Rivalidad Schmidt-Kast mantiene en vilo al Sernam

“El Sernam más fuerte que nunca”. Con esta frase la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Carolina Schmidt, salió a defender ayer las atribuciones de su cartera ante las versiones que aseguran que ésta sufrirá un importante debilitamiento institucional tras la puesta en marcha del Ministerio de Desarrollo Social, proyecto ícono de la gestión del ministro de Planificación, Felipe Kast.

 

Por
Compartir

“El Sernam más fuerte que nunca”. Con esta frase la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Carolina Schmidt, salió a defender ayer las atribuciones de su cartera ante las versiones que aseguran que ésta sufrirá un importante debilitamiento institucional tras la puesta en marcha del Ministerio de Desarrollo Social, proyecto ícono de la gestión del ministro de Planificación, Felipe Kast.

 

En ocho puntos, la ministra aseguró que el traspaso de dependencia al nuevo ministerio no significará la pérdida de su rango ministerial y de sus facultades para el impulso y creación de políticas públicas de apoyo a la mujer, como aseguran personeras de la Concertación, como las ex ministras del ramo Carmen Andrade y Soledad Alvear.

 

En el oficialismo, sin embargo, la nota de Schmidt se interpretó como un mensaje directo al ministro Kast, cuyo proyecto original, ingresado a trámite en el Parlamento el pasado 18 de agosto, omite toda referencia al carácter de rango ministerial del cargo que ostenta la ministra Schmidt. Según relata la senadora Alvear,  el cargo pasa a depender de la subsecretaria de servicios sociales, y se margina del estudio;  planificación; diseño y evaluación de políticas sociales, quedando  como mero ejecutor.

 

Eso, en la idea original del Mideplan, porque en la medición de fuerzas –explican cercanos a La Moneda- es Schmidt quien ha ganado terreno, empujando a Kast a rectificar estos aspectos de la iniciativa, a tal punto que el pasado 22 de diciembre puntualizó ante el Senado que “la iniciativa no toca -lo deja completamente intacto- al Servicio Nacional de la Mujer”.

 

Blindaje de Schmidt

 

¿Qué originó el cambio? En el oficialismo dicen que la excelente sintonía que la ministra Schmidt alcanzó con el segundo piso de La Moneda en estos diez meses y la buena evaluación que hay de su gestión la han convertido en una figura difícil de tocar. “Carolina (Schmidt) está haciendo un gallito porque sabe que tiene al segundo piso con ella”, afirman.

 

El ministro de Planificación, en cambio, no pasa por su mejor momento en el gabinete. La reciente encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) pone en tela de juicio su gestión en el combate a la pobreza, hasta elevar a un 48% el porcentaje de chilenos que cree que en  ese ítem el gobierno lo ha hecho “mal o muy mal”, mientras que un 36% estima que lo ha hecho regular y sólo un 12% ofrece una evaluación positiva. Quienes conocen las evaluaciones de Palacio afirman que esos resultados no se condicen con la exposición pública y recursos que ha acaparado esa repartición en estos meses. 

 

Una alta fuente de RN sostiene, además, que las altas expectativas que generó el ministro más joven del gabinete de Sebastián Piñera se han desdibujado con el correr de los meses, pese a que sigue siendo muy cercano al titular de Interior, Rodrigo Hinzpeter. La ingeniero comercial de la Universidad Católica, en tanto, se ha afirmado en el círculo más estrecho de Piñera, al punto que la asesora personal en comunicaciones del primer mandatario, Fernando Otero, hoy es uno de los puntales de su imagen pública como cabeza del Sernam.

 

“Ella tiene las mejores tasas de cumplimiento de metas presidenciales y de uso del gasto pùblico. Su imagen liberal es bien mirada al interior del gobierno”, aseguran, al punto, que recuerdan que el nombre de la ministra se ha puesto más de una vez sobre la mesa cuando se ha barajado la posibilidad de buscar reemplazante para cargos más potentes en el Gabinete como la vocería o Trabajo.

 

Los cambios

En la Concertación, en tanto, se está armando un diseño para defender el estatus del Sernam, cuyo perfilamiento en los últimos 20 años asumen como propio. “Se está produciendo un desmantelamiento silencioso del Sernam, ya que han despedido a más del 30% de profesionales especialistas en género, porque no hay pronunciamiento claro  sobre el status del Sernam como ministerio”, dice la ex ministra Andrade.

 

El PS a través de la ex ministra de Planificación, Paula Quintana y de la jefa de bancada, Denise Pascal también evidenció su temor a un desperfilamiento general del servicio y de un eventual retroceso en la generación de políticas públicas de apoyo a la mujer.