Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Caso Haeger: Ex compañero de celda revela conversaciones macabras de Jaime Anguita

Un ex preso, de 37 años, relata las conversaciones que sostenía con el marido de la contadora, actualmente imputado por haber presuntamente encargado su muerte. En la conversación con diario El Llanquihue, asegura que el ingeniero cometió el crimen. “Con lo que me dijo me queda más que claro”, indica.


Nacional

10 de noviembre, 2016

Autor:

a_uno_617528

“¿No tienes miedo de esta confesión?”

– “A Anguita no le tengo miedo”.

Con esa actitud llegó a El Llanquihue, el “Chico Altamirano”, apodo que eligió este mecánico de 37 años, que fue compañero de celda de Jaime Anguita, ingeniero investigado por la muerte de su esposa, la contadora Viviana Haeger, fallecimiento que se sospecha que fue un asesinato por encargo.

El “Chico Altamirano” estuvo en la misma celda que Anguita. Estuvo preso durante 200 días, y al salir de la cárcel, se llevó consigo un pendrive que le robó al ingeniero. Asegura, además, que éste le había confesado muchas cosas que podrían cambiar totalmente el curso de la investigación en su contra.

Los archivos contenidos en el pendrive son fotografías de cómo fue encontrado el cuerpo de Haeger, videos de las reconstituciones de escena, documentos de la policía y una serie de textos que, según indica el delator, dejarían clara la responsabilidad de Anguita en el homicidio de su esposa.

Ambos se conocían desde antes, cuando el padre del ex reo le arreglaba autos al ingeniero. Al encontrarse en la celda, Anguita “me dio un tremendo abrazo. Nunca pensé que eso (documentos) iban a llegar a mis manos. Yo no soñé que alguna vez iba ayudar en esto. Estoy aportando antecedentes que (la Justicia) no tiene”.

Yo era su ‘paño de lágrimas’. Ustedes nunca lo vieron llorar, pero yo sí, sobre todo cuando hablaba de su mujer”, recuerda el “Chico Altamirano”, el que precisa que esta confesión la hace “para ayudar un poco a don José Pérez. Él no es un malvado como se dice, no. Pero también es para que se sepa la verdad, porque lo están ‘truqueando’ hace un buen rato”.

La verdad, según declara este ex reo, es que “la confesión de él. En la cárcel –en un televisor- veíamos las fotografías del caso. Me mostraba con lujos y detalles que la corrió (a Haeger) 50 centímetros (antes de ser encontrada) y que le sacó unas pulseras (de las muñecas) de oro y plata. Eso me indignó cuando me lo dijo”.

Pese a todo, el “Chico Altamirano” dice que Anguita “nunca dice que la mandó a matar, eso se lo dije al fiscal, pero reconoce haberle pasado la plata al señor Pérez Mancilla un día miércoles (…) afuera de la constructora Puerto Octay, al lado de abajo. Se lo pasó cerca de la vulcanización que está allí donde está el kiosquito”.

Tras indicar que el dinero Anguita se lo pasó a José Pérez en el auto, precisa que “se pueden registrar las cámaras (de la cárcel) allí lo dice todo. Él se iba a parar a mi pieza, mirábamos fútbol, mirábamos los reportajes (sobre el caso) y él iba arreglando situaciones y anotando todo lo que decían en la tele”.

Aparentemente Anguita habría escrito una serie de hojas, cerca de 500 páginas, y en la 198 –“que no la tiene la PDI”- y “allí dice lo que le relaté (…) allí se autoincrimina (…) con lo que escribió”.

La audiencia que se esperaba para esta jornada por este caso se aplazó, porque las defensas buscaron prepararse ante estos nuevos antecedentes.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia