La embestida minera que amenaza las dunas del Maule

La localidad de Putú está a 22 kilómetros de Constitución. El 27 de febrero el pueblo, que alberga a 1.600 habitantes, corrió el riesgo inminente de ser arrasado por el tsunami que destruyó por completo gran parte de las costas del país, y que cobró la vida de cientos de personas. Putú no corrió la misma suerte. Sus dunas, barrera natural que separan al pueblo del mar, evitaron la catástrofe.

 

Por
Compartir

La localidad de Putú está a 22 kilómetros de Constitución. El 27 de febrero el pueblo, que alberga a 1.600 habitantes, corrió el riesgo inminente de ser arrasado por el tsunami que destruyó por completo gran parte de las costas del país, y que cobró la vida de cientos de personas. Putú no corrió la misma suerte. Sus dunas, barrera natural que separan al pueblo del mar, evitaron la catástrofe.

 

El sector Dunas de Putú, que abarca 38 kilómetros de largo, busca -desde diciembre del 2005- convertirse en Santuario de la Naturaleza. Es uno de los atractivos turísticos más importantes de la localidad. Sin embargo es también una apetecida fuente de litio, hierro, titanio y vanadio, lo que la convirtió en una aspiración de las empresas mineras, que desde enero de 2010 corren con ventaja puesto que la empresa Aconcagua S.A, filial chilena de la firma australiana South American Iron & Steel, consiguió la concesión para explotar la zona en busca de hierro. La empresa, incluso, tendría posibilidades de explorar en el subsuelo del pueblo.

 

La celeridad con que el Estado entregó la concesión despertó las sospechas de los parlamentarios de la zona, y gatilló un amplio movimiento ciudadano en aras de proteger las dunas y su potencial turístico. La polémica llegó esta semana al Congreso. El miércoles, la comisión de recursos naturales –a solicitud del diputado UDI Pedro Pablo Álvarez-Salamanca– envió oficios de fiscalización al Ministerio de Educación, de Medio Ambiente, subsecretaría regional del Medio Ambiente del Maule, Consejo de Monumentos Nacionales, a la Intendencia de la Región del Maule y al municipio de Constitución. En el documento los parlamentarios piden una respuesta que explique por qué se paralizó el proceso de declaración como santuario.

 

“Demás que en uno o dos años se pudo declarar como santuario el humedal. Pero se esperó y esperó hasta que se empezaron a pedir los derechos de minas en el Juzgado de Constitución. Curiosamente antes del terremoto se dictó la última sentencia constitutiva”, sostiene Alvarez-Salamanca.

 

A juicio del diputado DC Pablo Lorenzini la entrega de la concesión a Aconcagua S.A se debió a la “desidia y falta de preocupación de las autoridades por proteger los intereses ambientales y turísticos de la zona”.

 

El socialista y miembro de la comisión de Medio Ambiente, Alfonso De Urresti, en tanto, asegura que la minera consiguió esta concesión entre “gallos y medianoche”. “Esto está hecho a lo bandido, es una tramitación express, durante el verano, cuando hay casi nula oposición”, sostiene. El parlamentario agrega que lo grave de este hecho es que constata que desde el Estado hay un ánimo claro por privilegiar la explotación minera, aunque signifique la depredación del patrimonio natural.

 

La ciudadanía se hace presente

Al igual que en otros lugares del país amenazados por proyectos, las Dunas de Putú también tienen un movimiento que las defienden. La Agrupación por la Protección del Maule Norte lleva un año luchando para que la empresa no pueda llevar a cabo la iniciativa, y han organizado diversas actividades. Incluso hoy realizarán un encuentro recreativo e informativo “para dar a conocer el potencial turístico de las dunas y humedales de Putú y defenderlas del proyecto mineros que pretende instalarse en la zona”.

 

Alejandro Silva, integrante de APRO Maule Norte, explica que “la postura nuestra como agrupación es que un proyecto de esta magnitud no puede desarrollarse. Tenemos historia y arraigo en la zona, además del potencial turístico que existe. No pueden llegar empresas extranjeras, llenarse los bolsillos de plata con nuestros recursos naturales y luego mandarse a cambiar”.

 


Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados