Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias ver más

Nacional

Miedos, desobediencia y más necesidades: el fuerte impacto de la pandemia en los niños

Los menores de edad están sufriendo las consecuencias del COVID-19, enfrentando algunos problemas en su conducta.

Miedos, desobediencia y más necesidades: el fuerte impacto de la pandemia en los niños
Por 6 de Agosto de 2020

La pandemia del COVID-19 está impactando a toda la sociedad, pero especialmente en los niños, quienes se están enfrentando a una emergencia sanitaria que le provoca algunos cambios en su conducta que deben ser considerados.

La Clínica MEDS realizó un estudio llamado “Los efectos de la pandemia en niños, resultados de la Primera Etapa Proyecto Cuidemos a Nuestros Niños”, el que estuvo liderado por la psiquiatra Pilar del Río, quien junto con un equipo de especialistas recogió datos de más de 6.200 familias durante los primeros meses luego de la llegada del coronavirus.

El análisis se realizó a padres, madres y cuidadores de niños de entre 0 y 11 años durante los dos primeros meses de la emergencia sanitaria, en doce regiones del país. Los investigadores ya están haciendo la segunda parte de este estudio, que busca conocer la evolución de los niños en este período.

Entre sus resultados, los expertos encontraron que el 43% de los niños están más desobedientes en medio de la pandemia.

También se determinó que 73% de los niños aumentó su demanda hacia el adulto, que el 21% de los niños tiene miedo a que un familiar se enferme de COVID-19 y que el 30% de los niños comenzó a tener conductas regresivas.

Según Del Río, los problemas con el tiempo libre de los cuidadores son uno de los aspectos que se deben revisar, teniendo la realidad de cada hogar.

“Estamos en un contexto especial, en una crisis, por lo que tener tiempo libre nos cuesta. Hay mucha frustración por no poder disponer de tiempo libre o por no poder dedicar tiempo exclusivo a los niños y este es un momento para hacer las cosas de manera distinta, para aprender otra forma de hacer las cosas, para ser flexibles y adaptarnos. No es el momento para buscar un tiempo libre o para dedicar tiempo exclusivo a los niños, por la cantidad de tareas que tenemos que realizar. Hay que tener un criterio realista”, expresó.

Un segundo aspecto en el que indagó este estudio es el relacionado con las preocupaciones que hoy tienen los padres sobre el cuidado de los niños. En este sentido, las principales preocupaciones fueron el bienestar socioemocional de los niños, seguido del tiempo que pasan sus hijos frente a las pantallas, que los niños se contagien de coronavirus y perder la paciencia y tratar mal al niño.

Sobre el uso de las pantallas, la psiquiatra explicó que en este contexto es muy difícil de regular la cantidad de horas de exposición de los niños, por lo que el llamado es a limitar su uso en las noches, pues está demostrado que afecta el sueño, y regular el contenido.“Todos los padres deben seguir a sus hijos en redes sociales si son menores de 18 años y estar revisando cuál es el contenido que ven”, aseveró.

Este primer análisis demostró que a pesar de todo en su mayoría los niños y niñas enfrentan este periodo de una manera sana y entendiendo que se está en un contexto diferente.

Según los resultados obtenidos, la mayoría sigue jugando tal y como lo hacía antes de la pandemia y se han modificado ciertas conductas de un modo esperable: los niños están más “intensos”, la mayoría no ha mostrado cambios en su concentración y ha aumentado la actividad psicomotora.

La psiquiatra hizo un llamado a los padres a entender que este es un periodo en el que los niños van a comportarse de manera diferente, pero que este estudio es concordante con otros realizados en crisis anteriores al COVID-19, como los terremotos, donde más del 80% de los niños tiene una forma resiliente de enfrentar la crisis y que hay un grupo que va a necesitar apoyo.

En este aspecto, el llamado de los profesionales es a consultar cuando se observen síntomas en varios ámbitos del desarrollo de los niños como no querer ir al colegio, negarse a participar de instancias familiares o sociales, trastorno del sueño, falta de control de esfínter, entre otras.

Relacionados

Comenta