Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
Inseguridad y abandono: cómo es la Zona Roja de Valparaíso Inseguridad y abandono: cómo es la Zona Roja de Valparaíso

Nacional

Inseguridad y abandono: cómo es la Zona Roja de Valparaíso

"Valparaíso parece que estuviera 30 años atrasado, necesitamos que alguna vez empiece a vivir en el 2020 y no nos quedemos en 1990", sentenciaron los vecinos de la Zona Roja.

Por 29 de Junio de 2019

El mortal ataque en contra del geólogo canadiense Peter Winterburn, quien fue asaltado y apuñalado por dos sujetos para robarle su mochila en calle Templeman de Cerro Alegre, uno de los sectores más emblemáticos y reconocidos de Valparaíso, volvió a poner el foco en la inseguridad que denuncian vivir los vecinos de la llamada Zona Roja.

“Todavía estamos shockeados como vecinos con el tema. En este último tiempo habían habido asaltos con arma blanca, pistolas, veíamos venir el tema de la muerte de alguien, pero fue chocante. Yo fui uno de los vecinos que estuve ahí viendo agonizar al turista y de verdad que cuando uno ve esas situaciones deja de pensar en las estadísticas y si pudiéramos trabajar en conjunto con las autoridades, podría haberse evitado el problema”, cuenta Christian Godoy, presidente de la Junta de Vecinos cerro Alegre Baja a EL DÍNAMO.

El sector es parte de la Zona Roja, conformada por los cerros San Juan de Dios, Yungay, Bellavista, Alegre, Concepción y Miraflores, y epicentro de la bohemia y turismo de la ciudad, ya que entre sus atractivos está el Museo a Cerro Abierto, los paseos Atkinson y Gervasoni, además de las subidas Ecuador y Cumming, estos últimos los preferidos para el carrete porteño.

Pero también es la zona que presenta uno de mayores índices de delincuencia en la ciudad de Valparaíso. Según cifras del Sistema Táctico de Operación Policial (STOP), el cual recoge las denuncias a Carabineros y que son desglosados por el Ministerio del Interior, los delitos violentos -robos con intimidación, homicidios y violaciones, entre otros- se han incrementado en un 10% (2.502 versus los 2.270 a igual fecha del 2018).

Y es en la Octava Comisaría Florida, cuya jurisdicción abarca la Zona Roja, donde los números siguen yendo en aumento. Ya que los delitos violentos pasaron de 155 en 2018 a 203 a la fecha, al igual que los robos con intimidación, que se incrementaron en un 17% (36 denuncias en 2018 contra 42 en 2019) y las denuncias por violación (de 2 en 2018 a 5 en este 2019).

“Nosotros venimos trabajando hace tres años con la Gobernación, con el municipio e Intendencia, pero se basan en estadísticas y las estadísticas en este cerro son falsas. Porque es una población flotante, generalmente son turistas y los turistas no denuncian los asaltos, por lo que tenemos unas estadísticas bajas respecto a lo que es asaltos a mano armada, pero esas estadísticas no están muy contextualizadas”, explicó Godoy.

Presencia policial

Para el dirigente, el diagnóstico es claro: “Valparaíso está desprotegido en su totalidad, no solo el cerro Alegre. En la misma noche (que murió Peter Winterburn) hubo un muerto en (cerro) Barón, días atrás había habido una balacera a un haitiano en subida Ecuador. Entonces esto ha sido una escalada y si no nos ponemos a pensar en la comunidad en sí, esta cuestión se nos va ir de las manos”.

Una visión similar tiene Gladys Letelier, presidenta de la Junta de Vecinos 69 “Lord Cochrane” del cerro San Juan de Dios, a escasos metros de subida Ecuador, quien recalcó que “solamente nos dan aspirinas, pero no nos toman en serio. Nos estamos cansando de todo este problema y nos estamos juntando y puede que nosotros reaccionemos más duramente”.

“En nuestro sector hemos dado la batalla, pero no nos dan ninguna posibilidad. Nos dicen ‘van a tener contingente’, pero ese contingente de Carabineros ¿cuanto tiempo va a durar? Un mes o dos y después se olvidan nuevamente de la ciudad”, se lamentó.

La escasa presencia policial es una de las principales inquietudes en la Zona Roja, ya que la Octava Comisaría Florida cuenta con cerca de 60 funcionarios, para un sector que cuenta con 44.000 habitantes.

“Yo tengo mucha desazón con este problema, mucha desazón, llevo 13 años de presidenta y los 13 años llevo peleando lo mismo y nunca he visto un avance. Quieren turismo, pero ¿cómo van a venir turistas con este problema? Van a bajar de un crucero o del bus que los traiga y van a ser asaltados. La delincuencia ya sobrepasó a la pobre ciudad de Valparaíso”, puntualizó Letelier.

Por su parte, Godoy señaló que “agradecemos mucho la presencia de Carabineros, que esté, que ronde, pero sabemos que esto se va acabar, que Carabineros para proteger el cerro Alegre tiene que desproteger otras zonas y eso es lo que no queremos. No queremos sentirnos privilegiados”.

Luego de la muerte de Peter Winterburn en calle Templeman, se concretó un encuentro entre organizaciones sociales y del comercio con el alcalde Jorge Sharp y la gobernadora María de los Ángeles de la Paz, donde se acordó la redacción de una carta con los principales problemas de seguridad ciudadana que se registran en la Zona Roja para que el Ministerio del Interior tome cartas en el asunto.

“El municipio, pese a las diferencias que tenemos en algunos puntos, se vincula de otra manera con el territorio, hay un trato más directo. La Gobernación y la Intendencia son vasos más grandes porque tienen que ver con el gobierno central y es el gobierno central es el que ha dejado a Valparaíso de lado y tenemos que pedir la ayuda al municipio y la Gobernación para que contextualicemos los problemas de Valparaíso”, expresó Christian Godoy.

Críticas a Santiago

Esta visión es compartida por el alcalde Jorge Sharp, quien dio cuenta de las acciones solicitadas por el municipio, el comercio y los vecinos al ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, para enfrentar a la delincuencia.

“Tiene que ver con aumento de dotación policial, razonable, efectivo. A la ciudad le quedó muy claro que con el despliegue del 1 de junio (día de la cuenta pública) hay dotación policial no solo para Cerro Alegre sino que para toda la ciudad”, declaró.

El jefe comunal recalcó que “vamos a solicitar la reposición de los programas que nos fueron privados por la Subsecretaría de Prevención del Delito; el de monitores ciudadanos y mediación comunitaria”, dejando en claro que “al municipio no le corresponde ejercer labores de policía, pero vamos a fortalecer nuestras capacidades preventivas para poder trabajar con los vecinos”.

Este esperado encuentro entre el jefe comunal y el titular de Interior es esperada por Gilda Llorente, presidente de la Junta de Vecinos de cerro Concepción, ya que “en varias oportunidades solicitamos a la Gobernación que informara de la situación que tenía Valparaíso a Interior, ya que pensamos que la situación que hay en relación a la delincuencia y los comportamientos de alto riesgo debe tomarlos el gobierno central y hacer un plan integral de seguridad”.

La situación incluso ha hecho que los vecinos de cerro Concepción solicitaran el cierre nocturno de la tradicional escalera que conecta la calle Esmeralda con el paseo Atkinson ante los constantes episodios de violencia y robos, cuestión apoyada por el jefe comunal.

“Es una medida razonable, detrás del cierre de una escalera no hay una privación al acceso al espacio público, en las grandes capitales ese sistema existe para proteger los bienes comunes. Vamos a impulsar el procedimiento con los vecinos para resguardar el lugar”, precisó Jorge Sharp.

“Valparaíso parece que estuviera 30 años atrasado, necesitamos que alguna vez empiece a vivir en el 2020 y no nos quedemos en 1990”, sentenciaron los vecinos de la Zona Roja.

Comenta

Relacionados