Nacional

Chilenos entre los que más quieren trabajar después de la edad de jubilación

20% de los encuestados seguiría en el mercado laboral por necesidad. Respecto a las expectativas sobre las pensiones, de acuerdo al estudio, más del 60% de los chilenos cree que las jubilaciones serán peores en el futuro.

Por , 27 de Enero de 2020
Click to enlarge
A fallback.

La situación de las pensiones no sólo es un tema de conflicto en Chile, sino también en el mundo. Por eso, el banco suizo Credit Suisse realizó una encuesta en 16 países desarrollados y en vías de desarrollo, donde Chile aparece entre los países con más pesimismo en futuras pensiones y con los adultos entre los más propensos a querer trabajar después de la edad de jubilación.

De acuerdo al estudio, Chile es el quinto país con respuestas afirmativas respecto a si las personas desean continuar trabajando después de llegar a la edad de jubilación, superado solo por India, Indonesia, Sudáfrica y Brasil.

Fuente: Credit Suisse

En ese sentido, cerca del 20% señala que seguiría en el mercado laboral no por opción, sino que por necesidad.

Respecto a las expectativas sobre las pensiones, de acuerdo al estudio, más del 60% de los chilenos cree que las jubilaciones serán peores en el futuro frente a un poco más del 20% que cree que mejorarán.

Fuente: Credit Suisse

En esa línea, cerca del 30% de los chilenos se sienten inseguros de vivir de forma tranquila con sus pensiones, similar porcentaje de los que se sienten “algo inseguros” sobre el futuro. Menos del 10% se siente confiado.

Fuente: Credit Suisse

Cabe recordar que el pasado 15 de enero, el Presidente Sebastián Piñera anunció el ingreso al Congreso de la esperada reforma a las pensiones. 

La reforma aumenta la cotización adicional en un 6% de cargo del empleador. De este, un 3% se va para el ahorro individual (se suma al 10% actual) y el otro 3% va a un Fondo de Ahorro Colectivo y Solidario  y un aporte inicial del Estado.

Los recursos de este 6% de cotización adicional serán administrados por una Institución Pública Autónoma.

También propone cambios a la industria de Administración de Fondos de Pensiones (AFP), abriéndose a nuevos actores como sociedades sin fines de lucro, cooperativas de afiliados y otras. La idea es fortalecer la competitividad, mejorar  los servicios, reducir las comisiones cobradas y permitir que los afiliados puedan participar en la creación de nuevas Administradoras.

Asimismo, las administradoras tendrán que devolver a las cuentas de ahorro individual parte de las comisiones cobradas cuando la rentabilidad del Fondo sea negativa.