Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Una sustentabilista progresista: La mirada de la ambientalista brasileña Marina Silva

De visita en Chile la ex senadora, ex ministra de Medio Ambiente, ex candidata presidencial y candidata a la vicepresidencia por el Partido Socialista, abordó el camino para un desarrollo sustentable, indicando que sus perspectivas provienen de la experiencias de 30 años como militante socio ambiental.


Ambiente

20 de mayo, 2014

Autor:

/bemparana.com.br /bemparana.com.br

Este martes se desarrolló en el aula magna de la Universidad Santo Tomás la conferencia de la ambientalista brasileña, Marina Silva, que tuvo como tema central el Desarrollo Sustentable. La actividad formó parte de un ciclo que ha llevado a la ex senadora por el Estado de Acre, ex ministra de Medio Ambiente en Brasil, ex candidata presidencial el año 2010 y actual candidata a la vicepresidencia por el Partido Socialista a ciudades como Lima, Quito, Bogotá, La Paz, Buenos Aires y Montevideo y fue organizada por la Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA) y la Fundación Avina.

La cita contó con la presencia del subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, quien valoró la presencia de Silva en Chile y la posibilidad de conocer su experiencia de trabajo y cómo logró que se frenara en un 80% la deforestación de la Amazonía, evitando la emisión de cuatro mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

En su intervención, Marina Silva, abordó el camino para el cambio al modelo de desarrollo actual hacia uno realmente sustentable, indicando que sus perspectivas se dan no desde la formación de la academia, sino desde la experiencias que entregan sus 30 años como militante socio ambiental, lapso en el que tuvo la oportunidad de trabajar, codo a codo a los 17 años de edad, con el conocido ambientalista y sindicalista carioca Chico Mendes, asesinado en 1988.

A ojos de Silva hoy enfrentamos una grave crisis que nos obliga a mutar hacia un desarrollo sustentable que apunta “no solo a una manera de hacer las cosas, de generar energía más limpia, de tratar mejor los residuos o de cuidar los bosques. Suelo decir que el desafío de la sustentabilidad es primeramente cuestionarse profundamente la manera de ser, la visión de mundo, la forma de ser y estar en el mundo. La sustentabilidad no es una manera de ser, sino una visión de mundo, un ideal de vida, buscar una nueva identidad para la humanidad”, para lo que también se requieren nuevos sentidos y significaciones.

La crisis que nos afecta posee cinco dimensiones para la ambientalista: La económica, que nos ha llevado a invertir gran cantidad de recursos para recuperarnos de las caídas; la social, que se refleja en que 100 millones de seres humanos viven con sólo dos dolares al día; la ambiental, que se patentiza en la profunda contaminación del aire, suelos y agua sumada a la pérdida de la biodiversidad. “Y por si esto no bastara, se suma el Armagedon asociado al cambio climático y el esfuerzo de la civilización por reducirlo ya que puede comprometer a la vida”, explicó.

Luego vienen la dimensión de crisis ligada a la política que afecta al mundo entero y se vincula, entre otros elementos, con el espíritu de una época en que  la circulación de la información ya no se da a través del papel sino por Internet, con lo que la intermediación tradicional se quiebra y eso implica un aumento en la participación y una mejora en la calidad de la representación, que además trae aparejado un cuestionamiento a la política sobre todo de parte de los jóvenes, lo que desemboca en una crisis de valores en lo que concierne a la capacidad de relacionarse con el resto.

De ahí que Marina Silva llamara a tener una “actitud clínica y no cínica” que permita llevar a cabo una intervención sistémica para cambiar la calidad de tejido de la civilización y buscar nuevos sentidos y significados. “Frente a esto no soy pesimista ni optimista solo persistente en la búsqueda de respuestas para los problemas que creamos”, dijo

“Yo me identifico como una sustentabilista progresista, lo que no tiene que ver con la izquierda, derecha, centro, arriba o abajo, es una nueva categoría que surge y resignifica experiencias volviendo al origen, a la infancia de la civilización, a lo que queremos ser”, subrayó a continuación.

En este contexto detalló que el modelo para ser sustentables en lo económico debe apuntar a transformar los bienes y servicios en elementos que mejoren la vida de las personas, con igualdad de oportunidades. “Desde el punto de vista ambiental, esto implica que los recursos se utilicen sin comprometer los derechos de quienes aún no nacen…. Como dicen en Kenia, hay que borrar  la idea de dejar la tierra como una herencia a nuestros hijos, porque son ellos los que nos la han prestado a nosotros”, sostuvo.

“Lamentablemente la desigualdad también se manifiesta en el medio ambiente. Por ejemplo, si vemos el ingreso per cápita, probablemente las personas que están más afectadas por la contaminación en Chile tienen menor ingreso per cápita. Puede ser una causa, puede ser un efecto, pero básicamente hay un problema ambiental que tenemos que restablecer”, agregó.

El modelo sustentable que plantea la brasileña también exige un elemento ético potente ya que, tal como manifestó, no hay que olvidar que es más fácil defender el medio ambiente de los demás que el propio, por lo que cada uno debe hacer su tarea desde su entorno liderando con el ejemplo. De ahí que mencionara en el caso de Chile los problemas con el agua, la minería o la contaminación, al tiempo que llamó a tener una actitud de protección con los pueblos originarios.

Por la tarde, Marina Silva se reunió con los ministros de Medio Ambiente, Pablo Badenier y de Energia, Máximo Pacheco. Tras la cita con el primero dijo que “sin sombra de dudas, los grandes problemas que tienen aquí también se pueden constituir en buenas soluciones, sobre todo si son capaces de tener una agenda de largo plazo, un planeamiento de infraestructura con preocupaciones ambientales, generación distribuida de energía y el esfuerzo que se está haciendo en relación a nuevas fuentes”.

Comenta esta noticia