Piden extradición de chilenos condenados por muerte de dos italianos en 1973

Tribunal de Apelación de Roma estableció que los tres militares, involucrados en la muerte de Juan Josè Montiglio y Omar Venturelli Leonelli, deben cumplir la pena de cadena perpetua.

Por
El Tribunal de Casación de Roma dictaminó otras 14 condenas para otros tantos exponentes de las juntas militares y servicios de seguridad de los países sudamericanos en el poder entre finales de los 70 y principios de los 80. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El Tribunal de Casación de Roma dictaminó otras 14 condenas para otros tantos exponentes de las juntas militares y servicios de seguridad de los países sudamericanos en el poder entre finales de los 70 y principios de los 80. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

La ministra de Justicia de Italia, Marta Cartabia, solicitó este sábado a las autoridades chilenas la extradición de tres ex militares condenados por los asesinatos y desapariciones de dos ciudadanos italianos en 1973, año del sangriento golpe de Estado de Augusto Pinochet.

Se trata del excoronel Rafael Ahumada Valderrama, el exsuboficial Orlando Moreno y el exbrigadier Manuel Vásquez Chauan, quienes deben cumplir la cadena perpetua dictaminada por el Tribunal de Apelación de Roma el pasado mes de julio de 2019.

Los tres golpistas chilenos fueron declarados culpables de la muerte y desaparición de Juan Josè Montiglio, conocido como Aníbal, guardaespaldas del presidente Salvador Allende, y Omar Venturelli Leonelli, ex sacerdote y profesor universitario, por lo que solicitan a las autoridades chilenas su extradición.

El Tribunal de Casación de Roma dictaminó otras 14 condenas para otros tantos exponentes de las juntas militares y servicios de seguridad de los países sudamericanos en el poder entre finales de los 70 y principios de los 80.

“Estamos muy satisfechos con este acto del Gobierno italiano”, ha declarado a ‘La Repubblica’ Jorge Ithurburu, de 24Marzo, la organización sin fines de lucro que siguió a las familias de las víctimas durante los veinte años de actividad del juicio italiano.

“Estamos ante una primera vez que demuestra que el camino iniciado hace muchos años no solo ha traído memoria y verdad, sino sobre todo justicia y el fin de la impunidad”, ha añadido.

La dictadura de Pinochet (1973-1990) dejó más de 3.200 personas asesinadas, una cuarta parte de ellas desaparecidas, otras 28.000 fueron torturadas, y al menos 200.000 fueron forzadas al exilio, según cifras oficiales.