Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Colegio de Abogados confirma “conflicto de interés” de ministro Campos por asesorías a Morpho

Y es que Campos había asegurado que su sociedad con Francisco Zúñiga era solo una "comunidad de techo", esto es que solo compartían oficinas sin tener una relación comercial.


Nacional

24 de octubre, 2016

Autor:

a_uno_720004

El Colegio de Abogados tuvo la última palabra respecto a la situación del flamante ministro de Justicia, Jaime Campos, quien es cuestionado porque el estudio que comparte con Francisco Zúñiga asesoró a Morpho, proveedor informático del Registro Civil, dependiente de su cartera.

Y es que Campos había asegurado que su vínculo con Zúñiga era solo una “comunidad de techo”, esto es que solo compartían oficinas sin tener una relación comercial.

Pero el organismo fue claro en señalar que existe conflicto de interés de Jaime Campos, recordando que “entre las reglas relativas a los conflictos de funciones, el art. 71 de este Código prescribe que: ‘El abogado que se incorpore a un organismo público no podrá intervenir en ningún asunto en el cual haya asesorado o representado intereses de clientes'”.

Según consignó El Mostrador, el Colegio de Abogados apeló al artículo 88 del Código de Etica Profesional que expresa que “cuando varios abogados integran un mismo estudio profesional, cualquiera sea la forma asociativa utilizada, las reglas que inhabilitan a uno de ellos para actuar en un asunto por razones de conflicto de funciones o de intereses también inhabilitarán a los restantes”.

“La extensión de las inhabilidades derivadas de conflictos de funciones e intereses reguladas por el Código de Ética Profesional a otros abogados con quienes se comparte un estudio profesional, no requiere la existencia de una sociedad profesional entre ellos”, agregó, echando por tierra por argumentos de Campos.

Es por ello que deja en claro que “la ‘comunidad de techo’ constituye indudablemente una forma asociativa suficiente para extender la inhabilidad de un abogado a los demás profesionales del estudio cuando esa vinculación profesional supone compartir gastos, utilizar un nombre común, publicitar al estudio profesional como una entidad a través de su página web y copatrocinar, aunque sea ocasionalmente, la defensa jurídica de ciertos clientes”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia