Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Relato de un suicidio en el Metro: testigo de incidente muestra lo peor de la sociedad chilena Relato de un suicidio en el Metro: testigo de incidente muestra lo peor de la sociedad chilena

A través de Facebook, un pasajero del tren subterráneo hizo un relato de una experiencia que vivió que hace foco en cómo reaccionan las personas ante estos hechos.

Tendencias

Relato de un suicidio en el Metro: testigo de incidente muestra lo peor de la sociedad chilena

Por 4 de Agosto de 2017

“Tres escenas y un final”. Así parte el relato de un usuario en Facebook sobre cómo vivió un suicidio en el Metro de Santiago, cómo reaccionó la gente que estaba a su alrededor y las sensaciones que le quedaron luego de un momento tan crudo como ése.

Fidel Bermello relata en su “escena número uno” que “el vagón se detiene brusco antes de llegar a estación Cal y Canto. Se apagan las luces. Se enciende el altoparlante. Nadie habla, silencio. Una voz temblorosa, entrecortada pide disculpas a los pasajeros por el frenazo. Silencio. Se escucha la respiración profunda del conductor”.

“Tenemos que detener el servicio, una persona se ha arrojado a las vías, dice. Suspira. Estamos sobre esa persona, agrega con voz casi quebrada. Suspira profundo. Cierre del altoparlante”, dice.

“Escena número 2”, dice el texto publicado en Facebook: “Un hombre de unos cuarenta años, jeans, chaqueta oscura, pelo largo oscuro y gorro echa una maldición. Conchesumadre, dice mirándome, por culpa de ese saco de hueas voy a llegar tarde. Se refería a la persona que se tiró a las vías. Esperaba mi aprobación seguramente. No la tuvo”.

Luego, el relato continúa con la “escena número tres”. “Otra voz toma el micrófono. Una voz más seca, sin emociones, neutra nos dice que debemos salir del tren por la parte delantera y abandonar de la estación. De camino a la salida del vagón un vendedor ambulante habla del suceso. Escucho la palabra ‘Niño’. Le pregunto ¿era un niño el que tiró? Me respondió que sí, bueno, un adolescente me agrega. Él lo vio”, cuenta.

“Sigo caminando y por las ventanillas veo personal de metro mirando abajo, por entre las vías. Personal con reflectante mira abajo del tren buscando algo. Ese algo que está abajo. Ese niño o adolescente. O lo que haya quedado de él. Pensé en mi hermano de 11 años. Pensaba en el chico que estaba abajo de mí”, dice.

Al final del texto, el usuario hace una triste reflexión sobre lo ocurrido. “No hay una sensación más horrible que estar caminando sobre un muerto. Pero no hay nada más real. Caminamos sobre muertos. Una sociedad sin valor por el ser humano está muerta. Muerta”, dice.

“A cada paso que daba para salir del vagón sentía que lo rompía más y más, que lo mataba, y las palabras de ese imbécil diciéndome que llegaría tarde -a su trabajo o a donde sea- por culpa de ese ser humano destrozado bajo el tren me producían nauseas. Quería salir de ahí rápidamente. Salir y fumarme un cigarro. Salir y dejar de pensar en la mierda de sociedad en la que vivo que le importa más llegar a cualquier lado que la vida de una persona. Salir a fumar y volverme a olvidarme de la mierda de sociedad en la que arrojarse a las vías del metro es el único escape. Que matarse sea una solución. Que el suicidio sea una alternativa“, concluye el relato.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día