Pop

FOTOS | Las 7 razones de por qué Alejandro Fernández es científicamente irresistible para las mujeres

El artista mexicano fue uno de los platos fuertes de la tercera noche festivalera y conquistó a varias fanáticas nacionales.

Por:  El Dínamo

No importaron los problemas de sonido, ni las quejas del propio artista durante la conferencia de prensa por las dificultades técnicas o que en las redes sociales muchos clamaran por Emmanuel.

Anoche Alejandro Fernández se robó la tercera jornada de Viña 2015 y los suspiros de sus calcetineras, quienes no dudaron en jurarle amor eterno en la Quinta e incluso, las más jugadas, le prometieron hijos sanitos y de cachetes rojos por las redes sociales.

¿Pero qué tiene el mexicano que algunas mujeres enloquecen? Aquí algunas claves científicamente probadas:

Su sonrisa masculina


Sonreír te hace ver más atractivo cuando estás mirando directamente a una mujer, según este artículo de Psychological Science.

Pero hay una pequeña salvedad que Fernández maneja muy bien. Aún cuando un semblante sonriente es una expresión muy atractiva, según una investigación de la University of British Columbia, para las mujeres un hombre con una sonrisa más neutral, que inspire misterio más que alegría, es más atractivo que uno de sonrisa fácil… tal como esta imagen del mexicano.


El hombre no anda solo


Un estudio elaborado por las doctoras Melissa Burkley y Jessica Parker de la Oklahoma State University y publicado en el Journal of Experimental Social Psychology, demostró un mito de la humanidad: los hombres comprometidos, casados o no disponibles tienen “algo“ que a ellas las intriga y a la vez las seduce, por diversas razones que detallamos acá. 

Ayer, en medio del público de la Quinta Vergara, la novia del artista se encontraba en silencio y mirando el show de su pareja, dato que sus más fanáticas conocen. El hombre nunca anda solo.


Todo bajo control


Un hombre que mantiene la calma en momentos de estrés y que sale airoso de una dificultad, las deja con la boca abierta,según investigadores de la Universidad de Abertay.

El mexicano se vio incómodo en el escenario durante su show por problemas de sonido, pero supo improvisar y sacar el espectáculo adelante, incluso pasando inadvertido. Punto para Fernández.


El juego del mentón

A un porcentaje importante de hombres le gustaría añadirle un par de centímetros a su estatura. Varios estudios confirman que las personas más altas no sólo ganan más dinero, sino que desempeñan, en promedio, mejores cargos.

Fernández no es ejemplo de altura, pero utiliza una técnica que es enseñada una y otra vez en los cursos de coaching: si de por sí eres alto, ya tienes una gran ventaja, pero siempre intenta mantener el mentón horizontal. Bajar la cabeza es señal de un carácter débil, lo que no es muy atractivo. La comparación entre el mexicano y Rafael Araneda en esta imagen es perfecta.


El truco de la barba


Un estudio de la University of New South Wales que posteriormente fue publicado en el Evolution and Human Behavior demostró que a las mujeres les parece atractiva una barba de una semana. Esto tiene que ver con una masculinidad acentuada y verse un poco mayor, lo que se relaciona con mayor experiencia y mayor estabilidad emocional.


El rojo en su vestimenta


Fue el comentario de muchas: cuando Alejandro Fernández se puso el traje de charro, el mundo se vino abajo. Pues bien, podría haber una razón. En la Universidad de Rochester confirmaron que el color rojo en un hombre amplifica todas sus cualidades de masculinidad. Lo hace ver más arriesgado y decidido, pues recordemos que el color rojo tiene una estrecha relación con la sangre, la fuerza y el calor. El detalle del pañuelo en el cuello lo dice todo.


Un clásico de clásicos

Puede sonar cruel, pero está comprobado científicamente. Cuando te haces acompañar de personas menos agraciadas que tú, automáticamente la gente resalta tus cualidades físicas. ¿Notaron que todos los músicos de Fernández eran mucho mayores que él y con mucho menos percha? Esta imagen lo dice todo.


Más Noticias

Más Noticias