Tendencias

Trabajando en verano: qué medidas tomar para sobrevivir al calor

A qué temperatura poner el aire acondicionado y cómo evitar los golpes calóricos al salir de la oficina, entre otros consejos, son los que entrega Rómulo Zúñiga, especialista de la ACHS.

Trabajando en verano: cómo sobrevivir al calor
Trabajando en verano: cómo sobrevivir al calor

El verano significa vacaciones para muchos, pero para quienes deben seguir trabajando es sinónimo de luchar contra el calor. Combatir éste en la oficina, y sobre todo fuera de ésta, se convierte en una tarea desafiante, una para la que existen algunos aliados, los cuales nos menciona Rómulo Zúñiga, especialista senior en Salud y Seguridad en el Trabajo de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).

“Lo primero es contar con aire acondicionado, que es prácticamente la única solución. De esta manera, en la medida que no salgas de la oficina no tendrás calor. Éste debe procurar una temperatura que va de los 23°C a los 26°C. Muchas veces se coloca el aire más helado, pero resulta que en verano uno anda con ropa más delgada, entonces, puede incluso producirse el efecto contrario: pasar frío”, explica Zúñiga.

Dentro de este contexto, el Ministerio de Salud emitió un documento en enero de este año a través del que se entregan algunas recomendaciones para afrontar las altas temperaturas en pos de la salud, el confort y el bienestar de los trabajadores. Con esto, se busca evitar síntomas como el agotamiento por golpes de calor y la deshidratación, por lo que –además de considerar la temperatura del aire acondicionado- se debe procurar una humedad que va entre un 30% y un 50%.

En el mismo documento, se hace hincapié en la importancia de elegir la  ropa adecuada, destacando que “el tipo de ropa es una variable que influye de manera importante en nuestra sensación de confort; cuanto mayor es la resistencia térmica de las prendas de vestir, más difícil es para el organismo desprenderse del calor generado y cederlo al ambiente. El confort térmico se alcanza cuando se produce cierto equilibrio entre el calor generado por el organismo como consecuencia de la demanda energética y el que es capaz de ceder o recibir del ambiente”.

En vista de ello, lo ideal sería usar prendas de algodón, seda o lino, ya que la ropa de fibra sintética contribuye a aumentar la temperatura del cuerpo e incluso la sudoración. Además, se debe intentar usar ropa que sea holgada y ligera.

Fuera de la oficina

Si bien el aire acondicionado se convierte en el héroe al momento de enfrentar el calor en la oficina ¿Qué sucede cuando debemos de salir de ésta? Según el especialista de la ACHS, el cuerpo se adapta naturalmente a la nueva temperatura, pero igualmente “se debiese evitar salir durante las horas de mayor calor, es decir, de 12 a 17 horas, especialmente si la persona cuenta con algún tipo de patología”.

Además, Zúñiga indica que “lo ideal es caminar de manera pausada, andar por la sombra, no llevar demasiada carga y disponer de una botella de agua”. Con respecto a esto último, no se trata de beber sólo cuando se tenga sed, sino que hay hacerlo frecuentemente y al menos beber un litro y medio a diario.

Asimismo, es recomendable aumentar el consumo de frutas y verduras, con el fin de que ayuden a reponer las sales que se pierden debido a una mayor sudoración. Por otro lado, antes de salir (20 minutos previos) se debe aplicar de manera uniforme un protector solar de factor 30 hacia arriba, y complementar la vestimenta con un sombrero y lentes de sol con filtro UV.

De igual forma, Zúñiga destacó que “el confort térmico es una condición mental, no es objetiva, sino más bien es una condición subjetiva y dependerá de lo que estés haciendo si la temperatura te va a parecer adecuada o no. Por ejemplo, si se está jugando uno va a estar dispuesto a soportar cierta incomodidad, pero si estás concentrado trabajando te va a molestar una temperatura por sobre lo habitual”.

Más Noticias

Más Noticias