Pop

El fenómeno de la Katemanía

No bien se anunció el compromiso entre Kate Middleton y Guillermo de Gales, la boda real se convirtió en un tema de conversación en toda Europa y más allá. Sin duda, será el evento del año, ya que afecta a una de las casas reales más poderosas del mundo.   Vestida de azul y con un anillo de zafiro en su anular, la prometida del futuro rey de Inglaterra se transformó en heroína, y según dicen, es la inminente sucesora de Lady Di como la "princesa de corazones"

Por:  El Dínamo

No bien se anunció el compromiso entre Kate Middleton y Guillermo de Gales, la boda real se convirtió en un tema de conversación en toda Europa y más allá. Sin duda, será el evento del año, ya que afecta a una de las casas reales más poderosas del mundo.

Vestida de azul y con un anillo de zafiro en su anular, la prometida del futuro rey de Inglaterra se transformó en heroína, y según dicen, es la inminente sucesora de Lady Di como la “princesa de corazones”. Desde que su rostro recorrió el orbe, la Katemanía empezó a desarrollarse a pasos agigantados. Los primeros efectos del fenómeno se sintieron en tan sólo 24 horas, tras el dichoso anuncio de la boda. Los admiradores de los novios reales estallaron de júbilo en redes sociales como Facebook y Twitter, en la que Kate Middleton se convirtió en el Trending Topic (el tema más twitteado) del día.

Kate reinó en la web y también en los comercios. Causó furor el vestido azul que lució en su primera comparecencia ante los medios de comunicación. El modelo DJ157 de la marca Issa, un básico que la firma revisa cada temporada y que cuesta unos 500 euros, se agotó en las tiendas londinenses en un día. Pero no sólo eso. También las joyerías se afanan en producir réplicas exactas del preciado y apreciado anillo de compromiso que pertenecía a la princesa Diana y que el príncipe Guillermo regaló a su prometida: un espectacular zafiro de 18 kilates en color azul intenso, rodeado por 14 pequeños diamantes, de la firma de joyería Garrads, y desde el pasado 16 de noviembre la joya más deseada del mundo.

Jarras, tazas, platos, cenizeros, postales, toda clase de recuerdos conmemorativos, y hasta un tour para turistas por Berkshire village, donde se encuentra el hogar de los Middleton, dan cuenta del fanatismo en torno a la boda real y a la figura de Kate Middleton.

También hay una apuesta sobre el diseñador que vestirá de novia a la futura Princesa en el día más importante de su vida: la casa de apuestas Rupert Adams propuso a sus clientes que hagan juego y se decanten entre Phillipa Lepley, la candidata favorita, Elizabeth Emmanuel, la diseñadora del vestido de novia de la princesa Diana y que ya hizo un boceto para Kate, Vivienne Westwood, la más excéntrica de los seis, Daniella Issa Helayel, la diseñadora de cabecera de la protagonista, Amanda Wakeley, que vistió a Angelina Jolie en la premiere londinense de Salt, y Bruce Oldfield, preferido de grandes celebridades y, por sobre todo, de Lady Di.

Artículo completo vía Hola

Más Noticias

Más Noticias