POP

VTR evalúa ir a la Fiscalía Nacional Económica por posible venta del CDF y teme que el canal suba precio a empresas de cable

La cableoperadora asegura que el canal propiedad de la ANFP y Juan Claro tiene un poder monopólico y el “poder de utilizar a los clientes como su principal arma de negociación, a través del blackout de clientes, es decir `o aceptas estas condiciones o te corto la señal’”. El CDF explica el 25% del costo de programación de VTR.

Por El Dínamo, 26 de Octubre de 2015
Click to enlarge
A fallback.

Tensión en la industria de los cableoperadores ha producido la posible venta total o parcial del Canal del Fútbol, actualmente propiedad de la ANFP y de Jorge Claro. Sobre todo en VTR, que incluso evalúa recurrir a la Fiscalía Nacional Económica para denunciar algunos de los puntos que le preocupan de este negocio.

En entrevista con el Dario Financiero, Guillermo Ponce, gerente general de VTR, explicó que la principal preocupación de la empresa es que con la venta del CDF, el canal exija a los cableoperadores pagar más dinero por poder emitir su señal.

“Hoy el CDF distribuye a los clubes algo así como $ 33 mil millones al año. Sabemos que los operadores de televisión por cable ya le están pagando al CDF por más abonados de los que realmente hay, por efecto del ejercicio de los mínimos garantizados. El otro elemento es que la penetración del CDF está relativamente estancada, es decir, parece haber alcanzado un potencial máximo”, dice Ramìrez.

Y agrega: Entonces, cuando aparece un tercero que está interesado en entrar a la propiedad y dice que le va a garantizar a los clubes una cifra que está en torno a los $ 44 mil millones -eso por lo menos fue lo que escuché-, eso significa que será un 30% más de lo que reciben hoy día, entonces uno se preocupa”. 

El empresario argumenta que este dinero extra que llegará a los clubes, podría provenir del alza de precio a las empresas de cable.  Algo dramático sobre todo para VTR, cuyo 25% de sus costos de programación es el pago a CDF. “Eso es lo que uno se imagina. La única explicación de que la industria le esté pagando a un programador una cantidad de abonados que no existen es por el resultado de negociaciones frente a un poder monopólico, que además tiene el poder de utilizar a los clientes como su principal arma de negociación, a través del blackout de clientes, es decir “o aceptas estas condiciones o te corto la señal”.

Otra de las preocupaciones de Ramírez es que algunos de los interesados en comprar el CDF, son conglomerados que ya tienen “una cantidad muy relevante de señales”. Algo que podría darles un poder de negociación aún mayor y que podría configurar un escenario de monopolio. Sobre todo porque es inviable para un cableoperador no contar con la señal del Canal de Fútbol.

“El CDF hace tiempo dejó de ser una herramienta de diferenciación. Todos los cableoperadores tienen que tenerlo. Esto es la definición de libro de monopolio, el monopolio perfecto y que no está regulado”, dice Ramírez.

Sigue Leyendo

Lector recomienda