Secciones El Dínamo

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
17 de Junio de 2024

Política y polític@s

En todo el mundo, y especialmente en nuestro país, abundan aficionados –y muchos de ellos ineptos- y faltan sensatos y dedicados honestamente a la tarea de luchar por una sociedad feliz. Lo que le importa a su mayoría es el poder y la madre de todos los males: el dinero.

Por
AGENCIA UNO / ARCHIVO.
Compartir
Tomás Szasz

es filósofo.

La palabra política, según dice Wikipedia, deriva del antiguo griego, de la expresión “asuntos de las
ciudades” y posteriormente del latín “ciudadano”. En la medida que las ciudades antiguas se aglomeraron y se formaron en países y éstos crearon sus Estados, hoy podríamos decir que la política es “asuntos del Estado”.

En la misma fuente podemos ver que la palabra político, según Platón, significa “…que el mando o poder político necesita de un tipo especializado de conocimiento. El político era quien poseía ese conocimiento para gobernar correcta y justamente, además de representar los mejores intereses de sus ciudadanos”.

Es larga la cita, pero resume lo que hoy, casi veinticinco siglos después de definirlo el más grande de los filósofos, siempre esperamos de quienes ostentan ese oficio.

Aunque no es así: casi siempre terminamos engañados, porque la política hace tiempo que se convirtió en el arte más artero, que mueve los hilos de casi todos los países.

Hoy día, esta ciencia se enseña en las universidades pero, a pesar de esto, son escasos entre los que se
llaman polític@s quienes hayan cursado y menos aún que hayan rendido con altas calificaciones la
materia.

En todo el mundo, y especialmente en nuestro país, abundan aficionados –y muchos de ellos
ineptos- y faltan sensatos y dedicados honestamente a la tarea de luchar por una sociedad feliz. Lo que le importa a su mayoría es el poder y la madre de todos los males: el dinero.

No cualquiera puede ser, por ejemplo, médico porque un partido lo promovió y en consecuencia lo eligieron; no por ser votado salvará vidas. Pero cualquiera puede ser polític@ mediante ese proceso y de sus actos o decisiones dependerán millones de vidas.

Aunque la comparación parezca exagerada, si miramos a fondo, verán que es una verdad profunda.

En los países donde ser polític@ requiere un cierto grado de educación y preparación, los polític@s son profesionales y eso se nota en el desarrollo y la cultura, en el nivel de vida de sus ciudadanos.

Basta compararlo con, para no ir muy lejos, Chile donde la política es tan o más sucia y –principalmente en los últimos años – manejada por auténticos amateurs.

Aunque supongo que el lector sigue los acontecimientos políticos nacionales e internacionales, quisiera
mencionar unos cuantos casos latentes que justifican mi calificación.

Veamos los más recientes que se produjeron durante el viaje del Presidente Boric a Europa. Al desatarse una más de las interminables tragedias naturales típicas de Chile, las inundaciones por las torrenciales lluvias, varios político@s opositores exigieron la interrupción del viaje, para que Boric maneje la emergencia desde casa. No creo que su presencia haya sido más importante que la conclusión del viaje programado hace tiempo; volver apresuradamente habría solo sido de especulación política populista.

Al mismo tiempo se produce otro de los estúpidos chascarros cometidos por nuestro embajador en España, que es político – ¡encima diplomático! – sin otro mérito que ser amigo del presidente. Aunque según su vocera en “política exterior…el liderazgo del presidente en materia internacional… se ha reconocido a nivel mundial”… Sin comentario.

Uno de los alcaldes de la centroderecha, Carter, repentinamente sale a la palestra para iniciar una
vociferada carrera a la presidencia, anunciando al estilo Trump o Milei que vencerá a Evelyn Matthei en la
contienda. Aunque es muy temprano para iniciarla, la forma en que lo hace solo separa a la oposición
sonando sus palabras más las de un matón que de un buen político.

A su vez, la alcaldesa saliente de Providencia tachó de “ingenuo” al gobierno por su actitud en la guerra
comunicacional entre Chile y Venezuela en vez de calificarlo ambiguo y acobardado por la presión
comunista. La ministra Vallejos, cuando no, buscando algún subterfugio para balancear las diferencias con la cúpula de su comunidad, el PC, acusó a la alcaldesa de ser vende-patria (¿venderla a quién?), para dañar la imagen de quien encabeza hace mucho las preferencias para la futura presidencia. Gol en contra: defender a Maduro, eso sí que es traición.

Mario Desbordes denuncia –dice que con pruebas irrefutables – que la magistrada Chong, quien por su
investidura nunca debería meterse en política, lo hizo para dañar su imagen en víspera de elecciones de
alcaldes, filtrando cierta información a Ciper. El medio a su vez la publicó y, a continuación, el INDH está
querellándolo (sospecho que lo sabían antes de la publicación…) y todo indica una confabulación de la
parte politizada de la justicia. Razones no le faltan: aún que no haya habido nada ilegal, ya se logró a manchar su candidatura. Lo malo fue que Desbordes, de paso y al estilo Carter (o Trump, o Milei) agrega: “Le voy a ganar a Irací Hassler, pese a este tipo de operaciones”.

Macarena Ripamonti, RD y alcaldesa de Viña, consiguió un préstamo por $17,5 MIL MILLONES (¡!) para el
municipio, para “detener el déficit financiero”… La aparentemente gran experta en finanzas sacó del bolsillo del pobre fisco platas totalmente innecesarias para cubrir son una deuda a otra… total, no es ella quien (jamás) nos devolverá la plata; habría que monitorear atentamente a donde ésta va, pues las experiencias con su partido dejan muchas sospechas al respecto.

El PC y la JS se están agarrando de los pelos por celebrar este último el aniversario de Oscar Schnake,
fundador del PS. Razones no faltan los comunistas, ya que el motivo de crear un nuevo partido era dar una alternativa y crear una la izquierda más moderada, dividiendo su comunidad. Era desconcertante, pues en el dogma del entonces relativamente joven movimiento marxista-leninista el socialismo ”sería el último peldaño de la revolución proletaria para llegar al comunismo”. Pero eran tiempos cuando también hubo otro movimiento, el del nacionalsocialismo (nazismo) de Hitler; que de paso origina los comentarios del PC apuntando que Schnake fue un “fasco”.

Bueno; basta de aburrir con más cosas: este artículo podría ocupar una toma entera relatando tan solo lo
que pasó en un los últimos treinta días. Estoy seguro que casi todas y todos están tan hartos como yo con la política chilena y quienes la ejercitan.

Léenos en Google News

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Opinión