La reunión del ministro Jobet con las empresas generadoras tras polémica por alza de cuentas

La cita congregó a representantes de AES Gener, Colbún, Enel y Engie.

Por
La reunión del ministro Jobet con las empresas generadoras tras polémica por alza de cuentas
Compartir

Un encuentro entre “grandes” tuvo lugar este lunes por la tarde en Pirque, en la exclusiva Hacienda Las Majadas. Hasta allí llegó el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, para reunirse con las grandes empresas generadoras de Chile: AES Gener, Colbún, Enel y Engie.

Pero ¿cuál era el objetivo del encuentro? Este quedó claro al término de la cita, ya que el ministro Jobet no tardó en escribir a través de su cuenta de Twitter: “Sobre nota adjunta:  1.- Varios han sugerido formas para evitar nuevas alzas; 2.-Gobierno escucha y evalúa; 3.- Nunca se ha discutido fórmula como el ej. De la nota; 4.- De impulsar alguna, sería con diálogo, y cuidando la estabilidad de las reglas del juego y el equilibrio de los contratos”.

El secretario de Estado aludió de esta forma a una nota publicada este lunes por Pulso/La Tercera, donde se señala que la Comisión Nacional de Energía (CNE) estaba al tanto de la idea de modificar la regla de despacho de los contratos eléctricos y reemplazarlo por un modelo económico, despachando primero los más baratos y luego los más caros. Es más, la CNE, entidad que dirige, José Venegas, precisó que aunque no ha hecho una propuesta formal, está abierta a analizarla.

Hoy cuando ingresa al sistema la energía comprometida en los contratos entre distribuidoras y generadoras, esto se hace de manera proporcional, es decir, si hay tres contratos, cada uno de 100 MW y la demanda es de 210 MW, cada uno entrega 70 MW al sistema, sin importar el tipo de energía ni su precio.

Con el nuevo método que estaba en conocimiento la CNE, si la demanda es de 210 MW -precisaba La Tercera– y hay tres contratos de 100 MW, la distribuidora con el contrato más económico despachará 100 MW, la segunda también y la del contrato más costoso, solo 10 MW.

Y es que esta idea apuntaba a incentivar la entrada de contratos más baratos, para así reducir los costos que pagan los clientes regulados. Pero al mismo tiempo, esto podría perjudicar a las empresas que tienen contratos más costosos. De hecho, según la nota aludida, algunas empresas podrían quebrar, ya que su principal fuente de ingresos son los montos que reciben por estos contratos.

En tanto, entre las razones que se mencionaba para avanzar con esta idea, estaba amortiguar el alza en las cuentas de esa luz, las que en noviembre volverán a tener un aumento de un 10% en Santiago, pero que en ciudades del norte, como Antofagasta, tendrán incrementos cercanos al 16,4%

En esta nota