Política

Quién es Javier Iturriaga, el general "feliz" que tomará el mando del Ejército

Hasta 2019, el militar tuvo pocas apariciones. Su nombre acaparó expectación tras el estallido social como jefe de la Defensa Nacional en la RM, cuando "contradijo" a Piñera al decir que “él no estaba en guerra con nadie”.

Javier Iturriaga del Campo adquirió protagonismo nacional durante el estallido social cuando asumió como Jefe de la Defensa de la Región Metropolitana. AGENCIA UNO/ARCHIVOJavier Iturriaga del Campo adquirió protagonismo nacional durante el estallido social cuando asumió como Jefe de la Defensa de la Región Metropolitana. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Javier Iturriaga del Campo adquirió protagonismo nacional durante el estallido social cuando asumió como Jefe de la Defensa de la Región Metropolitana. AGENCIA UNO/ARCHIVO

 “Ícaro tiene un humor negro ministro, fue sarcástico con la prensa, pero en ningún caso fue una descortesía con el Presidente”.

De esta forma, desde el Alto Mando del Ejército explicaron la polémica frase a La Moneda, que el próximo comandante en jefe del Ejército, el general Javier Iturriaga del Campo, señaló el 21 de octubre de 2019: “Mire, yo soy un hombre feliz, la verdad es que no estoy en guerra con nadie”.

La sentencia de Ícaro —su nombre de combate militar con el que lo denominan amigos y subordinados— vino en medio de uno de los escenarios más complejos que ha enfrentado el país en el último tiempo.

Piñera, horas antes: “Guerra contra un enemigo poderoso”


La respuesta del oficial de Infantería, comando y paracaidista, emergió cuando se le preguntó, en un punto de prensa, por los dichos del Presidente Sebastián Piñera, quien pocas horas antes había afirmado que “estamos en guerra contra un enemigo poderoso”.

La frase del general Iturriaga, tras el Decreto de Estado de Excepción tras la revuelta social, fue recibida pésimamente al interior de La Moneda y causó indignación en Piñera.

Sectores de oposición valoraron la respuesta señalando que con eso estaba ayudando a aplacar la crisis y dejaba al Mandatario en una posición incómoda. 

Explicaciones en Palacio

Una versión cuenta que el general Javier Iturriaga tuvo que ir a explicar la frase a La Moneda.

Otra, que se comunicó telefónicamente con el Mandatario, para indicarle que "no había sido su intención contradecirlo, sino que era una forma literal de responder una pregunta de la prensa que llevaba una metáfora con una intención política".

Tras el incidente, en el Cuerpo de Generales, explican a EL DÍNAMO que el ahora renunciado comandante en jefe Ricardo Martínez Mananteau lo llamó para felicitarlo. 

“Había incomodado al Presidente, pero era también un mensaje para el resto de los soldados para que evitaran caer en sobre reacciones  con la población civil, por el uso de la nomenclatura bélica.  Ahí recalcó el deber de concentrarse en labores de colaboración con las policías”, dijo un general.

En el alto mando explican que Piñera quedó conforme con la explicación y que la charla fue larga. Agregan que incluso, la frase le ayudó a matizar días después su frase, para indicar que “era una guerra contra la delincuencia”.
 

Refuerzan la idea de que "Piñera lo perdonó", ya que, indican, en 2020 lo ascendió a un puesto clave: jefe de Estado Mayor Conjunto, un cargo considerado como un paso previo para integrar la quina de sucesión
 

Icaro, el hombre feliz

Sus cercanos señalan que su padre, Dante Iturriaga, fue un importante general durante la dictadura, pero que no era de los preferidos de Pinochet, aunque este lo nombró embajador en Panamá y figura mencionado en el caso Riggs.

Recuerdan que Dante Iturriaga en la crisis de 1978 comandó las unidades militares de Arica e Iquique, que estaban reforzadas y expectantes ante el posible ataque de Perú en medio de un reinante escenario de tensión en el país.

Luego, durante la crisis de Las Malvinas estuvo a cargo de distintas agrupaciones en Punta Arenas.

Por ello comentan que, Ícaro, su nombre de combate tomado de la leyenda griega, está influido por admiración a su padre y su especialidad de comando paracaidista

Los puestos clave del sucesor 

El nuevo comandante en jefe del Ejército ingresó a la Escuela Militar en 1980 y es parte del cuerpo docente de la misma escuela en la especialidad de Táctica y Operaciones.

Cuentan que a sus 56 años corre 15 kilómetros y aún salta en paracaídas con frecuencia. Destacan su humor “particularmente negro”, que no usa asesores para decidir y que tiene una mirada crítica de los medios de comunicación.

Posee un Magíster en Ciencias Militares con mención en Planificación y Gestión Estratégica de la Academia de Guerra del Ejército.
 
Fue agregado militar en Brasil, en 2014, y como general de brigada fue Jefe de la Defensa Nacional para la Región del Maule en 2017 tras los incendios forestales que afectaron la zona.

En 2018 fue nombrado general de división tras la remoción de 21 miembros del alto mando en medio de la crisis por las investigaciones de la jueza Romy Rutherford.

Más Noticias

Más Noticias