Van Rysselberghe versus Daniel Matamala: las teorías respecto a la “persecución política” contra Longueira

Mientras la presidenta de la UDI habla del perfil político de la jueza Horvitz, el periodista revela las pruebas que tiene el Ministerio Público contra el ex ministro.

Las teorías respecto a la
Por

La reaparición del ex candidato presidencial, Pablo Longueira (UDI), a la opinión pública sigue dando que hablar. Esta vez, fue el turno de la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, y del periodista de CNN Chile, Daniel Matamala, quienes comentaron la supuesta “persecución política” que reclamó el ex senador por parte del Consejo de Defensa del Estado (CDE).

“No tengo mochila, no tengo tejado de vidrio. Métetelo en la cabeza, no tengo mochila, compadre. Me da lo mismo que los comunistas… ¿conoces a la (María Inés) Horvitz? Es la comunista que está en en el CDE y me persigue. Los comunistas me han perseguido porque buscan un asesinato de imagen. No tengo tejado de vidrio, no tengo complejos. No sigan con eso”, acusó Longueira al ser consultado por su vinculación en el caso SQM que el 5 de octubre iniciará la preparación del juicio oral.

La frase, además de molestar el propio CDE, desde donde descartaron que Horvitz trabaje por encargo del Partido Comunista u otro conglomerado, también generó críticas por parte del periodista Daniel Matamala.

A través de una columna de opinión publicada en La Tercera, el comunicador escribió “¿es Longueira ‘el político más honesto de Chile’, víctima inocente de una ‘persecución de los comunistas’? Revisemos los hechos”.

“Correos electrónicos prueban que un artículo de la ley del royalty minero fue redactado por SQM y enviado por su gerente general, Patricio Contesse, a Longueira. Entonces, Longueira copió y pegó esa propuesta al entonces ministro Cristián Larroulet como si fuera propia. Así logró que un artículo redactado por SQM terminara convertido en Ley de la República, entregando beneficios millonarios a sus financistas”, recordó Matamala.

En relación a la supuesta integrante comunista del CDE, Matamala contó que la institución está integrada por once abogados por lo que no bastaría con el apoyo de un sólo miembro para iniciar una querella. Además, hizo hincapié en que “cuando se inició el proceso era presidido por el ex ministro (S) de Justicia de Piñera Juan Ignacio Piña”, y actualmente, “por otro abogado nombrado por Piñera, el ex intendente Juan Peribonio”.

Longueira no es un perseguido. Al revés: es uno de los beneficiados de la impunidad transversal por las boletas falsas. Y lejos de ser una conspiración ‘comunista’, el caso en su contra está acreditado por abrumadora evidencia, valorada como delictual por sucesivos fiscales y por un organismo transversal presidido por su propio sector político”, criticó el periodista.

Van Rysselberghe valida dichos de Longueira contra el CDE

Pese a la dura arremetida de Matamala contra Longueira, en El Mercurio publicaron una carta al director escrita por la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, quien validó la teoría de “persecución política” del involucrado en el caso SQM.

Según la timonel, “probablemente, esta polémica no hubiera existido si autoridades como la consejera Horvitz se abstuvieran de emitir opiniones políticas agraviantes contra el sector político al que pertenece Pablo Longueira”.

Luego la senadora comenzó a dar algunos ejemplos de la supuestas “opiniones políticas” de Horvitz.

El primer hecho ocurrió el 21 de octubre del 2019, cuando tras el estallido social, “la señora Horvitz tuiteó: ‘La táctica de la derecha será promover el desabastecimiento para que cunda la desesperaación y se adopten más medidas de fuerza. Pero solo ocurre en barrios medios o pobres, porque arriba en la cordillera no hay problema…Está claro contra quien es la guerra de Piñera'”.

“El sentido común indica que una persona que realiza semejantes afirmaciones no da garantías de equilibrio, objetividad y ecuanimidad para todos los ciudadanos, en especial para quienes son parte de la centroderecha”, afirmó Van Rysselberghe.