E-commerce: realidad y peligros de las compras en la red

Más del 30% de los usuarios de la red prefieren hacer un clic que visitar un centro comercial, a pesar de las inseguridades que ello les genera, por lo que algunas recomendaciones nunca están de más.

Por
E-commerce: realidad y peligros de las compras en la red
Compartir

La afirmación de que los chilenos han convertido al acceso a Internet en parte de su rutina diaria, no suscita mayores cuestionamientos. Así lo demuestran los resultados de la última encuesta CASEN sobre Tecnologías de la Información y Comunicación elaborada por el Ministerio de Desarrollo Social el 2011, que da cuenta de que más del 50% de la población utiliza habitualmente la red, lo que supone un aumento del 10% con respecto de la medición del 2009.

En este escenario, uno de los efectos que ha generado dicho incremento lo constituye el aumento en las compras online, así en la actualidad más del 30% los usuarios prefieren llenar su carrito de compra en la red que en los comercios tradicionales.

Pero aparejado a lo anterior también se encuentra una serie de nuevas inseguridades como el temor a ser víctima de delitos informáticos como el pishing, tipo de fraude informático donde el perpetrador busca obtener información confidencial, como cuentas y claves bancarias, haciéndose pasar por un sitio o persona de confianza, es una de los métodos de fraude informático más extendido en nuestro país.

Por esto, y como indica Ricardo Noryo, Regional Manager de Ticketbis, una plataforma online de compra y venta de entradas entre usuarios, “cuando eres una e-commerce acabar con la barrera psicológica de la tienda física es muy complicado, por lo que hay que trabajar muy duro para transmitir y garantizar la seguridad de nuestros clientes”, desconfianza que se acrecienta si el producto ofertado es intangible.

De esta manera, no podemos negar que el e-commerce es una realidad, por lo que solo queda guardar los siguientes resguardos:

1. Asegúrese que la web codifica la información privada que introduce. Para ello existen programas como Secure Sockets Layers (SLL) que se identifican con el icono de un candado en nuestro navegador.
2. No envié datos personales, en particular, de tipo comercial, por mail.
3. Compruebe que la empresa facilita datos como CIF, dirección social, teléfono de contacto, email, etc.
4. Compruebe que la empresa disponga de un efectivo sistema de Atención al Cliente en el que puedan resolver nuestras dudas o problemas.
5. Compruebe la existencia en la web de un apartado en el que se especifiquen los términos y condiciones de la compra.

Para más informaciones y recomendaciones, visite el portal del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo. 

Más Tech

Últimas noticias

Populares

Recomendados