Presidente Piñera y estallido social: “Estoy convencido de que lo peor de esta crisis ya pasó”

Frente a la violación a los DDHH en el marco del estallido social en nuestro país, el jefe de Estado aseguró que "para mí, el atropello a los derechos humanos es algo condenable siempre, en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia”.

Por › Actualizado: 10:51 hrs
Presidente Piñera y estallido social: “Estoy convencido de que lo peor de esta crisis ya pasó”
Compartir

El presidente Sebastián Piñera se refirió a la crisis que vive el país desde el 18 de octubre pasado, lo que espera para el futuro y su posición ante el proceso constituyente.

En conversación con La Tercera, partió afirmando que “esta crisis ha mostrado contrastes de la sociedad chilena, porque hemos tenido cosas muy buenas y cosas muy malas. Si usted analiza el año 2018 e incluso el 2019, hasta el 18 de octubre, Chile venía avanzando”.

En la misma línea, frente a las demandas, apuntó a que “no tuvimos la suficiente sensibilidad para darnos cuenta de ello, no teníamos el sentido de urgencia que se requería. Esa es la gran lección de estos 70 días”.

El mandatario reconoció que “la desaprobación duele, porque desde que me levanto en la mañana hasta que me acuesto en las noches, el único norte que guía nuestra acción es lograr una sociedad que no solo crezca y se desarrolle, sino que permita que cada chileno tenga un lugar para aportar y uno para beneficiarse de los frutos de ese desarrollo”.

Tres grandes reformas

El mandatario anunció tres grandes reformas que anunciará próximamente. La primera corresponde una reforma al sistema de pensiones que favorecerá “a la clase media, a las mujeres, a los adultos mayores no valentes” y así obligar a una reestructuración de la “industria de las AFP, para que sea más competitiva, más transparente, más abierta y más justa”. Frente a esto, se mantendría el sistema de capitalización individual.

El segundo anuncio se trata de una “reforma al sistema de salud para mejorar el acceso, calidad y la dignidad de la salud que reciben las personas. Y esto se va a hacer con una reforma profunda a Fonasa y también a las isapres, creando un plan universal de salud para todos, que le asegura a todo el mundo un plan básico de salud y, por encima de ello, podrá haber planes adicionales”, indicó.

“La tercera gran prioridad que tenemos es acordar con la sociedad, con los partidos políticos, con la sociedad civil, una hoja de ruta para la década que va a comenzar en unos días más, que nos permita seguir avanzando en las grandes prioridades de los chilenos: empleo, salarios, salud, educación, seguridad ciudadana”, expresó el Presidente.

18 de octubre: Inicio del estallido social

El presidente Sebastián Piñera también se refirió al cuestionado episodio de las pizzas el 18 de octubre, sosteniendo que “es una anécdota. Ese día llegué a La Moneda muy temprano en la mañana y me fui como a las 3-4 de la mañana y tenía un compromiso adquirido con un nieto. Me demoré 45 minutos. Si pudiera volver atrás, le habría dicho ‘nieto, se lo prometí, sé que para ti era muy importante, y no habría ido’”.

Piñera señaló que “respecto del tema de la guerra, fue mal entendida esa palabra. Lo que digo es que estábamos enfrentando a un enemigo poderoso, que no respetaba a nada ni a nadie. Ese era al que teníamos que confrontar y no había que minimizar el peligro que eso significaba”.

En este mismo sentido, añadió que “el sentido de mis palabras era que una democracia tiene el derecho y la obligación de defenderse de enemigos tan implacables y poderosos como los que han causado el tremendo daño que Chile ha sufrido en las últimas semanas y lo tiene que hacer dentro del marco de la Constitución y del estado de derecho.”.

No obstante, destacó que “estoy consciente de que en algunos casos los derechos humanos no fueron respetados, fueron abusados o atropellados por mal criterio o por uso excesivo de la fuerza. Todos esos casos el gobierno hizo lo posible para que los antecedentes fueran investigados por las instituciones a través de sumarios internos, pero, además de eso, que todos se pusieran a disposición de la fiscalía para que los investigara y el Poder Judicial los juzgara”.

“Cuando los carabineros salen a las calles, salen a proteger a la gente, a cuidarla. ¿Significa eso que todos actúan dentro del marco de la ley? No. Estoy consciente de que algunos no respetaron las leyes, no cumplieron los protocolos, hicieron uso excesivo o abusivo de la fuerza o actuaron con mal criterio y atropellaron y violentaron derechos humanos de las personas. Y eso no puede ser tolerado”, manifestó.

Piñera se mostró de acuerdo con que “los atropellos a los derechos humanos son graves y que fueron reiterados. Pero quiero decir algo, tenemos 60.000 carabineros en nuestro país y, por lo tanto, no confundamos la acción condenable y repudiable de algunos, con lo que es la institución”, añadió el mandatario.

El jefe de Estado aseguró que “para mí, el atropello a los derechos humanos es algo condenable siempre, en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia”.

Con respecto a pedirle la renuncia al general director de Carabineros, el Presidente argumentó que “tengo la firme convicción de que el general Rozas ha hecho todos los esfuerzos a su alcance para prevenir y evitar atropellos a los derechos humanos y que cuando estos han ocurrido ha hecho todos los esfuerzos para que esos casos no queden en la impunidad”.

Sobre la modificación en su equipo de ministros, señaló que “días después del 18 de octubre tomé la decisión de hacer un cambio de gabinete y cambiamos figuras muy cercanas, muy queridas en el equipo político y en el equipo económico-social. Las de ahora son personas más jóvenes, con más cercanía y empatía con la opinión pública”.

Sobre el ex-ministro del Interior, aseveró que “tengo la mejor opinión como persona, como servidor público y como ministro de Andrés Chadwick y lo he dicho públicamente, creo que esa acusación fue una injusticia”.

Piñera reconoció que “como Presidente me ha tocado enfrentar una de las crisis más graves en la historia de las últimas décadas en nuestro país y una crisis que tenía manifestaciones muy distintas”.

Asimismo, aseguró que “estoy convencido de que el año 2020 va a ser mucho mejor que el año 2019 y, además, estoy convencido de que lo peor de esta crisis ya pasó y ahora tenemos que hacernos cargo de aprender las lecciones para construir un país mejor entre todos”.

“Tengo profunda fe y confianza en el pueblo chileno. Además, hemos tenido buenas noticias del mundo externo, porque la economía internacional ha dado signos de recuperación. Hay señales promisorias”, agregó en la misma línea.

Proceso a una nueva Constitución

Sobre el nuevo proceso constitucional, Sebastián Piñera explicó que “aquí en La Moneda, hace unos días planteé algunos principios y valores que me gustaría, y es mi opinión, igual como escucho las opiniones de otros que quieren eliminar muchas cosas, tengo derecho a plantear mi opinión”.

En este sentido , agregó que la nueva Carta Magna debería garantizar “el derecho de los padres a tener una voz preferente en la educación de sus hijos, respetar la libertad de expresión, la libertad de culto y de creencias, reconocer derechos básicos, no solamente los primarios, que tienen que ver con derechos civiles y políticos, sino que también otros derechos, como el derecho pleno a la dignidad, a la igualdad ante la ley, a no tolerar los abusos, al respeto, son valores que yo quisiera que estuvieran en la Constitución”.

Sobre su posición personal ante el plebiscito de abril próximo, Piñera expresó que “creo que la actual Constitución requiere reformas, perfeccionamientos. Llegó el tiempo de discutir nuestra Constitución, de hacer que sea un elemento de unidad, de encuentro de los chilenos”. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados