Pop

“15 razones por las que hoy veré a Muse y no a U2”, por Francisco Ortega

Tengo un lazo emocional con U2, no lo voy a negar. Cierto, nunca ha sido de mis bandas regalonas, pero The Joshua Tree y Achtung Baby están en un sitial personal bien alto de grandes discos de la historia y cada vez que escucho “Van Diemen´s Land” o “Heartland”, dos joyas ocultas dentro de Rattle&Hum se me arruga el corazón.  

Por:  El Dínamo

Tengo un lazo emocional con U2, no lo voy a negar. Cierto, nunca ha sido de mis bandas regalonas, pero The Joshua Tree y Achtung Baby están en un sitial personal bien alto de grandes discos de la historia y cada vez que escucho “Van Diemen´s Land” o “Heartland”, dos joyas ocultas dentro de Rattle&Hum se me arruga el corazón.

Sin embargo, hoy viernes 25 de marzo, no voy a caminar al Nacional para ver por tercera vez al combo de Bono -de hecho tal vez me retire antes que terminen- sino para reencontrarme con un trío inglés que descubrí hace cuatro años y que me maravillan con cada cosa que hacen. Es obvio, soy fan de la ciencia ficción, la conspiranoia, los superhéroes y mi película favorita es Encuentros cercanos del tercer tipo; es imposible que no me guste Muse.

Llegué a la banda original de Devon casi por casualidad. El 2008 trabajaba en la edición chilena de Rolling Stone y el trío británico se presentó en Chile en el marco de la gira  Black, Holes & Revelation. De ellos sabía bien poco, que eran virtuosos, muy buenos en vivo y funcionaban como una suerte de versión con vitaminas de Radiohead, prejuicio que ni con los premios acumulados se han sacado de encima.

Fui a cubrir el evento con pocas expectativas, ni siquiera había escuchado un disco completo del grupo. Llegué al Caupolicán y dos cosas llamaron mi atención, la primera una advertencia a quienes usábamos lentes: “no mirar fijamente al escenario ya que se usaran luces de alta potencia” (fue cierto, me aumentó la miopía después del show); la segunda, un amigo crítico de un matutino de circulación nacional que me dijo: “vas a ver a la mejor banda en vivo del mundo, estos van a ser grande. Son el mejor secreto del rock inglés”.

    -¿Rock?

    -Sí, rock. ¿Ves a toda esta manga de adolescentes con poleras de Blur y Pulp?

    -Sí.

    –No tienen nada que ver con lo que vas a escuchar, esto está más cerca de Rush; en serio.

Mi amigo tituló a su crónica con eso de “el mejor secreto inglés”, yo di las únicas 5 ESTRELLAS que en mi paso como comentarista “live” de Rolling Stone otorgué. Ese mismo año, en El Mercurio apunté que el show de Muse había sido clave, que de aquí a cinco años haber estado esa noche de sábado de julio bajo el domo de calle San Diego marcaría un antes y un después. No me equivoqué, 2011 y Muse ya es una superbanda. ¿Entonces, por qué viene en carácter de telonero? Un enigma tan grande como las letras que escribe Matt Bellamy.

Estas son las quince razones por las cuales hoy en la noche, soy un “caballero de Cydonia”.

1. Siempre me gustó Queen, desde chico, y la única banda que hoy suena –y tiene actitud en directo- como Queen es Muse.

2. Matt Bellany es mejor cantante que Bono y mejor guitarrista que The Edge. Y mejor músico que los cuatro U2 juntos.

3. En un mundo donde, gracias a la crítica esnobistas, decir rock progresivo equivale a ser lapidado en público, Muse se reconoce como cultores de prog rock sin bajar la cabeza y pedir disculpas.

4. Las letras de U2 hablan de cambiar el mundo, las de Muse de invadirlo con monstruos de Marte y osos de peluche gigantes.

5. La versión de “Where the streets have no name” de Muse (con The Edge invitado) es un millón de veces más épica que la de U2. Bueno, yo también encuentro que el cover de Pet Shop Boys es superior a la original.

6. U2 jamás titularía una canción con el nombre de “United States of Eurasia”. Además, mientras Bono y sus muchachos ven a Eurasia (Europa + Asia)  como blanco de sus críticas sociales, Bellamy y los suyos la figuran como un fantasma Orwelliano, imperio dictatorial del futuro.

7. Muse ha ganado seis veces seguidas el premio de la NME a mejor banda en vivo, U2 solo dos y no seguidas.

8. U2 llenó el mítico estadio Wembley en el marco de un megaevento (LiveAid del ’85), Muse solos y dos veces, algo que no hacía una banda desde el Magic Tour de Queen el ’86.

9. Hay que tener patas para en pleno 2010 (y siendo una banda pop, masiva, de gusto adolescente incluso) cerrar un disco con un instrumental de tres partes y veinte minutos de duración, titulado “Exogenesis: A Symphony”.

10. Las letras de U2 llaman a pelear por los derechos humanos y las injusticias del tercer mundo, las de Muse por los derechos extraterrestres en las llanuras de Cydonia (valle ubicado en el sur de Marte, donde según fotos enviadas por las sondas Viking 1 y 2 hay pirámides y una esfinge).

11. Bono juega a ser el mayor galán del universo, Bellamy sólo quiere agarrarse minas ricas. Y se acuesta con Kate Hudson.

12. Bono quiere ser presidente del mundo, Bellamy de la galaxia.

13. Bono cree que el mundo es gobernado por el capitalismo y las injusticias sociales, Bellamy por conspiraciones iluminati, reptilianas y “grises” (alienígenas bajos, cabezones y con ojos almendrados, supuestamente provenientes de Zeta Reticuli)

14. A Bono no le interesa lo que hay en el Area 51, para Bellamy es el tema más relevante del mundo.

15. U2 suenan a U2; Muse a Queen, Pink Floyd, Rush, Jimmy Hendrix, Audioslave, Iron Maiden, Rage Againts the Machine, Radiohead, The Cure, Depeche Mode, Phillip Glass, Tchaikovski, Rachmaninov y Chopin, todo en una misma coctelera y para las masas. Por acumulación, Muse gana y de knock out.

Francisco Ortega es periodista, escritor y guionista. Trabaja de editor de no ficción, asesor de contenidos, colaborador de revistas como Rolling Stone y VIVE y guionista para varias productoras y canales. Es autor de dos novelas y cuentos seleccionadas en diversas antologías. Acaba de publicar el “libro colectivo” CHIL3 y para el 2011 anuncia dos novelas gráficas. Existe en blogger como www.fortegaverso.cl.

Más Noticias

Más Noticias