Canales de TV, políticos al volante y video cuñas: combinación mortal

Nos preocupa profundamente una dinámica que se ha visto durante los últimos meses, de políticos transmitiendo lives a través de sus redes sociales, subiendo registros a sus plataformas digitales o grabándose para las denominadas video cuñas que posteriormente los canales de televisión transmiten, todo esto mientras conducen sus vehículos.

Por Claudia Rodríguez Presidenta COSOC Substrans - MTT. Directora ONG No Chat › Actualizado: 21:41 hrs
"Tanto las autoridades como los medios de comunicación deben hacerse responsables de no normalizar estas conductas"
Compartir

La siniestralidad vial es uno de los mayores problemas que afectan la salud de las sociedades, dejando anualmente miles de fallecidos y muchos más lesionados en nuestras ciudades. La problemática de los siniestros de tránsito es un tema complejo que engloba diversas variables: el vehículo, la infraestructura, el ambiente y el factor humano.

Este último es considerado el principal factor de riesgo en los siniestros de tránsito, presente en aproximadamente el 90 % de ellos. Lo anterior es una realidad que ocurre diariamente, pero que se profundiza poco en las políticas o estrategias de seguridad vial que pretenden normar e indirectamente cambiar comportamientos viales inadecuados.

En Chile existen 5.718.409 automóviles según registros de CONASET al año 2019, y 31.171.920 celulares hasta mayo de 2021, según datos del INE. Para una población proyectada de 19.458.310 al año 2020, se podría inferir que cada chileno podría tener más de dos celulares per cápita. La pandemia, el teletrabajo o la educación a distancia claramente alteraron diversos comportamientos de la vida diaria, donde la hiperconexión y la baja capacidad de autocontrol dificultan que en escenarios como la conducción, no se utilicen.

En 2017, un estudio de la ONG No Chat indicó que de 5.800 conductores observados, un 40% manipulaba el celular en luz roja. Al mismo tiempo, se determinó que ir chateando aumentaba el riesgo de siniestralidad en un 10% durante la mañana y en un 20% en la tarde.

Tres años después, en 2020, ONG No Chat en conjunto con Mutual de Seguridad, levantaron evidencia donde se refuerza que la distracción al conducir es un factor de riesgo grave e incompatible con la conducción y que se debe atender de manera urgente.

Uno de los hechos que preocupan es que, el uso del sistema manos libres, tal como lo permite la actual ley de tránsito, no elimina la probabilidad de padecer u ocasionar un siniestro vial, al compararse con el grupo control. Esto refuerza que debiera ser considerado como un elemento que favorece la distracción en la conducción y que eleva el riesgo relativo de que ocurra un siniestro vial.

La lectura y el envío de mensajes mediante “chat”, resultó ser el elemento más peligroso en este estudio, elevando en 27 veces la probabilidad de conducción distraída y en tres veces la posibilidad de atropellar a un peatón, produciendo un deterioro en el rendimiento en la conducción y quintuplicando la probabilidad de participar en un siniestro vial.

La distracción, por manipular un celular, entendida como el desvío de la atención de todas aquellas actividades esenciales en la conducción, ocasiona que el conductor desvíe la mirada de la vía, quite las manos del volante, se salga de la ruta, se detenga o disminuya la velocidad intempestivamente, aumentando el riesgo de generar un siniestro vial grave.

Es por esto que nos preocupa profundamente una dinámica que se ha visto durante los últimos meses, en reiteradas oportunidades, de políticos transmitiendo “lives” a través de sus redes sociales, subiendo registros a sus plataformas digitales o grabándose para las denominadas “video cuñas” que posteriormente los canales de televisión transmiten, todo esto mientras conducen sus vehículos.

Tanto las autoridades como los medios de comunicación deben hacerse responsables de no normalizar estas conductas. Chatear, manipular el celular, grabarse en la conducción, no es normal ni aceptable. La principal causa de siniestros viales en Chile, con más de 25.000 siniestros al año, es conducir no atento, dejando cientos de fallecidos y lesionados que han ido en aumento exponencial estos últimos años en Chile. La violencia vial se debe detener con sentido de urgencia y voluntad.