Pop

“¿Mente sana en cuerpo sano?”, por M. Elena Dressel

Tengo algo más de treinta y hace décadas que practico deportes. Sí, décadas porque desde los 5 años mis padres me inculcaron el respeto, valoración y amor por las actividades al aire libre. Y eso que vivía en Osorno, en la región de Los Lagos que, a pesar de ser muy linda, de los 365 días del año, 300 llueve y hace frío!!! 

Por:  El Dínamo

Tengo algo más de treinta y hace décadas que practico deportes. Sí, décadas porque desde los 5 años mis padres me inculcaron el respeto, valoración y amor por las actividades al aire libre. Y eso que vivía en Osorno, en la región de Los Lagos que, a pesar de ser muy linda, de los 365 días del año, 300 llueve y hace frío!!!

Ese mismo mensaje de bienestar inculcado por mis padres lo he seguido aplicando a lo largo de mi vida (variablemente, eso sí, porque debo ser honesta y reconocer que he pasado por etapas en las que levantar una pierna me genera una esfuerzo sublime). Y es que el esfuerzo físico es difícil. Tal como lo define la RAE, es el “empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades”. 

Vencer nuestro propio cansancio, dejar atrás nuestros problemas, quitarnos el sentido de culpa y superarnos a diario para conseguir cada vez más, son las sensaciones que trae consigo practicar un deporte. El esfuerzo físico retribuye, genera endorfinas y perfecciona el estado de ánimo. Además engrandece y mejora la autoestima.

Como periodista y comunicadora uso todas las plataformas que están a mi alcance para ser una verdadera pulga en el oído y promover la actividad física. Y ojo! Porque en mis mensajes en la radio y twitter, no le pido a nadie que se transforme en medallista olímpico, simplemente que prediquemos con el ejemplo y que tomemos actitudes tan básicas como salir a caminar en familia durante media hora cada fin de semana.  Gestos pequeños  con los que podemos cambiar completamente las perspectivas de nuestros hijos… Hijos, que por cierto, sufren cada vez más de una obesidad que los condena (más de un millón 700 mil niños presentan problemas de sobrepeso u obesidad infantil en nuestro país).

Y es que los padres no valoran la comida sana como un aporte, pasan horas trabajando en la búsqueda de bienes materiales y el sobrepeso es el precio que están pagando nuestros niños con el sistema económico actual. Se ha examinado y comentado mucho la última encuesta nacional de salud del Ministerio. Lo evidente es alarmarse y pensar que todos y cada uno de nosotros debería tomar conciencia inmediata de lo importante que es la actividad física para asegurarnos una mejor calidad de vida… Pero ¿podemos hacer ESE esfuerzo extra cuando hay cientos de factores que  nos juegan en contra?

Vivimos en una sociedad estresada, con poco tiempo libre y centrada en el éxito individual. Trabajadores endeudados y sobre exigidos, que deben esforzarse el doble para responder a los altos estándares de las empresas. Y díganme si no tengo razón, pero en nuestro país el trabajólico todavía es bien visto, sobretodo por los jefes. Personajes que siempre están  dispuestos  a trabajar horas extra abundan. ¿El resultado? En Chile más del 30% de las licencias médicas se deben al estrés laboral.

Al ver la nueva campaña del Gobierno “Elige Vivir Sano” para promover una mayor actividad física entre nuestros niños y alejarlos de las drogas, me pregunto si los factores antes mencionados serán parte de los análisis de los “expertos” que la crearon. Y es que, sin duda, una campaña audiovisual ayuda. Pero a la vez implica un alto gasto de recursos por parte del Estado…Y ahí uno empieza a darse cuenta de que las incoherencias suman y siguen. Es cosa de entrar a un Burger King y pedir el “Combo Junaeb”…¿¿?? Sí señores, existe y se vende más de lo que quisiéramos. 

La falta de tiempo, un transporte público deficiente, una jornada laboral eterna, el déficit de lugares públicos amigables y los altísimos precios de frutas, verduras  y pescados son como una piedra en el zapato. Y ¿quién puede hacer deporte con piedras en las zapatillas?

En el año 55 D.C el poeta romano Décimo Junio Juvenal predicaba: “Mens sana in corpore sano” (aunque se discute si la frase pertenece a Platón). El punto es que se apela a la necesidad de un espíritu equilibrado  para tener un cuerpo equilibrado. Tener la mente sana y el cuerpo sano o en equilibrio como lo plantea el poeta es, de una u otra forma, algo que se impone para tener una buena calidad de vida. 

Ojalá nuestras autoridades y paneles de “expertos” tomen en cuenta las palabras de Juvenal o Platón, a la hora de generar campañas de fomento al deporte y la buena salud. Mientras tanto seamos nosotros los padres quienes tomemos las riendas del asunto predicando con el ejemplo y haciendo ESE esfuerzo adicional, que  sin ninguna duda cambiará nuestras vidas y de las futuras generaciones. 

María Elena Dressel es periodista busquilla hasta el cansancio. Capaz de vibrar con la machista pasión del fútbol  y descubrirle siempre un cara y sello a la vida.

Más Noticias

Más Noticias