo el mundo, combino la actividad política con la académica. Soy una persona pública y por eso estoy muy sorprendido por las afirmaciones que ha hecho Eduardo Artes, respecto de mi persona, que quiero reiterar que son completamente falsas.

—¿Qué le parece la imputación?

— Son totalmente falsas, y estoy sorprendido. Como le digo, yo vivo acá en Santiago, él me podría haber llamado para consultarme alguna duda antes de decir una cosa que es completamente falsa. Es lo que puedo decir como una primera impresión.

—¿Cuál es su función en el comando?
—Yo fui invitado a colaborar, no a trabajar, en el comando de Gabriel Boric. Estoy colaborando en el equipo de Defensa, y es así de sencillo, he estado en pocas reuniones y muy recientemente. Hace tiempo el PS debió haber establecido una política de alianzas basada en la izquierda. Y a partir de eso, construir una unidad social y política. No haberlo hecho de esa manera significó un desgaste y un costo político enorme para el Partido Socialista. Por eso una cantidad importante de militantes se han ido del PS o desde el PS manifiestan su voluntad, privada o pública, de apoyar la candidatura de Gabriel Boric.

“La conducción política del PS ha cometido numerosos errores”

—¿Cómo lo tomó el PS?
— No he recibido ningún comentario de parte de autoridades del partido después de comenzar a colaborar con el comando, como muchos otros socialistas. Mi llegada a colaborar con Gabriel Boric obedece a una reflexión política que hemos realizado numerosos militantes del PS. Nos parece que es un momento histórico y es nuestra obligación política ayudar para el triunfo de la candidatura que encabeza Gabriel Boric y Apruebo Dignidad.

—¿Comparte la crítica del diputado Schilling de que a Elizalde le falta conducción y visión estratégica?
—La conducción política del PS ha cometido numerosos errores durante un periodo prolongado. El partido asumió, después de perder las elecciones con  Alejandro Guillier, una política de alianzas con la izquierda que fue ratificada en el último congreso del PS. Esa política de alianzas privilegia la unidad de la izquierda y desde ahí la construcción de mayoría con el resto de las fuerzas políticas que quieran sumarse. Pero eso no ocurrió, y la conducción de la directiva del PS ha significado una desvinculación del partido con el mundo social y político que históricamente representa. Antes el mundo popular era representado por el Partido Socialista. Hoy, el PS es percibido como parte del problema y no como parte de la solución.

“Las máquinas electorales clientelistas distorsionan la realidad interna del PS y permite que se establezcan hegemonías”

—¿Comparte Boric representa mejor el socialismo de Allende?
—La candidatura de Gabriel Boric y el esfuerzo de la coalición que él representa reflejan mucho las miradas y valores políticos que han propuesto los socialistas. Coincido con lo dicho por Maya Fernández, que de muy buena manera, Boric representa muchos valores del socialismo allendista.

—¿Cómo explica que el PS no siguiera la línea de su Congreso sobre alianza con la izquierda?
—Simplemente porque en el marco de la declaración de partidos de ahora, se facilita que haya un clientelismo. Que se desarrollen máquinas electorales clientelistas, no significa que haya militantes registrados por las máquinas con una opinión política. Las máquinas electorales clientelistas distorsionan la realidad interna del PS y permite que se establezcan hegemonías basadas en “militantes fichas” que  construyen mayorías que hegemonizan el PS, pero que no dan cuenta de la opinión real de la militancia.

—¿Qué le parece la crítica a la Concertación y la Nueva Mayoría de que tras 24 años no satisfizo demandas para emparejar la cancha?
—Una parte es legítima. El hecho de que hayan salido millones de personas a la calle a protestar contra las condiciones en que viven, refleja que hay cosas que no estuvieron bien hechas. Y que no se modificaron, pudiendo modificarse. Las responsabilidades ahí tienen que ver con vetos que puso la derecha y un sistema contra mayorías de la Constitución del 80. Pero también con una falta de voluntad política con esas transformaciones, que generaron un alto nivel de rechazo al sistema político, que derivó en el estallido social y luego en un proceso constituyente.

“Las reformas que planteó Bachelet interpretaban bien el sentir de los chilenos”

—¿Cómo evalúa la promesa de Educación gratuita y de calidad de Bachelet?
—La presidenta Bachelet entendió muy tempranamente la situación en que estaba el país. Propuso una agenda de reforma estructurales, que con el estallido se demostró que estaban en la dirección correcta. Ella propuso una nueva Constitución y reformas que terminarán con el enfoque neoliberal, en un tránsito hacia un Estado de bienestar o Estado de derechos sociales. El periodo histórico vivimos hoy permite decir que las reformas que planteó Bachelet interpretaban bien el sentir de los chilenos.

—¿La gente quedó satisfecha con la reforma en Educación?
—Probablemente la ciudadanía no quedó satisfecha con esa y otras reformas que quedaron inconclusas. El mismo proceso constituyente no pudo ser iniciado. Muchas cosas quedaron inconclusas.

—¿Quedaron inconclusas producto de los casos Caval y SQM?
—Se produjo una crisis política que debilitó la proximidad de las reformas, creo que hay un conjunto de razones y sería largo de desarrollar. En mi opinión, la propuesta política de la Presidenta Bachelet iba en la dirección correcta.

Más Noticias

Más Noticias