Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Revelan carta de Goic a Ezzati cuestionando manejo de casos de abusos sexuales en la Iglesia

La misiva firmada en el 2014 salió a la luz gracias a la investigación por el eventual encubrimiento en casos de abusos cometidos por sacerdotes.

Revelan carta de Goic a Ezzati cuestionando manejo de casos de abusos sexuales en la Iglesia
Por 22 de Julio de 2018

“Rancagua, junio 11 de 2013. Querido Ricardo: En espíritu de fraternidad y con profundo amor a ti y a la Iglesia, quiero abrirte mi corazón para expresar algunas reflexiones que he orado ante el Señor y quiero compartirlas contigo, consciente de mis límites, debilidades y pecados. Esta carta es conocida solo por ti y por mí. Te pido que puedas acogerla con espíritu abierto y sencillo, de alguien que te quiere, te respeta y valora profundamente tu servicio eclesial”.

Ese es el comienzo de la carta que el entonces presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Abusos, Alejandro Goic, le enviara hace 5 años al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

La misiva salió a la luz gracias a la investigación que realiza el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, sobre el eventual encubrimiento en casos de abusos cometidos por sacerdotes, además de las indagatorias en torno a la red de sacerdotes involucrados en “La Familia”.

La carta, que esta jornada dio a conocer El Mercurio, narra las dudas que Goic tenía entonces sobre el manejo de los casos de abuso y acoso sexual por parte de algunos sacerdotes.

El documento fue encontrada en la oficina de Goic y aún no se esclarece si el arzobispo recibió esta misiva o si alcanzó a ser enviada.

“Quiero, en espíritu de fraternidad y amistad, expresarte algunas preocupaciones. Lo que tú dices y lo que tú haces repercute en toda la Iglesia en Chile (…) quiero compartir dos temas de preocupaciones: 1. El ejercicio de la autoridad, 2. El tema de los abusos en la iglesia”, dice el texto en un comienzo.

“A veces tengo la impresión, quizás muy subjetiva, que no compartes los criterios de la Comisión Nacional en estos delicados temas. A su vez, miembros de la Comisión manifiestan su disconformidad frente a algunas situaciones que te ha tocado asumir. A mí, no me ha sido fácil. Mantener la comunión contigo y respetar y escuchar los juicios críticos de los integrantes requiere un equilibrio complejo. Quizás, es responsabilidad mía, ha faltado provocar un diálogo fraterno, en que, por el amor al Señor y a la Iglesia, conversemos sinceramente y aunemos criterios en materias que han marcado dolorosamente nuestra Iglesia”.

Asimismo, sobre la “Atención pastoral a las personas que han sido víctimas y sus familias” indica que actualmente las víctimas están “profundamente heridas” por los “abusos y las injusticias, han sido dañadas y traumatizadas. (…) Como Iglesia necesitamos desarrollar una mayor actitud empática hacia estas personas, más allá de sus rabias, de sus injustas descalificaciones”.

Agrega que “el caso que más ha impactado en la opinión pública nacional, ha sido el de las víctimas del P. Karadima. Al comienzo de tu servicio fue un signo extraordinario que te reunieras con ellos; después, lamentablemente, esto no continuó. Sé que han sido injustos, duros, incluso a veces han mentido. Pero nada de aquello les quita la condición de víctimas heridas y dañadas”.

“Ayer -no teníamos la conciencia de hoy- manteníamos en silencio estos abusos de menores, decíamos que eran debilidades humanas, se trasladaba a otros lugares a los sacerdotes. Hoy, eso se acabó, gracias a Dios. Tenemos conciencia que no solo es un pecado gravísimo, sino también un delito ante la ley civil. Nadie hoy puede mantener en silencio los abusos de menores”.

Asimismo, señaló que “la transparencia en estos temas” es un “tema crucial. Nos siguen acusando de secretismo, a pesar de todo el esfuerzo que hemos hecho como Iglesia. No hemos logrado cambiar la imagen”.

“El caso que más ha impactado en la opinión pública nacional, ha sido el de las víctimas del P. Karadima. Al comienzo de tu servicio fue un signo extraordinario que te reunieras con ellos; después, lamentablemente, esto no continuó. Sé que han sido injustos, duros, incluso a veces han mentido. Pero nada de aquello les quita la condición de víctimas heridas y dañadas”, dice el texto.

Relacionados

Comenta