Pop

“El fin del mundo… tal como lo conocemos”, por Andrea Fuentes

Como estamos partiendo con esto de las columnas en El Dínamo, es que quiero invitarlos primero a que piensen como yo. A que piensen en el fin del mundo de 2012, porque supongo que han escuchado sobre eso. Mucho se ha dicho. Que la profecía maya, que el eje de la tierra, que la alineación planetaria, que el planeta va a chocar con no se qué cosa gigante... Y así más. Como en las películas.

Por:  Macarena Lescornez

Como estamos partiendo
con esto de las columnas en El Dínamo, es que quiero
invitarlos primero a que piensen como yo. A que piensen en el fin del
mundo de 2012
, porque supongo que han escuchado sobre eso.

Mucho se
ha dicho. Que la profecía maya, que el eje de la tierra, que la
alineación planetaria, que el planeta va a chocar con no se qué
cosa gigante… Y así más. Como en las películas.

Bueno, les digo
que yo sí creo que algo pasará el 23 del 12 del 12, pero no en el
sentido de que la Tierra se vaya a acabar o a explotar o que la vida
llegue a su fin, sino que creo en un fin de cómo hoy hacemos las
cosas.

Quiero creer que es el final del modelo económico y
energético que nos ha hecho portarnos tan mal como nos portamos
.
Devoradores y consumistas.

Es sabido ya que al petróleo no le quedan
más de 50 años. Lo dicen muchos investigadores y es un hecho
objetivo que la sangre negra de la tierra ya se está agotando y no
va a quedar nada más. Chao petróleo. Así no más es la cuestión.
El cambio energético se viene sí o sí.

Y vendrá de la mano de las
nuevas energías de la naturaleza
: del sol, del viento, de las
mareas, de las olas, del biogás. Esas que no se acaban y son gratis.
El fin de este mundo que conocemos se acerca y necesitamos estar
medianamente preparados.

La tendencia indica que naturalmente iremos
hacia la autosustentabilidad
. Plantar nuestra comida, generar nuestra
energía, reciclar nuestra basura, reutilizar nuestros desechos. Y la
tendencia también indica que todo esto se hará trabajando en
equipo. Por eso los invito a que reflexionemos juntos.

Por eso los
invito a aprovechar la democratización de las comunicaciones que nos
da internet y comencemos a tender puentes y vínculos con personas
con intereses similares
. Así será súper fácil organizarse para
armar redes colaborativas. Bueno, ya lo está siendo y están pasando
cosas bonitas a ese nivel.

Y como adelantadas e inteligentes que
somos, algunas ya empezamos a responsabilizarnos de lo que botamos y
estamos reciclando
. También cultivamos pequeñas hierbas en la
terraza y metemos las manos en la tierra. Ya cambiamos las ampolletas
por las de ahorro, obvio. E incluso ya usamos la copa menstrual. ¡Ah!
y también nos movemos más en bicicleta.

La invitación a ver la
vida en verde es esta: entusiasmarnos con la vuelta al origen, a lo
nativo, porque el fin del mundo tal como lo conocemos está llegando.
Y la única certeza que tengo como mujer y ser humano es que hoy ya
no podemos seguir haciendo las cosas de la misma manera como las
conocemos
. Es necesario volver a lo básico. A pensar en cubrir
nuestras verdaderas necesidades y no esas que nos han inventado.

La ecología no es una
moda, es un modo de vida
. Es natural. Es un modo de sobrevivencia. Y
como tal la vida se vive en green.

Más Noticias

Más Noticias