Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Adopciones irregulares y maltrato: Las acusaciones que enfrenta el hogar de menores Eleonora Giorgi de Aysén

Los afectados acusan a los Tribunales de la región de priorizar las adopciones a la custodia de los familiares directos y que en este establecimiento sus hijos son maltratados.


País

7 de mayo, 2014

Autor:

aysen niño

Yohanna Oyarzo (31) confiesa que hace cuatro años no tenía dinero para mantener a sus tres hijos mientras vivía en Coyhaique. Siempre trabajó como operaria pesquera, al igual que su pareja Erick Venegas (35) con quien tenía algunos problemas, principalmente asociados al alcohol. Según su testimonio, el 2011 tras un periodo de cesantía y con miedo de no poder mantener a sus hijos, pidió ayuda para que ingresaran a un programa de la Junji de la ciudad. El mayor de sus hijos tenía cinco años, el siguiente cuatro y el más pequeño un año de edad. Fue allí donde le hablaron del hogar Madre Eleonora Giorgi de Puerto Aysén.

Según la versión de Yohanna, fue una sicóloga de aquella institución (Junji) quien le sugirió que llevara a sus hijos al hogar el Ángel (anexo al hogar Eleonora Giorgi). Tiempo después, el Tribunal de Coyhaique determinó la incompetencia de los padres. Su idea inicial era dejarlo seis meses, mientras ella trabajaba y mejoraba su alicaída situación económica, juntar un poco de dinero para luego volver a vivir con ellos.

“Me pintaron todo color de rosa, me dijeron que los iba poder sacar todas las semanas, que los iba a ver seguido, pero finalmente fue todo mentira. En el hogar llegamos a tres visitas a la semana, que se fueron convirtiendo en visitas al mes, las monjas siempre estaban presentes mientras estaba con mis hijos. Comenzaron haber roces, yo quería verlos más y ellas decían que no. Si reclamaba me decían que era agresiva. Siempre me sentí evaluada, vigilada y distanciaron las visitas, incluso un día vi que mi hijo mayor tenía moretones en la cara”, dice Yohanna Oyarzo a El Dínamo.

El 13 de junio del 2012 en el Juzgado de Letras Garantía y Familia de Aysén se realizó el juicio oral respecto a la causa susceptibilidad de adopción de los pequeños hijos de Yohanna. Ni ella ni su familia directa tuvieron opción de pelear la custodia. El caso  no es aislado, en la región de Aysén resuenan las acusaciones hacia el hogar de menores Eleonora Giorgi por denuncias de maltrato y haberse convertido en un puente expedito para la adopción de niños chilenos por parte de extranjeros.

Según Yohanna, si perdió a su hijos, fue porque el informe puso énfasis en su pasado, en el consumo de alcohol exagerando las situaciones, pero no se mencionaron los esfuerzos que ella hacía para recuperar su custodia. “Nosotros superamos todos nuestro problemas de inmadurez y si metimos o no la pata, fue un momento, conseguí un trabajo, habíamos cambiado y además si encontraban que no éramos aptos, mi suegra y mi mamá se ofrecieron para ser las responsables de su custodia y apelaron… Una madre que no quiere a sus hijos no da la pelea por ellos, ahora soy comerciante y he golpeado la puerta de diputados y senadores, le pedí a mi familia que apelara, sólo quiero recuperar a mis niños, tenerlos cerca”, dice con la voz afligida. No los ve hace un año.

En el documento del juicio, se mencionan los motivos de la apelación: “Representados por Vladilo Zuñiga por considererase una decisión apresurada del Servicio Nacional de Menores el requerimiento de susceptibilidad de adopción, toda vez que no se ha resuelto la causa proteccional (…) Respecto de la cual no debe olvidarse que se inició por el propio requerimiento de la madre, dado que no podía cubrir las necesidades de los niños y para protegerlos solicitó el ingreso de los mismos a un centro proteccional”.

El calor de una familia italiana

El hogar “Madre Eleonora Giorgi”, está ubicado en Puerto Aysén y es dependiente de la congregación italiana de las Siervas de María Dolorosa. Según el relato de la propia Sor Augusta Pedrielli, su fundadora, el terreno adquirido para el establecimiento fue gracias a una donación que entregó el tenor italiano Luciano Pavarotti, quien es su primo en segundo grado. Una vez obtenido el dinero se fundó el establecimiento en 1990 para acoger a niños en situación de riesgo.

En testimonio en la página iglesia.cl, Sor Augusta llegó a Chile en 1965, a trabajar en el Hospital de Puerto Aysén. “En el centro asistencial asumió el cuidado de los niños, muchos de ellos abandonados. El diario contacto con las enfermedades ocasionaba el contagio e incluso la muerte de menores”, dice el texto.

En otro artículo en un medio de la zona, Sor Augusta comenta que la detención de Augusto Pinochet en Londres motivó la entrega a Sename de hogares de menores administrados por mujeres de Carabineros. En Puerto Aysén, poseían el Hogar “El Ángel”. Para evitar su cierre este fue ofrecido a las religiosas. “Sename nos pidió hacernos cargo y dijimos que no varias veces. Hasta que un día pasan por aquí 18 niños con las tías (…) Nos dio pena decir que no. Nos trajimos a Irene Macías, de la Escuela Gabriela Mistral, para que lo dirigiera”, recuerda sor Augusta.

Además agrega que “Por diferencias con instituciones de gobierno” a 7 años de iniciado su funcionamiento decidieron cerrar el Hogar “El Ángel”. Sin embargo, al poco tiempo suscribieron un nuevo convenio con la Junji, para ocupar dicho espacio para una sala cuna. El hogar es conocido por hacer los enlaces internacionales en países como Italia y Francia. La mayoría de las adopciones de niños mayores de 4 años se concretan con matrimonios extranjeros.

Yohanna Oyarzo, continúa con la historia de cómo perdió la custodia de sus hijos que ya llevan tres años en el hogar, comenta que mientras los niños estaban al cuidado de las religiosas, ella consiguió un trabajo como faenadora de pescado por las noches para poder visitarlos durante el día. “En la Corte de Apelaciones nos fue bien, pero luego el Sename apeló a la Corte Suprema, en un momento llegué a darlos por perdidos, una de las mamá me contó que mi hijo mayor pregunta por mi”, comenta entre sollozos.

Algo similar le sucedió a Maricel Carrasco (34), recuerda que durante el 2011 ella se quedó sola mientras su esposo estuvo preso en la cárcel durante dos años, prefiere no mencionar la razón de su detención, sólo lo cataloga como un incidente con Carabineros, pero enfatiza que ese hecho nada tiene que ver con sus hijos.

Durante todo ese tiempo, ella tuvo que buscar trabajo para sacarlos adelante, también dice que estaba estaba sola y confundida. Como su esposo estaba preso, comenzaron a recibir la visita de una asistente social que vigilaba la situación de sus hijos de tres y un año. “Me hablaron del hogar Eleonora Giorgi, pensé que sería bueno dejarlos en el hogar, pensaba que con unos seis meses estaría bien y así pasaron dos años, en enero de 2013 salieron susceptibles de adopción y yo le puedo asegurar que nunca firmé nada”, explica.

La última Navidad que pasó con ellos fue la 2012, recuerda que al mayor le llevó un robot y a  la niña una Barbie, los miró jugar con sus regalos en el piso de la sala y presintió que sería la última vez que los vería.

Desde el hogar le dijeron que hubo un traslado, pero los niños no están en la región, dice que los ha buscado por todos los hogares y que nadie sabe nada de sus paradero. “La última vez que llamé por teléfono al hogar, me dijeron que no me preocupara, que al menos se habían ido juntos, pero yo quiero verlos, voy a pelear por ellos”, asegura.

El abogado Marcelo Rodríguez, realiza asesoría gratuita en el proyecto Justicia y Paz del Obispado, en esa función le llegaron casos en que Sename de la región habría pedido la susceptibilidad de adopción de los niños, fue allí donde le tocó defender la posición de la familia de oponerse a la adopción. Comenta que lo más visible, fue que algunos de los testimonios revelan situaciones de vulnerabilidad de los niños, no son casos extremos. En su opinión hay que ser muy cuidadoso respecto a que se deben cumplir cabalmente todos los requisitos legales para llegar a la adopción, a diferencia de lo ocurrido en estos casos. “La adopción debe suceder cuando el Estado haya agotado todas las medidas de intervención con la familia. Debe ser la ‘última ratio’, por lo que no puede quedar ninguna duda de que no es posible recomponer las situaciones de vulnerabilidad de la familia”, comenta.

Agrega que es efectivo que gran parte de los familiares han apelado a la decisión de los tribunales de la región. Y es en ese punto donde el abogado hace “una crítica al sistema”. Explica que los familiares más cercanos de los pequeños son citados a la audiencia preparatoria de susceptibilidad de adopción, pero es allí donde el mismo Estado debería esforzarse por encontrar familiares consanguíneos que se puedan hacer cargo de los menores. Explicarles muy bien los efectos del procedimiento de susceptibilidad y sus derechos. “Esto prácticamente no se hace. Hay veces en que los llaman por teléfono y les informan que están citados, normalmente la gente no entiende nada al respecto, según mi criterio este fenómeno ocurre más porque en esta región existe menos control social”, comentó.

Para el abogado existe poco interés por parte de los colaboradores del Sename de seguir esforzándose para que esa familia pueda resurgir, frente a ciertas realidades como el alcoholismo o violencia intrafamiliar, y se opta por la adopción internacional los menores. “Existe un convencimiento previo que será lo mejor para esos niños. Creo que existe responsabilidad del Estado que no asume correctamente su rol. Es deber del Sename evaluar la idoneidad de estos familiares, y en muchos casos les cierran las puertas, negándose a emitir dicha valoración de idoneidad, estos familiares en consecuencia tienen todo un aparataje institucional en contra, y cuando acceden a evaluarlos, deben además pagar por dicho trámite, la adopción es  una “medida de ultima ratio”, comentó.

María Isabel Araya (35) acusa lo mismo, desde hace un año no ha visto a su hija. Ingresó al hogar el 2011 cuando apenas tenía un año y tres meses, hoy ya tiene cuatro, los cumplió en abril. Según María Isabel, la pequeña fue catalogada como susceptible a adopción en el juzgado de Puerto Aysén, ella apeló y en abril sería la audiencia, pero se cambió para una nueva fecha y desde entonces no ha sabido nada.

La historia comenzó cuando sus tres hijas las distribuyeron en hogares distintos; a las dos mayores en un hogar transitorio y la menor la llevaron hasta el hogar Eleonora Giorgi, todo por un pequeño incidente, dice. “Me separé en el 2011 y le pagué a una señora que los cuidara mientras trabajaba, quien las dejó solas un momento, mi vecina me denunció a Carabineros , el caso pasó a Tribunales, sólo la pequeña fue al hogar Eleonora Giorgi”, recuerda.

Ella denuncia un procedimiento del hogar muy parecido al que mencionan las otras mujeres: de las visitas seguidas pasaba a no verla en meses. “Cada vez la veía menos, con prohibiciones de hasta 90 días”, dice mientras arregla sus cosas para viajar a Aysén, irá a preguntar en Tribunales en que quedará todo. “El otro día, desde el hogar me dijeron que M. ya no estaba allí y eso me tiene muy asustada”, comenta . Teme lo peor.

Sus otras dos hijas saldrán pronto del hogar transitorio y en junio regresarán a vivir con ella, eso la tiene contenta. Pero no deja de pensar en M., la última vez la tuvo entre los brazos, la pequeña le rodeó el cuello con las manos y le dijo: “Quiero irme contigo a la casa y ver a mis hermanas”. María Isabel se desmoronó. “Desde entonces, va a ser un año”, dice emocionada al otro lado de la línea del teléfono.

Denuncias de maltrato a menores

Loreana Sosa, directora regional de Sename de Aysén, comenta que la institución no ha recibido denuncias sobre adopciones irregulares, pero hay otras acusaciones graves que afectan al hogar Eleonora Giorgi que tiene que ver principalmente con procesos del reglamento interno del hogar y el trato con los menores. “En el hogar tenemos una subvención de por medio, podemos supervisar cuando ha habido este tipo de reclamos y hay un procedimiento de supervisión y cuando ha tenido que ver con maltrato a niños se hace la denuncia a Fiscalía, ese y ha sido el procedimiento frente a este hogar. El tipo de denuncias formales que nos llegó  sobre este hogar, tienen que ver con el maltrato a niños y eso se denuncia  a la Fiscalía”, comentó a El Dínamo.

La directora regional de la institución, consultada por el tema de los testimonios de las madres citadas en el reportaje, comenta que el lineamiento del Servicio Nacional de Menores es privilegiar la reinserción familiar y se trabaja en función de ello, que los programas de protección tienen como obligación favorecer los lazos  parentales. “Con eso se trabaja, con programas que aportan a la reinserción familiar, cuando un niño es declarado susceptible de adopción es cuando ya se hizo el trabajo proteccional y se trabajó con la familia para devolverlo a ella. Ahí empieza a funcionar la Unidad de Adopción y la primera instancia es buscar a los familiares directos porque la ley lo establece así.  Después de esa primera vuelta que se da, que es regional, viene la prioridad nacional. La última instancia debe ser la adopción internacional”, explicó.

Lorena Sosa agregó que Sename abrirá una licitación para encontrar un nuevo hogar de menores que cumpla con las expectativas de la institución. “En el caso específico de este hogar está con resolución de urgencia porque no cumplieron con los elementos técnicos para la última licitación, el tema de resolución de urgencia ocurre porque no se puede dejar a los niños en la calle, pero estamos trabajando en una nueva licitación para un sistema de protección de niños de 0 a 6 años, Eleonora Giorgi es el único hogar para niños pequeños que hay en la zona”, concluyó.

Comenta esta noticia