Política

Piñera entrega su última Cuenta Pública marcada por la crisis sanitaria

El mandatario entregó anuncios sobre seguridad, salud, derechos humanos y para la región de La Araucanía.

El mandatario durante su discurso en el Congreso. AGENCIA UNO
El mandatario durante su discurso en el Congreso. AGENCIA UNO

El presidente Sebastián Piñera entregó la última Cuenta Pública de su segundo Gobierno, la que estuvo marcada por la defensa de la obra del país de las últimas tres décadas y pidió perdón a “muchas personas que sienten rabia y frustración” por la gestión de la pandemia de COVID-19.

El mandatario llegó hasta el salón principal del Congreso Nacional de Valparaíso, el que tenía un aforo limitado de 50 personas por motivos sanitarios, siendo recibido por la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), y el titular de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN).

Al inicio de su discurso, el jefe de Estado mencionó a los ex presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, destacando hitos como la recuperación de la democracia, la Jornada Escolar Completa, la regla fiscal y el Pilar Solidario, respectivamente.

“Pero estas tres décadas de progreso también dejaron grietas y personas postergadas, que debemos reconocer y acoger. Ellas hoy nos interpelan y con justa razón. Fuimos ingratos con nuestros adultos mayores. No cuidamos como merecían a nuestros niños más vulnerables. No enfrentamos con mayor decisión las carencias y temores de la clase media. No redujimos con suficiente velocidad las desigualdades”, expresó.

La autoridad comparó la crisis actual con lo vivido por el país durante los primeros años del siglo XX, el que estuvo marcado por la gripe española, la desestabilización que terminó en la Constitución de 1925 y la Gran Depresión de 1929. También mencionó la polarización de la década de los 60 y 70 entre “las democracias occidentales y los socialismos reales”.

“En todos estos desafíos, la política no estuvo a la altura”, mencionó.

Anuncios en salud, seguridad y La Araucanía

Durante su última Cuenta Pública, Piñera entregó algunos anuncios en varias materias, especialmente las relacionadas con la pandemia de COVID-19 y los desafíos en materia de seguridad.

En el aspecto sanitario, el presidente anunció el envío de un proyecto de ley para crear un Fondo de Salud Extraordinario por U$2 mil millones, para financiar la lucha contra coronavirus y sus secuelas, fortalecer los servicios y cobertura del Hospital Digital, y reducir las listas de espera, especialmente en atenciones de  salud mental, especialistas y cirugías.

A esto se sumó la aplicación de la Red de Protección para acompañar a la clase media. Junto con esto pidió al Congreso avanzar en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) universal, el que se extendía a gran parte de los inscritos en el Registro Social de Hogares.

En materia de seguridad, la máxima autoridad confirmó que buscará la creación de un nuevo Ministerio de Seguridad Pública, el que se separará del Ministerio del Interior. A esto agregó la creación de una Agencia Nacional de Ciberseguridad y de nueva carrera funcionaria para Carabineros.

En cuanto a la región de La Araucanía, el mandatario señaló que aún hay deudas pendientes en materia de resguardo de orden público y convivencia, aunque de todas formas mencionó otras medidas que buscan mejorar la economía y la calidad de vida de la zona.

Entre los puntos mencionados, Piñera anunció el “refuerzo del Plan Impulso Araucanía, que mejorará la conectividad digital, a través de la implementación prioritaria de la Red 5G, tecnología de quinta generación”. A ello sumó el despliegue de la Fibra Óptica Nacional en 24 comunas de la región y en las 7 comunas de la provincia de Arauco; la ampliación del tren Victoria – Temuco hasta Padre las Casas; la incorporación de buses eléctricos al transporte público; y un Plan Especial de infraestructura, agua potable y caminos.

Derechos humanos, estallido social y nueva Constitución

El presidente Piñera también aprovechó su última Cuenta Pública para abordar los hechos ocurridos durante el estallido social del 18 de octubre de 2019, momento en el que según él “se manifestó en nuestro país un profundo dolor que tenía sus raíces en las grietas y postergaciones de décadas anteriores”.

El mandatario afirmó que desde entonces se generó un movimiento “en demanda pacífica de mayor justicia”, pero también “una ola de violencia irracional”, mencionando los ataques a las estaciones de Metro, saqueos e incendios que afectaron a la propiedad pública y privada.

“Reitero mi condena total a toda forma de violencia y atropellos a los derechos humanos, y expreso mi más profunda solidaridad con todas sus víctimas, civiles y uniformadas“, expresó.

Junto con esto, el gobernante anunció que “crearemos una Fiscalía Especializada en delitos contra los Derechos Humanos“, la que perseguirá cualquier irregularidad en la materia.

Adicionalmente, el jefe de Estado mencionó que “en las próximas semanas, y fruto de una amplia participación ciudadana, enviaremos un proyecto de ley para remplazar un Decreto de 1983, y garantizar y regular el derecho a la reunión pacífica, permitiendo su libre ejercicio, conforme a los principios y estándares internacionales”.

“Hoy queremos anunciar que también seguiremos fortaleciendo los programas de atención a las víctimas de trauma ocular y lesiones graves, ampliando el acompañamiento y apoyo para una reparación más integral en todas las regiones del país”, detalló además el mandatario.

En cuanto a la redacción de una nueva Constitución, la que comenzará tras la elección de los convencionales constituyentes, Piñera afirmó que respaldará su autonomía, aunque aseguró que “una Constitución nunca debe partir de cero. Debe recoger siempre los aportes de las generaciones pasadas”.

Más Noticias

Más Noticias