Política

Ministra de Salud descartó endurecer medidas pese a alza de casos COVID-19

María Begoña Yarza no ve necesario esto debido a que no se ha sobrecargado la atención en las redes asistenciales.

En los últimos días se han registrado más de diez mil casos diarios de COVID-19. AGENCIA UNO/ARCHIVO.
En los últimos días se han registrado más de diez mil casos diarios de COVID-19. AGENCIA UNO/ARCHIVO.

La ministra de Salud, María Begoña Yarza, descartó tomar nuevas medidas pese al aumento de casos nuevos de COVID-19, las que en los últimos días se han empinado por sobre los 10 mil contagios diarios.

Su postura, explicó, se debe a que “no ha habido una gran repercusión en la atención en las redes (asistenciales)”.

En conversación con El Mercurio, la secretaria de Estado precisó que este nuevo rebrote “es algo que ha pasado en otros países. La circulación viral del COVID-19 tiene una forma cíclica. Es decir, hay períodos de aumento, de disminución y período en donde la circulación se mantiene en niveles bajos”.

“Ahora vamos en ascenso y creemos que la próxima semana y la siguiente va a seguir así. La preocupación más grande es que esto coincide con el aumento de virus respiratorios estacionales, como el virus sincicial, la influenza, la parainfluenza e incluso el rinovirus”, añadió la autoridad.

Con respecto a la posibilidad de endurecer las medidas adoptadas por el aumento de casos COVID-19, la ministra María Begoña Yarza sostuvo que “uno de los factores con los que tomamos decisiones es la circulación viral, pero el segundo tiene que ver con la cobertura de vacunación y el tercero, con la respuesta de las redes asistenciales”.

“Como hemos visto, en este brote no ha habido una gran repercusión en la atención en las redes. Por eso, no parece que sea necesario avanzar a otra etapa del plan Paso a Paso”, indicó.

Uso de la mascarilla

La ministra de Salud, María Begoña Yarza, fue consultada respecto a una autocrítica tras autorizar la flexibilización del uso de la mascarilla en espacios públicos.

Sobre este tema, afirmó que “dimos una posibilidad, con muy bajo riesgo, de no usar la mascarilla excepcionalmente en espacios abiertos. Teníamos los elementos de la evidencia para hacerlo”.

“Además debíamos dar alguna señal de avance en la vida cotidiana de las personas. La idea es que cada persona, grupo familiar o comunidad tome decisiones de acuedo con la etapa epidemiológica en la que estamos, los riesgos personales y las capas de proteccióm que yo tengo”, añadió.

Más Noticias

Más Noticias