Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Las otras veces que Aguas Andinas dejó a toda la capital “bañándose por partes” Las otras veces que Aguas Andinas dejó a toda la capital “bañándose por partes”

Para estos cortes masivos, la empresa también ha debido enfrentar multas, que han oscilado entre los 450 y los casi 800 millones de pesos.

Nacional

Las otras veces que Aguas Andinas dejó a toda la capital “bañándose por partes”

Por 27 de Febrero de 2017

Las medidas que se han tomado son insuficientes”, manifestó esta mañana el intendente de la región Metropolitana, Claudio Orrego, respecto de Aguas Andinas, empresa que provee de agua a gran parte de la capital.

Son cerca de 30 comunas las que han sufrido interrupción del suministro de agua potable, a raíz de las lluvias de la zona de San José de Maipo, que enturbiaron el agua de los ríos, llevando a la empresa a tomar esta medida.

“Esperamos que estas inversiones no se posterguen (…) no es que las autoridades nos hayamos quedado de brazos cruzados. Lo que pasa es que las inversiones que hay que realizar son cuantiosas y significativas”, manifestó la autoridad regional, recordando que la sanitaria tiene un plazo hasta marzo del 2019 para construir la infraestructura que se necesita.

Esto, porque ante las últimas lluvias que han sido más fuertes de lo normal en la región Metropolitana, se ha interrumpido el servicio de agua potable.

La turbiedad ha hecho de las suyas en otras ocasiones en la capital, provocando problemas a la capital por el corte del agua.

Por ejemplo, el 22 de enero y entre el 9 y 10 de febrero del 2013, cerca de 800 mil personas sufrieron la interrupción del servicio. El agua turbia de ese momento impidió que la sanitaria operara a su máxima capacidad. Meses más tarde, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) estableció una multa de 797 millones 662 mil 800 pesos tras dos procesos sancionatorios. La justificación de la sanción fue que “la empresa no podía desatender, ni dejar de ajustarse a procedimientos que dieron pronto restablecimiento a lo que constituye su obligación esencial de servicio, bajo un análisis de racionalidad en los medios y recursos disponibles”, según publicó La Tercera.

El 2016 la turbiedad de las aguas también hizo de las suyas. La empresa anunció un nuevo corte masivo, que afectó a más de un millón de personas y se prolongó por más de un día.

La multa de la Superintendencia en ese momento se elevó a cerca de 450 millones de pesos. Una de estas fue porque en la emergencia no se encontraban operando los Pozos de Renca y Providencia, así como tampoco la ampliación de la planta de tratamiento de agua potable en el sector de Las Vizcachas.

“A lo anterior se sumó que la SISS había requerido a la concesionaria implementar mejoras en los planes de emergencia ante situaciones de turbiedad extrema en las fuentes superficiales. Sin embargo, se constató que el prestador comenzó a monitorear los eventos recién dos días después desde que se activó la alerta, cuando en definitiva las condiciones climáticas adversas al interior de la cuenca ya estaban en plena manifestación”, agregó la autoridad.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post