Pop

Los mejores (y peores) villanos del cine de superhéroes

A propósito del esteno de la esperada película “Thor” este jueves, se me ocurrió hacer un ranking relacionado con el mundo de los cómics y el cine. Y como hacer el clásico “Las mejores películas de superhéroes” es demasiado cliché, mejor mojarse con las mejores y -las peores- adaptaciones de villanos a la pantalla grande. Tom Hiddleston como "Loki" ha cosechado elogios previos al estreno de la película sobre el héroe nórdico, así que repasemos a quienes antes que él, lograron excelentes interpretaciones de villanos.

Por:  Macarena Lescornez

A propósito del esteno de la esperada película “Thor” este jueves, se me ocurrió hacer un ranking relacionado con el mundo de los cómics y el cine. Y como hacer el clásico “Las mejores películas de superhéroes” es demasiado cliché, mejor mojarse con las mejores y -las peores- adaptaciones de villanos a la pantalla grande. Tom Hiddleston como “Loki” ha cosechado elogios previos al estreno de la película sobre el héroe nórdico, así que repasemos a quienes antes que él, lograron excelentes interpretaciones de villanos.

1) The Joker (Heath Ledger) – The Dark Knight (2008) ¿Alguna duda de que es el mejor de todos? Su sola actuación se roba toda la película,y marca un hito en las historias de superhéroes en el cine. Crea un personaje complejo e intimidante, una representación de la anarquía, el terrorismo y la maldad pura de una sociedad. No es sólo una actuación, sino un espejo de varios problemas del mundo.Cuando mira a Batman y dice “Estamos destinados a hacer esto por siempre” se refiere a más de lo que parece.

2) Ra’s al Ghul (Liam Neeson) – Batman Begins (2005) Ya, empecé a hacer trampa, citando dos veces a la misma saga. Pero Neeson es un actorazo, y logra impregnar de talento su actuación como el mentor y primer gran enemigo del Batman de Christian Bale. Un filántropo con complejos mesiánicos obsesionado con el crimen, y con el castigo de los que lo cometen. Un villano que funciona desde las sombras, y utiliza a todos como herramientas para sus propios planes.

3) Magneto/Erik Lehnsherr (Ian McKellen) – X-Men (2000) Me referiré sólo a la primera película, por ser su mejor interpretación, y porque la tercera es una de las peores películas de la historia. McKellen marca pauta con su interpretación del mutante que controla el metal, al ser la primera gran actuación de un villano de cómic en el cine. Su voz calmada oculta un profundo odio por las heridas que le ha ocasionado la humanidad, racismo, y un profundo deseo de venganza que se transforma en su obsesión. Independiente de la película, el deseo de mostrar a un personaje profundo es lo que se destaca en McKellen.

4) Obadiah Stane/ Iron Monger (Jeff Bridges) – Iron Man (2008) Se confirma la tendencia que mientras mejor el actor, mejor el personaje. Jeff Bridges se luce como el ambicioso socio de Tony Stark/Iron Man que no sólo es el responsable del atentado que dará origen al superhéroe sino que roba la tecnología de su más antiguo compañero de trabajo para crear su propia armadura, como 3 veces el tamaño de nuestro protagonista. Poco le importa que Stark sea el hijo de su mejor amigo.

5) Green Goblin/Norman Osborn (Willem Dafoe) – Spider Man (2002) Si bien la película es reguleque nomas, Dafoe brilla bastante más que su contraparte arácnido, como el loco empresario Norman Osborn, que después de sufrir un accidente con un químico, queda aún más chalado, y de paso explota su lado violento, transformándolo en el Green Goblin, que anda volando por ahí bombardeando y asesinando lo que se le cruce. Su psicopática actuación lo hacen, junto al Magneto de Mckellen, uno de los próceres de los roles serios en supervillanos.

Ahora, el hecho es que en general los villanos salen perjudicados cuando son interpretados. Caricaturescos y mal logrados, hay casos en la historia del cine que
asesinan íconos de la cultura pop, y es preferible olvidarlos.

1) Bane (Robert Swenson) – Batman & Robin (1997) Es difícil escoger en una película en la que todos actúan pésimo, y la que ha sido elegida por varios como la peor película de todos los tiempos. Pero lo que hace Joel Schumaher con Bane es imperdonable. En los cómics, un hombre brillante criado en una cárcel, lo cual lo vuelve violento y megalómano. Uno de los pocos capaz de derrotar al hombre murciélago gracias a su inteligencia. En la película, es un maldito Hulk que no puede ni hablar, es más tonto que un clavo, y no le gana ni a su mamá…o a George Clooney. Una vergüenza.

2) Venom/Eddie Brock (Topher Grace) – Spider Man 3 (2007) No es sólo el hecho de que aparece 15 minutos en una pésima película, sino que lo poco que aparece, parece broma. Si vas a representar a un fotógrafo poseído por un simbionte alienígena que se transforma en una masa negra de perdición, no eliges al flaquito simpático de “Thats 70’s Show”. Frunciendo el ceño para poner cara de “miren que soy malo”, Grace sólo consigue recordarnos a su personaje de Sitcom. Además no alcanza ni a decir hola y explota. (spoiler…. ¿eso se ponía antes o después?)

3) Blackheart (Wes Bentley) – Ghost Rider (2007) Primer error: Hacer esta película. Por Dios que es mala. Segundo error: Transformara un demonio negro gigante y ultra poderoso en un tipo flacucho vestido de negro y con los ojos pintados. Tercer error: Hacer que ese flacucho emo sea el joven raro de “American Beauty”. No creo que sea necesario agregar más.

4) Anton Vanko (Mickey Rourke) – Iron Man 2 (2010) Acá hago trampa de nuevo. Porque este personaje fue creado por los productores de la película, sin existir en los cómics, aunque sí toma elementos de los rusos (Iron Man, como todos, era un elemento de propaganda durante la Guerra Fría) y de Blacklash, un tipo raro con un látigo súper poderoso. El tema es que, sin estar en una mala película, el villano tiene menos peso que un candy. Lo vemos en acción como dos veces en toda la película, y nadie le cree la motivación a Mickey Rourke.

5) The Riddler/Edward Nygma – Batman Forever (1995) Jim Carrey no es un actor serio, sobre todo durante los 90’. Entonces decidieron hacer que el papel tampoco fuera serio, y estoy seguro que le dijeron “sé tú mismo”. El resultado fue ver a Carrey gesticulando exageradamente y riéndose como el guasón durante dos horas de película. Lo bueno es que no tenía que aparentar que estaba loco.

Ahora a esperar que las películas del género que se estrenan este año, Thor, Captain America, y Green Lantern, sean más que entregas regulares, y nos dejen historias dignas de recordar, y por supuesto, supervillanos inmortalizados en el inconsciente colectivo.

Matías De la Maza es estudiante de Periodismo en la UDP, fanático del cine y de todo lo que se relacione con una guitarra eléctrica, e “hincha cruzado desde que puedo recordar”. Hago como que sé de todo. Mi twitter es @Matias_delamaza

Más Noticias

Más Noticias