Pop

"Música para tirar", por Rodrigo Guendelman

El título no es una metáfora ni un juego de palabras. Es tal cual como se lee y como suena: música para tirar. Entiéndase también como canciones para follar, sonidos para tener sexo, melodías para zingar o la banda de sonido para una noche donde la prioridad es templar. Aclarado el punto, vamos a terreno.  

Por:  El Dínamo

El título no es una metáfora ni un juego de palabras. Es tal cual como se lee y como suena: música para tirar. Entiéndase también como canciones para follar, sonidos para tener sexo, melodías para zingar o la banda de sonido para una noche donde la prioridad es templar. Aclarado el punto, vamos a terreno.

La siguiente guía didáctica tiene como objetivo principal compartir algunos nombres de artistas y de canciones que son precisos para generar un clima húmedo, sexy y cuya cadencia se parezca al movimiento pélvico que caracteriza al acto de coger. Parto por los clásicos.

>

Issac Hayes es uno de los íconos de la canción horny. Menos trillado que Barry White y con una voz ronca que ayuda a lubricar cualquier escenario, basta escuchar “I love you that´s all” para entender que el chef de South Park es un genio en la materia. Le siguen los Isley Brothers con dos joyas: “Between the sheets” y “Let´s make love tonight”. Supongo que los nombres evitan cualquier dato adicional.

¿Más música negra setentera? Escuchen a Leon Haywood con “I wan´t ado something freaky to you”, a Donna Summer con “Love to love you baby” y a Kool & The Gang con “Summer Madness”. Si la noche funciona, se aceptan dedicatorias. Capítulo aparte se merecen los himnos horny de Marvin Gaye: “Sexual Healing”, “Feel all my love inside” y “Let´s get it on” danclase en sexualidad. Y si se trata de orgasmos, un imperdible es “French Kiss” de Lil Louis, que debe tener el gemido más largo en la historia de la música popular.

>

Como ese himno de la calentura es de 1989, ya podemos romper el orden cronológico y empezar a disparar nombres de distintas fechas. Por ejemplo, The Herbaliser y ese temazo de 1999 llamado “The sensual woman “, en cuya letra podemos encontrar frases tan literales como “suck, cock, fuck and prick”. Suena rudo al leerlo, pero no al escucharlo. Palabra de scout.

¿Otra gema de la hot music? “I´m wild about that thing (the lost sex tapes: position 1)” de Coldcut, que entre gemidos narra la historia del sexo. Es de 1987 y empieza así: “Everything you always wanted to know about sex but you were afraid toask” (“Todo lo que siempre quisiste saber sobre sexo pero que no te atreviste a preguntar”).

¿Más recomendaciones para entibiar? El primer disco homónimo (1996) de Sweetback, el “Urban Hang Suite” (1996) de Maxwell y el “Brown Sugar” (1995) de D´Angelo, todos de principio a fin. ¿Algo más blanco? ¿Qué tal el debut de One Dove de 1993 con la exquisita voz de Dot Allison? ¿O el primer disco de Ive Mendes (2003), a quien llaman la Sade brasileña? ¿O casi cualquier disco de la nortemericana Vanessa Daou? ¿O los trabajos de The Golden Palominos? Sí claro, faltó Serge Gainsbourg, pero a ese gurú ya todos los conocen. Buena suerte 2night.

Más Noticias

Más Noticias